Interior del Liceo de Barcelona
Interior del Liceo de Barcelona - abc

El Liceo presenta un ERE temporal para equilibrar sus cuentas

El Expediente de Regulación de Empleo afectará a los trabajadores del Gran Teatre barcelonés en septiembre de 2013 y en julio de 2014

Actualizado:

Como ya se veía venir, la temporada 2013-14 del Liceo -presentada hace ya semanas- no mostraba actividad artística alguna ni el próximo mes de septiembre ni en julio de 2014, eliminando la ya tradicional ópera popular de verano orientada a turistas (en julio) y retrasando el comienzo del curso a noviembre: el primer título operístico, “Agrippina”, de Händel, no se estrenará hasta el 15 del citado mes, después de inaugurar temporada con una serie de conciertos en homenaje a Giuseppe Verdi el 30 de septiembre y la primera quincena de octubre. De este modo, al no levantar el telón con una ópera escenificada y libre de los ensayos respectivos, el Gran Teatro se ahorra abrir el teatro durante septiembre al no necesitar preparar la que habría sido su producción inaugural.

La medida se ha llevado a cabo “con el objetivo de hacer frente al déficit originado por los ajustes presupuestarios por parte de las principales administraciones y por el efecto negativo del aumento del IVA en sus ingresos por ventas de localidades”, según se informó en un comunicado.

La presentación del ERE temporal se hizo efectiva este mediodía a la Conselleria d’Empresa i Ocupació de la Generalitat de Cataluña y, de aprobarse, se aplicará entre los días 1 y 24 de septiembre de 2013 y entre el 6 y 31 de julio de 2014. “La decisión, que afecta a todo el personal del Teatro, forma parte de una serie de medidas para conseguir que la estructura quede equilibrada. El Liceo ha decidido presentar el ERE temporal para los meses de septiembre y julio que no afecta a la programación artística. El Liceo asegura su compromiso de mantener la calidad de su oferta, en consolidar la Orquesta y el Coro como referente artístico del Teatro y en potenciar su función social”.

Aunque el ERE era un secreto a voces, el Comité de Empresa del Liceo se había negado a confirmarlo ya que no había ninguna información oficial al respecto. Así y todo, los trabajadores del coliseo lírico barcelonés llevaban semanas con esta mala noticia dando vueltas por los pasillos del teatro creando el consiguiente malestar general y todo tipo de rumores. Se decía que el director saliente, Joan Francesc Marco, no quería hacer pública la noticia para no tener que anunciarla días antes de su despedida, dejándole la patata caliente a su sucesor, hoy todavía en proceso de selección. Esta es la última semana de Marco al frente del buque insignia de la lírica española.