Fito Cabrales está inmerso en la gira de su último trabajo
Fito Cabrales está inmerso en la gira de su último trabajo

El «triplete» de récord al que se enfrenta Fito Cabrales

Una auténtica hazaña para un músico español: el artista bilbaíno recala con su «Fitografía» durante tres días en el Wizink Center madrileño

Actualizado:

Hay pocos artistas nacionales que consiguen hacer «sold out» en el Wizink Center. Los que son capaces de llenarlo dos veces en una misma gira se pueden contar con los dedos de una mano. Y los que se atreven con una tercera son sólo artistas de récord como Fito Cabrales, que este sábado dará el primer concierto de un triplete histórico en Madrid (sólo superado por los cuatro de Malú hace dos años) dentro de su gira «Fitografía» (para mañana no queda ni una entrada, pero todavía hay algunas para los días 25 y 26).

«Cuando monté Platero y Tú jamás imaginé que la música me llevaría a tocar a sitios tan grandes», comentaba al presentar la gira, humilde al reconocer que «estoy aquí porque antes hubo otra banda». Pero para qué negarlo. El mérito siempre ha sido suyo. Componer tantas canciones que han pasado a formar parte del imaginario colectivo de toda una generación (o de dos, o incluso tres) nunca es fácil, ni fruto de la casualidad. «Ahora mi mayor preocupación es tocar canciones de todos los discos, para que nadie salga insatisfecho de los conciertos», asegura el enjuto músico bilbaíno, que alguna vez ha «sentido el impulso» de alejarse del éxito, pero sin caer nunca en el esnobismo.

«Canciones como “Soldadito marinero” o “La casa por el tejado” siempre tienen que estar en el repertorio, porque me han dado muchas alegrías. Aunque no me guste tocarlas en mi casa, cuando sales a una multitud y todo el mundo se pone a cantarlas, todo cobra sentido y te das cuenta de que has sido un poco gilipollas por querer huir de ti mismo». Aun así, asegura que después de treinta años grabando discos todavía no sabe cómo se hacen las canciones. «No hay un manual, y ojalá lo hubiera porque me sigue pareciendo lo más difícil del mundo».