Pastora Soler: «Tras las críticas a Raquel del Rosario, algunos artistas se pensarán mucho si participar en Eurovisión»
Pastora Soler, en la casa de ABC - ISABEL PERMUY

Pastora Soler: «Tras las críticas a Raquel del Rosario, algunos artistas se pensarán mucho si participar en Eurovisión»

La cantante, que presenta esta semana su nuevo disco, descarta regresar de nuevo al certamen y apuesta por talentos jóvenes como Angy o Roko para representar a España en Copenhague

Actualizado:

Un año después de dejar al país boquiabierto con su actuación en el festival de Eurovisión, Pastora Soler está preparada para volar alto con su nuevo disco, el décimo de su carrera, y con el que pretende llegar al público que todavía no conoce «su arte». Con un nuevo «look» y mucha ilusión, la sevillana despliega su mejor abanico de registros para que nos quedemos con ella... una vez más.

- Despues de más de diez años de carrera a tus espaldas, ¿por qué nos sorprendes ahora con un disco que sale al mercado bajo el título de «Conóceme»?

- Son muchos años en el mundo de la música como tú dices, pero pese a todo creo que hay gente que aún tiene que descubrirme. Cuando acudí al festival de Eurovisión, muchas personas no conocían mi estilo ni mis canciones y supieron de mí gracias a participar en el concurso. Creo que eso puede pasar ahora con este nuevo disco, y por eso aposté por este título. Es una invitación para que me descubra gente nueva.

- De hecho, cuando te designaron para acudir al festival se te encasilló como artista de copla y luego sorprendiste a todos con ese baladón que era «Quédate conmigo». ¿Te sigue ocurriendo?

- Yo, paradójicamente, sólo tengo un disco de copla y lo grabé en 1995. He ido evolucionando desde discos con más raíz hacia nuevos sonidos, pero siempre digo que yo hago música pop. Quizá eso también forme parte de lo que a muchos les quedar por descubrir de mí y se den cuenta de que no soy «solo» una cantante de flamenco.

«Grabando este disco a veces salía del estudio muy frustrada por la exigencia»- Tras el éxito que supuso Eurovisión, ¿este puede ser el disco de tu consolidación en el panorama musical español?

- Entre el disco anterior y el nuevo han pasado dos años, y en ese tiempo he aprendido a estar en situaciones al límite, con mucha presión, y a conocerme más a mí misma. Este nuevo trabajo, además, va en la línea de baladas como «Quédate conmigo», ya que son las canciones que a todo artista le gusta cantar. De hecho, nueve de los once temas del álbum son de los mismos compositores.

- ¿Estás entonces en un punto de inflexión de tu carrera? ¿Has roto con la Pastora de hace un par de años?

- Creo que en mi carrera no hay ninguna ruptura, porque todo te lleva a la siguiente etapa. Cuando haces un disco piensas que no podrás mejorarlo, y luego descubres que sí. En este caso, hay una mejor producción y he trabajado más la voz. Todos tenemos vicios a la hora de cantar y siempre es bueno que haya alguien que te exija. Tony (Sánchez-Ohlsson, productor del nuevo disco) me ha exigido mucho vocalmente y yo a veces salía del estudio casi frustrada. Le decía, «¡qué pesado eres Tony!» (risas) y ahora se lo agradezco viendo el resultado.

«Antes de salir a cantar en Eurovisión no estaba nada nerviosa»- Una colaboración que, precisamente, nació gracias a Eurovisión. Recordando tu paso por el festival, ¿cómo fueron esos instantes previos a salir al escenario del Crystal Hall de Bakú?- Para mí, fue una de las experiencias más bonitas que me han pasado en la vida. Mi prioridad fue siempre la canción y disfrutar de la actuación, no pensar en el puesto final en el que podía quedar. Yo me mentalicé en que tenía que disfrutar del momento y que los nervios no me superaran. Segundos antes de subir al escenario no estaba nada nerviosa.

- ¿Nada?- No, para nada (risas). Me acuerdo de estar totalmente concentrada y disfrutando de cada segundo.

- ¿Y después de la actuación?

- Lo pienso y me sigo emocionando. Sabía que en el agudo me lo jugaba todo. Mi madre estaba entre el público y se puso mala de tanto sufrir durante la actuación. Pero cuando terminé, crucé la pasarela con la adrenalina disparada y muy contenta con el resultado.

- ¿Cuántas veces has visto la actuación de nuevo?

- No la he visto mucho, pero cada que la veo me emociono muchísimo. Por eso quería que fuera una actuación de la que no me arrepintiera nunca y que pudiera ver orgullosa.

«Las críticas contra Raquel del Rosario fueron exageradas»- ¿Planeas volver al festival algún otro año?

- A corto plazo, no. Pero no descarto en un futuro volver. Mi experiencia ha sido muy bonita y de momento quiero guardar ese recuerdo. ¡Imagínate que ahora vuelvo y quedo mal!

- ¿Qué piensas de la participación de este año con «El Sueño de Morfeo?». Si un año quedas décimo y al año siguiente penúltimo, ahí ha pasado algo. No puede achacarse sólo a temas políticos.

- Ellos fueron muy valientes porque acudieron al festival después de haber logrado España un buen puesto. Creo que la canción estaba bien. Yo sé lo que es ese escenario y los nervios que te entran, y por eso quizá ella empezó algo más insegura. Si empiezas mal, es muy difícil luego remontar. Pero Raquel del Rosario estaba muy guapa y hubo mucha energía en su actuación. No hubo suerte.

- ¿Fue muy exagerada la respuesta en contra de Raquel?

- Sí, fue excesivo. No es buena campaña para que otros artistas participen en el festival. Cuando yo presenté mis canciones para el certamen tuve un aluvión de críticas. Fue uno de mis peores momentos, ya que hasta entonces siempre había recibido mucho cariño en mi trayectoria profesional. Pero Eurovisión te pone en el ojo del huracán y te cuesta entender la situación.

- ¿Pensaste en renunciar en ese momento?

- No, nunca, soy valiente y muy fuerte. Además, soy la primera que animo a todos los artistas a que se presenten.

- Mónica Naranjo es un nombre que suele repetirse para acudir al festival pero siempre se ha mostrado contraria. ¿Es precisamente por miedo a las críticas por lo que decide no arriesgarse y participar?

- Mónica se toma su carrera con mucha tranquilidad y le gusta no estar muy activa en su carrera. Para ir a Eurovisión, hay que quererlo y desearlo. Con lo que ha pasado este año, hay muchos cantantes que se lo van a pensar mucho, aunque artistas como Angy o Roko pueden funcionar muy bien en un festival así.

«Los cantantes somos ahora 'currantes' 24 horas»- El día de tu boda o el día de Eurovisión, ¿con qué fecha te quedas antes?

- ¡Qué pregunta! (risas). Son dos de los momentos más importantes de mi vida, pero si tengo que elegir me quedo con el día de mi boda.

- Eres una usuaria muy activa en twitter e incluso muchas veces escribes precisamente sobre tu vida personal. ¿No te da miedo que eso en algún momento se pueda volver en tu contra?

- No puedes estar todo el día vendiendo tu trabajo. A la gente que te sigue también le gusta conocerte un poco más como persona. Por ejemplo, cuando cocino, que no es muy habitual, ¡me encanta compartirlo porque para mí es un acontecimiento! Los cantantes somos ahora «currantes» 24 horas, ya no hay «divismos». Si a mí me escribiera Celine Dion en twitter, ¡me moriría! Por eso me gusta interactuar con mis seguidores a través de las redes sociales.

- ¿Hay Pastora Soler para rato?- Ojalá. Uno a veces tiene que saber cuándo ha llegado el momento de retirarse, por muy difícil que eso pueda ser de digerir. Yo, además, tengo un repertorio que vocalmente exige mucho. A veces me pregunto, ¿qué pasará cuando tenga que cantar «Quédate conmigo» con sesenta años? (risas) Pero me cuido mucho y me encantaría estar sobre un escenario todo lo que pueda.