Jamie Cullum, durante la entrevista con ABC en Hinves Pianos
Jamie Cullum, durante la entrevista con ABC en Hinves Pianos - Ignacio Gil

Jamie Cullum «Con los años he aprendido a no necesitar la aprobación de los demás»

El músico británico publica su nuevo disco, «Taller», tras cinco años de silencio discográfico

MadridActualizado:

Poco queda del joven de pelo alborotado que, hace algo más de tres lustros, arañaba con su voz rugosa las movedizas estructuras del jazz internacional. Jamie Cullum otea ya el horizonte de los cuarenta años (que cumplirá en agosto) y su mirada traviesa tiene ahora brillos desafiantes y calmados al mismo tiempo. Tras cinco años de silencio discográfico, vuelve con su nuevo trabajo, «Taller» («Más alto»), en el que ha deshecho todos los nudos que le ataban a su trayectoria anterior para hacer un álbum, asegura, tan lleno de profundidad como de libertad, tan lleno de ironía como de preocupación, tan diferente como personal. «Lo dice una frase de la canción “Endings are Beginnings” (“Los finales son principios”): “escribo para aprender qué estoy pensando”».

El título del disco, que Universal publicará el 7 de junio, alude a las bromas que ha tenido que escuchar a menudo Jamie Cullum sobre su corta estatura y al hecho de estar casado con una mujer más alta que él. Cuando se le habla del significado del título en español dice que ha sabido hace poco lo que quiere decir. «Es un lugar de reparación... Tanto el disco como la canción “Taller” hablan de crecer y de convertirte en algo más de lo que ya eres. Yo, obviamente, soy un hombre bajito y estoy casado con una mujer alta, y mucha gente se ha preguntado con sorna cómo puede ser esto. He reflexionado sobre esto y me ha parecido una imagen oportuna para incorporar a este trabajo. La palabra “reparar” es una idea muy interesante para este disco, porque ha estado muy presente durante su creación. Le di muchas vueltas a la cabeza... Cuando llegas a los cuarenta es inevitable, y también necesario, hacer balance y mirar atrás a tus veinte, a tus treinta, con el objetivo de mejorar como ser humano».

Todos los artistas, y Jamie Cullum asiente cuando se le dice, se refieren a sus nuevos trabajos con adjetivos como «especial» o «personal». «Es el público y los periodistas quienes tienen que juzgar si “Taller” tiene algo diferente o si alguno de estos dos adjetivos se ajusta a él. Yo solo puedo decir que me siento muy confiado porque las canciones de este disco tienen una profundidad, una honestidad y una autenticidad mayores de las que había en mis trabajos anteriores. No sé lo que dirán mis seguidores, pero para mí significa un paso adelante tanto en el terreno personal como en el artístico».

«Quien escuche este disco sabrá más sobre mí que en cualquier otro trabajo anterior, hay una total honestidad en la música -reconoce Jamie Cullum-; a través de ella se puede entrar en mi interior. Y es que en esta ocasión no me he dicho: “necesito expresar mis sentimientos con la música”. He querido más bien entrar en ellos, la música esta vez ha sido secundaria, ha llegado después. He estado concentrado en tratar de ser una mejor persona, y espero que de alguna manera esta búsqueda esté presente en las canciones».

¿Y cómo se siente Jamie Cullum en este momento, en el umbral de los cuarenta? Se toma unos instantes para contestar: «Mmmmm... Tengo más preguntas que respuestas -dice finalmente-. Paso mucho tiempo investigando mi historia familiar y mi propia historia, porque creo que así podré entenderme mejor a mí mismo, algo que no necesitaba cuando tenía veinte años. También he aprendido a no necesitar la aprobación de los demás; cuando eres un artista joven quieres por encima de todo gustarle a la gente. Y es una gran liberación no sentir ahora esa necesidad. Naturalmente, es genial gustar, y claro que quiero que “Taller” sea escuchado y guste, pero eso no es el objetivo principal, no es lo que más me preocupa». Tampoco, dice el músico, es gustarse a sí mismo lo que le quita el sueño. «No es tanto gustarse como cuidarse a uno mismo; todos tenemos mucho que perder».

Diez canciones componen el álbum (aunque una edición «Deluxe» incluirá seis más), algunas con títulos tan significativamente simples como «Life is Grey» («La vida es gris»), «Mankind» («Humanidad»), «For the love» («Por el amor»), «Drink» («Beber») o «Monster» («Monster»). No se ha quedado ninguna en el tintero. «“Taller” son estas diez canciones; son las que he escrito para este álbum, cuando las terminé de componer dije: “ya está”. De algún modo, cada canción está conectada con las demás. Y a diferencia de mis trabajos anteriores, en que tenía que hacer una canción con un tempo distinto, u otra de estilo más jazzístico. Este álbum nace de un sentimiento: de la necesidad de descubrir, de cuestionarse, de un dolor dentro de mí sobre el que necesitaba investigar. Estas canciones son notas de trabajo de mi vida».

Un sentimiento, insiste, ha dominado la composición de estas canciones: la libertad. «A ningún artista, creo, le gusta que le clasifiquen. Yo no entro en el estudio de grabación pensando que voy a hacer un disco de un estilo determinado. Solo quiero expresarme a mí mismo». Y, en España, lo hará este verano. Jamie Cullum actuará el el Teatro Real el 22 de julio, dentro del Universal Music Festival; antes, el 19 de julio, lo hará en Marbella, en el Starlite Festival, y después viajará a San Sebastián (Jazzaldia, 26 de julio) y a Cap Roig (Gerona), el 2 de agosto.