Pablo López, el ansiado llenazo en el Wizink Center

El músico malagueño actúa el martes próximo en Madrid con entradas agotadas

Actualizado:

No sabemos si Pablo López es supersticioso, pero el caso es que la fecha de martes y trece no le ha traído nada de mala suerte. Dentro de cuatro días dará su primer concierto en el Wizink Center de Madrid, y no queda ni una sola entrada desde hace tres meses.

El músico malagueño ya ha actuado allí un montón de veces, pero siempre como artista invitado o formando parte del cartel de festivales. Así que esta será la primera vez que tendrá el mítico Palacio de Deportes para él solito. Para él y para las canciones de «Camino, fuego y libertad», un tercer disco que le ha aupado definitivamente al olimpo del pop español.

Además del talento, la principal virtud que ha abierto las puertas del éxito a este treintañero es la perseverancia. Cuando se dio a conocer en Operación Triunfo allá por 2008, recibió durísimas del «malo» del jurado, Risto Mejide, pero aguantó el chaparrón. Y cuando lanzó su carrera solista con «Once historias y un piano» (2013), muchos apostaron a que no sería más que un Pablo Alborán menor. Con el mismo nombre y la misma ciudad de procedencia, Málaga, las comparaciones estaban servidas. Pero también aguantó, e incluso consiguió que su álbum alcanzase la categoría comercial de Disco de Oro.

Dos años después, López dio un salto de gigante con «El mundo y los amantes inocentes». Mejor que su predecesor en cuanto a canciones, reconocimientos (recibió dos nominaciones a los Latin Grammys) y ventas (fue Disco de Platino, que supone el doble de copias despachadas que un Disco de Oro), también consolidó su trayectoria gracias a las colaboraciones, ya que empezó a codearse con superestrellas internacionales del calibre de Juanes, con quien firmó el inolvidable dueto «Tu enemigo» (Canción del Año en los 40 Music Awards).

Desamor creativo

Durante todo este tiempo estuvo acompañado por su novia de toda la vida, Laura Devesa. Pero en 2017 Pablo rompió la relación desatando especulaciones de todo tipo en la prensa rosa, que señalaron a Malú (su compañera en «La Voz», donde él sigue como «coach» este año) como su nueva pareja sentimental. Algo que demostró ser falso. Lo que sí es totalmente cierto es que Pablo sacó mucha, muchísima inspiración de aquel trance vital. No hay más que escuchar con atención la letra de «El Patio», solemne grito de independencia que se convirtió en indiscutible buque insignia de su tercer trabajo, «Camino, fuego y libertad»,un álbum intenso y de muy ambiciosa producción con el que volvió a mejorar su status en el panorama musical.

Ahora, Pablo López está casi a la altura de su amigo Pablo Alborán. Todavía le falta un buen trecho para llegar a su nivel de popularidad, pero citas como la del próximo martes, ante más de 15.000 fans en la capital, son la prueba de que no va por mal camino.