U2 al completo en el concierto en Amsterdam el pasado 8 de septiembre
U2 al completo en el concierto en Amsterdam el pasado 8 de septiembre - afp

Diez motivos para ir a ver a U2 en Barcelona

Los irlandeses comienzan este lunes sus cuatro noches en el Palau Sant Jordi con «Songs Of Innocence»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Con cuatro conciertos seguidos en el Palau Sant Jordi (días 5, 6, 9 y 10) y las entradas agotadas desde hace meses, se diría que sobran los motivos pero, por si acaso, he aquí un decálogo de razones por los que escalar una vez más esa descomunal montaña del rock que es U2, con Bono y sus compinches.

1. Cuestión de tamaño. Con Coldplay perdidos entre los sollozos de Chris Martin y Arcade Fire haciendo la guerra desde otra trinchera, U2 sigue siendo la única banda realmente inmensa que le queda al rock. Es más:para entender lo que es el rock de estadios hay que verlos por lo menos una vez.

2.«Songs Of Innocence». Su anterior trabajo, «No Line On The Horizon», marcó uno de los momentos creativos más bajos de la banda, pero en el disco que les trae de vuelta remonta ligeramente el vuelo en su intento por reconectar con sus orígenes y sus años de formación e invocar los fantasmas de sus primeras influencias.

3. El disco que casi no fue. A tenor de los cambios, retoques, atrasos en la fecha de publicación y desfile de productores, la existencia de «Songs Of Innocence» es prácticamente un milagro. Y sin disco, claro, tampoco habría conciertos.

3. Montaje de altura. Después de sacarse de la chistera aquel «360 Tour» en el que el escenario era una gigantesca garra situada en medio de la pista, los autores de «Achtung Baby» regresan con un montaje algo más sobrio y cercano pero con un detalle de impacto: una gigantesca pantalla que se alza sobre la pasarela que comunica el escenario principal con el secundario.

4. Influencias. En ese viaje a sus raíces musicales, U2 repescan a los Ramones, The Clash, The Beach Boys y Johnny Cash y salen a escena, ahí es nada, con el «People Have The Power» de Patti Smith.

5. El concepto. El nombre de la gira, «Innocence + Experience», es también el concepto que la banda exprime noche tras noche, trazando un arco que va de la energía juvenil a la épica adulta y reflexiva a través de las canciones.

6. Clásicos. Por más que el primer tramo de la actuación esté dedicada las piezas de «Songs Of Innocence» –hasta media docena cada noche–, el protagonismo se lo siguen llevan clásicos innegociables como «With Or Without You», «Desire» «I Will Follow» o «Where The Streets Have No Name».

7. Bono. Con sus luces y sus sombras, con sus detractores subiéndose por las paredes -el cantante sale bastante mal parado en el libro de «Harry Brown. En el nombre del poder»– y sus seguidores defendiéndolo a capa y espada, Bono pasa por ser uno de los últimos representantes de esa estirpe de estrellas del rock capaz de hacer equilibrios entre el activismo mesiánico y los ingresos multimillonarios. Verlo sobre el escenario es, en cierto modo, contemplar una especie en peligro de extinción.

8. Cuestión de tiempo. Aunque pueda parecer lo contrario, U2 no son especialmente fáciles de ver en directo:hacía seis años que no se dejaban caer por aquí y, viendo los lapsos cada vez más espaciados que separan sus discos, podría volver a pasar media década antes de que regresen.

10. El márketing. U2 es una banda de rock, sí, pero también una gigantesca corporación capaz de firmar un contrato con Apple para que «Songs Of Innocence» apareciese por arte de ensalmo en las cuentas de todos los usuarios de ITunes.Durante meses, se habló más de cómo se había promocionado que del contenido.