Vídeo: Así fue la vida de Aretha Franklin

Muere Aretha Franklin, la gran diva del soul

La cantante, Aretha Franklin, se había retirado el año pasado por recomendación médica y se encontraba en estado muy grave

Los cinco mejores discos de Aretha Franklin

Aretha Franklin: sus seis mejores canciones de todos los tiempos

Actualizado:

Aretha Franklin, la gran diva del soul, una de las mejores voces de la música moderna,ha muerto a los 76 años, según ha confirmado Reuters. La cantante llevaba varios años con graves problemas de salud y sufriendo un cáncer de páncreas, y el año pasado ya tuvo que abandonar la música por recomendación médica. Franklin se encontraba ya muy grave, en Detroit, rodeada de su familia y amigos cercanos. Con su muerte se apaga una voz eterna e incomparable, todo un símbolo estadounidense. Lo hace, además, el mismo día que nos dejó, hace 41 años, Elvis Presley. El rey del rock y la reina del soul se marcharon un 16 de agosto...

Nacida en 1942 en Memphis, era hija del predicador Clarence LeVaughn Franklin y la cantante de gospel Barbara Franklin. Llevaba en la música desde los años 50, donde comenzó una carrera artística muy influenciada por el ambiente gospel y algunas de las mejores voces del jazz como Dinah Washington y Ella Fitzgerald. Con tan solo 14 años hizo su primera grabación.

Su padre era conocido como «la voz del millón de dólares» por sus sermones y contaba con Martin Luther King entre sus amigos más cercanos. Después de su asesinato en 1968, Aretha se convirtió en una referente en la lucha por los derechos civiles.

Tras rechazar las ofertas de Motown y de RCA Label, Aretha Franklin firmó con Columbia Records y se mudó a Nueva York. Allí grabó su primer sencillo, «Today I Sing the Blues». Sin embargo, fue con Atlantic Records donde halló su verdadera identidad y empezó a saborear las mieles del éxito. En 1967 versionó «Respect», de Otis Redding, y aquel inolvidable tema la llevó al número uno de ventas en EE.UU. Entonces, la «Rolling Stone» ya hablaba de cómo Franklin había hecho una «maravilla soul».

Con el engrasado acompañamiento del grupo The Muscle Shoals Sound Rhythm Section en el estudio, Franklin llevó la intensidad y la pasión del góspel a temas y espacios profanos como las reivindicaciones feministas o raciales. Así consiguió llevar esa música de la iglesia a la calle. Fue clave en la génesis del soul y en los años sesenta ella ya estaba al mismo nivel de otros genios del género como Sam Cooke, Otis Redding o James Brown.

Así firmó clásicos como «(You Make Me Feel Like) A Natural Woman», «I Say a Little Prayer», «Chain of Fools», «Think», «I Never Loved a Man the Way I Love You» o «Day Dreaming» a lo largo de una carrera en la que no hubo estilo que se le resistiera, puesto que también abordó el jazz, el rock o el blues.

En 1979 recibió su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y en 1987 se convirtió en la primera mujer que ingresó en el Salón de la Fama del Rock and Roll. Además, cantó en la ceremonia de investidura de los expresidentes de EE.UU. Barack Obama (2009-2017) y Bill Clinton (1993-2001).

Su expresividad, poderío y personalidad frente al micrófono causarían impacto en artistas como Beyoncé, Whitney Houston o Mariah Carey.

La última actuación de Aretha Franklin fue en noviembre de 2017 para un concierto en Nueva York de la Fundación Elton John para la lucha contra el sida.