ABC  Arriba, una imagen de la película. Debajo, dos fotogramas del metraje inédito encontrado
ABC Arriba, una imagen de la película. Debajo, dos fotogramas del metraje inédito encontrado

««Metrópolis» es «La guerra de las galaxias» de la época»

JOSÉ EDUARDO ARENASMADRID. Considerada como uno de los máximos exponentes del expresionismo alemán en las artes cinematográficas, «Metrópolis» (1926), de Fritz Lang, con guión del cineasta y de su

JOSÉ EDUARDO ARENAS. MADRID
Actualizado:

Considerada como uno de los máximos exponentes del expresionismo alemán en las artes cinematográficas, «Metrópolis» (1926), de Fritz Lang, con guión del cineasta y de su mujer, Thea von Harbou -autora a su vez de la novela-, volverá a ser lo que fue en su origen tras el hallazgo de los cerca de veinte minutos que han aparecido en el Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken de Buenos Aires, como publicaba ayer ABC. Una historia rocambolesca y un rompecabezas en el que el restaurador de cine Luciano Berriatúa, considerado entre la élite mundial en esos menesteres y perteneciente a la Fundación Murnau alemana, ha sido una de sus piezas más importantes: el puente de unión entre Buenos Aires y Berlín pasando por Madrid. En medio, una exclusiva -previo paso por taquilla, del diario alemán «Die Zeit»-, que hacía invisibles a todos aquellos que tuvieran algo que ver con el hallazgo, Berriatúa incluido (la directora del Museo del Cine de Buenos Aires, Paula Félix-Didier fue la encargada de llevar una copia al periódico).

«En realidad, la historia empezó hace más de un mes -nos cuenta Berriatúa desde Bolonia, donde se encuentra en un festival de cine mudo-. Llaman a mi casa y era un argentino, Manuel Peña Rodríguez, con una cinta de VHS. La ponemos en el video y aparecen en la pantalla las imágenes perdidas. Creí que ese momento era de los que pasan pocas veces en la vida de un restaurador. Las reconocí. Manuel Peña llevaba más de veinte años buscándolas. Sabíamos que existían. Se me caía la baba. Son materiales que se buscan durante toda tu vida y en esta ocasión vienen a clarificar de forma determinante la película. Digamos que el material no es muchísimo. Se puede llegar a 20 minutos como máximo o algo menos. Hay escenas de un burdel al que va uno de los personajes, que tampoco se habían visto, con un diseño «collage», muy Murnau; otras imprescindibles de la estatua, la María. Es fantástico que se trate de una versión española, con los rótulos hechos por los propios alemanes. En dos años podremos verla de nuevo y, además, en castellano de la época». Añade que «en Iberoamérica hay muchos clásicos por descubrir. Están en archivos con el título que se utilizó allí».

En Buenos Aires sabían que si la copia era para ser exhibida en los países que hablan español, uno de ellos era España. Sólo hacía falta contactar con Berriatúa para que, tras dar el visto bueno, sirviera de puente con garantía para dar el salto definitivo a Alemania. «Tenían miedo de que los alemanes no les creyeran. Lo cierto es que el filme no estaba en buenas condiciones».

Lo primero que hizo el restaurador español fue ponerse en contacto con la fundación alemana para la que trabaja. «Les dije que, efectivamente, se trataba del material original. El único problema es que está en 35 mm. y la calidad fotográfica es floja. Con las técnicas actuales en digital se podrá corregir». Antes de despedirse, Berriatúa quiere aclarar que él no tiene ningún material en su poder de «Metrópolis»; «la única intervención que he tenido con la película fue al restaurar «Fausto». Encontré mezclados algunos rótulos originales de «Metrópolis». En aquella época no se sabía ni cómo era la caligrafía utilizada. Se me ha quitado un trauma. Es «La guerra de las galaxias» de la época», concluye.