Un raro manuscrito de Beethoven podría superar los 150.000 euros
Manuscrito de Beethoven, datado hacia 1820, que será subastado el próximo día 15 - rr auction

Un raro manuscrito de Beethoven podría superar los 150.000 euros

Fechado hacia 1821, cuando componía su «Missa Solemnis», será subastado el próximo 15 de enero

Actualizado:

Un raro manuscrito de Beethoven-una hoja de un cuaderno de bocetos que el compositor aparentemente arrancó y llevaba en el bolsillo mientras componía la «Missa Solemnis»- será subastado el próximo 15 de enero por la casa de subastas RR Auction. La hoja en cuestion era desconocida hasta 1996, cuando fue descubierto entre los papeles de Anton Schindler, secretario de Beethoven y su primer biógrafo. Autentificada y subastada en Sotheby's en Londres ese año, fue vendida por 110.000 dólares (algo más de 80.000 euros).

Precio que, según un portavoz de la casa de subastas RR, se espera duplicar, alcanzado o superando los 200.000 dólares (150.000 euros). Al parecer el manuscrito ha cambiado de manos desde 1996 y el actual propietario, un coleccionista europeo, deseaba permanecer en el anonimato, informa The New York Times.

La página, escrita con tinta con anotaciones en lápiz, se cree que data de alrededor de 1820, y se dedica principalmente a recoger las ideas para la sección de Sanctus de la «Missa Solemnis» -obra en la que estaba trabajando en esos momentos el compositor de Bonn, al mismo tiempo que en la «Novena sinfonía»- con fragmentos del Benedictus y Gloria. El manuscrito incluye algunas diferencias notables respecto a la versión final. En ese momento, Beethoven estaba pensando en el Sanctus como un movimiento en ¾, mientras que la versión final es de 2/4.

La obra está considera la más importante de su género, aunque su programación no sea muy frecuente por las dificultades de la partitura. Compuesta entre 1819 y 1823, Beethoven se la dedicó al Archiduque Rudolf de Austria, nombrado en esa época arzobispo de Olomouc. Su estreno, previsto inicialmente para 1820, no tuvo lugar hasta el 7 de mayo de 1824 en San Petersburgo, bajo los auspicios del mecenas de Beethoven, el príncipe Nikolai Galitzin. El propio compositor dirigió el 7 de mayo de 1824 en Viena una interpretación incompleta que incluyó Kyrie, Credo y Agnus Dei.3

Según explica RR Auction en su página web, en algún momento, posiblemente en 1821, Beethoven parece haber arrancado la página desde el cuaderno de bocetos y doblado por la mitad, por lo que podría haberla llevada en un bolsillo y así agregar ideas mientras él estaba fuera de casa. Las anotaciones a lápiz se cree que pudieron ser añadidas durante sus paseos. Schindler incluyó anotaciones de su propia mano a lo largo de los bordes, identificando el material por cada lado del manuscrito.

Tesoro histórico

En una entrevista en vídeo realizado por RR Auctions, el musicólogo William Kinderman asegura que la hoja «representa una fascinante pieza que falta en el cuaderno de dibujo principal que Beethoven utiliza durante 1820. En él refleja su proceso creativo en una manera fascinante». Y la califica de tesoro histórico.

Durante la vida de Beethoven, la «Missa Solemnis» fue considerada como su obra maestra. Fue esta obra a la que dedicó más tiempo y esfuerzo intenso, trabajando en ella a lo largo de cuatro años. En una carta de 1819 , Beethoven escribió: «El día en que una misa mía sea interpretada en honor de solemnidades ... será el más agradable de mi vida», y en 1822 llamó la su «Missa Solemnis» su «mejor obra».

La pieza está presente incluso en la imagen más famosa de Beethoven, un retrato 1820 por Joseph Karl Stieler, que muestra al compositor con un lápiz por encima de su cuaderno en el que se puede leer las palabras «Missa Solemnis».