«¡Qué desastre de función»: actores en la trastienda
Una escena de ¡Qué desastre de función! - abc

«¡Qué desastre de función»: actores en la trastienda

Actualizado:

Michael Frayn estrenó en Londres en 1982 «Noises off»; en ella, contaba las peripecias de una compañía teatral mientras representa un vodevil de título soez: «¿Me enseñas tu sardina?». Frayn levanta las faldas de esta función y permite al público asomarse a lo que sucede entre cajas. La comedia se ha convertido en todo un clásico en todo el mundo. A España llegó poco después de su estreno, y se ha representado en numerosas ocasiones. Vuelve ahora a Madrid la obra bajo el título «¡Qué desastre de función!» La versión es de Paco Mir (Tricicle), la dirección de Alexander Herold, y en el reparto figuran Anna Barrachina, Carmen Conesa, Juli Fábregas, Josep Linuesa, Vanesa Romero, Leire Ruiz, Vito Sanz, Miquel Sitjar y Pepín Tre.

Las tripas del teatro

Paco Mir se encontró con la obra hace más de veinticinco años. Hizo la adaptación de texto para una versión bilingüe que se estrenó en Barcelona dirigida por Alexander Herold. «Desde entonces se ha representado cada seis años aproximadamente; el autor, Michael Frayn, la ha ido cambiando desde entonces y nosotros hemos variado también la adaptación».

«La mejor comedia del mundo», se dice en la publicidad de la función. «Es una frase, claro, pero la verdad es que se ha convertido en un clásico, y que desde hace treinta años cada vez que se repone aquí o en Londres es un éxito absoluto. Primero por el juego que se ve, con la obra presentada por el anverso y el reverso. Es la misma obra vista tres veces: en el primer acto se plantea, en el segundo acto se ve por detrás, con los problemas que tiene la compañía por la lucha de egos; y en el tercero se vuelve a ver por delante, cuando la función ha llegado a Albacete para terminar la gira: ya es un caos, la gente no tiene respeto por nada y todos entonan el ¡sálvese quien pueda! Hay además personajes muy marcados, casi como en una sit-com, y todos son muy parecidos a los actores que los interpretan, con tres franjas de edad: los jóvenes, que tienen ilusión; los de mediana edad, que tienen oficio, y los veteranos, que están de vuelta de todo».

Tripas del teatro

Existe la creencia de al público le gustan las obras de teatro que muestran las tripas del teatro. Cree Paco Mir que es un mito. «Nos hace gracia a los que hacemos teatro, pero esta obra triunfa por su humor y su carpintería, independientemente de que hable del teatro dentro del teatro».

El ritmo es la piedra angular de cualquier comedia. «¡Qué desastre de función!» tiene, asegura Paco Mir, tres diferentes: «el ritmo general de la función; el de la obra que están representando, que está muy subido, porque es un vodevil casposísimo; y el del tercer acto, donde se solapan los ritmos. La obra está construida de manera inteligentísima, y el final es un verdadero disparate. Las buenas comedias tienen ritmo, y todo lo que se dice tiene significado».

La « actriz tonta»

Vanesa Romero encarna a Cris Krystal, «la rubia tonta». Popular por su participación en series televisivas como «Aquí no hay quién viva» y «La que se avecina», ésta es su segunda experiencia teatral, tras la obra «Tres», de Juan Carlos Rubio. «Es un tipo de personaje que no había tenido ocasión de trabajar -dice-; es “muy personaje”, todo un reto para mí. Es una actriz a la que han contratado porque es mona pero no tiene ni idea de interpretar; es tonta. Y meterse en un personaje así es muy enriquecedor».

La función es vertiginosa: «Es un no parar -dice Vanesa, que muestra en las rodillas sus “heridas de guerra” por una de las escenas-. No permite que nos relajemos ni nos despistemos un solo momento porque en la obra hay mucho de coordinación, de coreografía. Está todo muy medido y el ritmo te obliga a una concentración extrema. Pero la risa del público compensa el esfuerzo».