Pauline en la Playa: «Cada vez hacemos una lectura más poética de la realidad»
El mundo de Pauline en la Playa es cada vez más abierto, como se ve en «El mundo se va a acabar» - abc

Pauline en la Playa: «Cada vez hacemos una lectura más poética de la realidad»

Las hermanas Álvarez enriquecen su particular mundo de poesía y pop con el disco «El mundo se va acabar»

Actualizado:

Mar y Alicia construyen sus canciones, desde 1999, como si de casitas de muñecas se tratara. A base de pequeñas anécdotas, de un sinfín de detalles, con mimo en cada instrumento y en cada palabra, sin prisas. Así han desarrollado la carrera de Pauline en la Playa, que comenzó con un exquisito EP, «Nada como el hogar», y que desemboca ahora en su quinto álbum de estudio, «El mundo se va a acabar».

Las dos hermanas vivieron en medio del tsunami de inspiración que se vivió en Gijón en la década de los 90. Procedentes de la banda de rock Undershakers, descubrieron que Pauline en la Playa y las armonías vocales al estilo de Vainica Doble eran su proyecto a largo plazo. Su música era como la de un cuento para mayores, pero de su pequeño mundo han pasado, gradualmente, a universos mayores, algo que se refleja en este nuevo disco.

-Siempre me han gustado vuestras canciones, pero las de este disco especialmente. ¿Podríais decirme por qué?

-Mar: En cuanto al sonido, es verdad que es el trabajo con el que más contentas estamos. También es típico decir esto, que el último disco es lo mejor, pero es verdad. Cuando vas teniendo varios, y has tenido experiencias digitales, analógicas, que te lo mastericen aquí o allí... todas las combinaciones posibles, puedes comparar unos con otros. Y en esta ocasión, el equipo que formamos con Xel Pereda (productor) y su estudio fue fantástico. Nos hemos podido preocupar muchísimo de buscarle el sonido a cada cosa. Cada guitarra ha estado muy meditado, el sonido de la batería, el contrabajo... todo, todo ha tenido una producción muy cuidada, y muy milimétrica.

-También hay un cambio en las letras.

-Alicia: Creo que sí, que continúa un camino que comenzamos en «Física del equipaje» respecto a las letras, que ya habían dado un paso más poético. Sigue habiendo elementos muy de Pauline, como eso de hablar de las cosas pequeñas, de lo cercano, pero hay una lectura más poética. Creo que incluso podrían vivir independientemente de la música.

-Mar: Antes hablábamos de cosas más cercanas e íntimas. Al principio te miras más en el ombligo y estás más pendiente de lo que te pasa en la cercanía, pero llega un momento en el que empiezas a echar un ojo a lo que pasa en general, y te ves como una pieza más de un engranaje más grande, y de ahí que tengas reflexiones más amplias y abiertas, como sobre el paso del tiempo, o que el mundo se va a acabar y estas cosas.

-¿Cómo componéis entre las dos?

-Alicia: Antes, cuando vivíamos juntas, se iban gestando entre las dos, pero ahora que cada una vive con su familia, con su trabajo y con sus cosas -tampoco estamos muy lejos, a dos calles-, los arranques de cada canción son más individuales, pero luego hay un momento en el que nos juntamos, y la canción va para un lado o para otro, o se matiza.

-Mar: Hasta que no estamos las dos, no es Pauline. Aunque es verdad que, como el grupo tiene ya una especie de entidad propia, «paulinear» es una cosa que podemos hacer perfectamente por separado, hasta que llega un punto en el que ya no puedes «paulinear» más por tu cuenta, y tienes que «paulinear» en conjunto (ríen).

-Ese sonido característico ya estaba desde el principio.

-Alicia: Son muchos años, y vamos teniendo cada vez más tablas. Ya sabemos que para grabar un disco son 15 o 16 días de grabación, y que tienes que ir con todo muy claro si quieres meter tanto contenido, como nosotras. Ha llegado a tener el pobre Xel Pereda pistas ahí como parar un tren.

Mar: Luego en cada disco yo noto qué estábamos escuchando en esa época, y los músicos que nos rodeaban. También nos puede influir un concierto que hemos visto, o un disco que llega a nuestras manos.

-Por ejemplo, ¿para «El mundo se va a acabar»?

-Alicia: Para mí, el descubrimiento en estos tres o cuatro años últimos ha sido Laura Veirs, que se ha convertido en mi guitarrista favorita. Yo quiero ser como Laura Veirs, quiero tocar como ella.

-Por cierto, el disco incluye las colaboraciones de los Nachos, Nacho Umbert y Nacho Vegas.

-Alicia: Con ambos habíamos colaborado con sus últimos discos, y queríamos un coro masculino. Así que, «ya que nosotras hemos sido tan majas de colaborar con vuestros discos, venirse». Y dijeron que encantados, y nosotras más contentas todavía, porque no solo son amigos nuestros. sino que es una gente a la que admiramos mucho.

-Mar: Además son dos personas que les interesa y les gusta lo que hacemos, y cuando das con gente que te entiende, y le da el valor que tú crees que tiene, se agradece una barbaridad.

-Es la primera vez que metéis cantantes ajenos a vosotras dos, ¿no?

-Alicia: Sí, es verdad. Pero la idea del coro masculino nos gustaba, porque, como suele ser femenino, pues que nos coreen hombres. A mí, la verdad es que escuchar a los Nachos decir frases como «aunque todo este amor me abra como una flor» me encanta. Y me digo, «que bonito suenan las voces de los Nachos diciéndome esto al oído». Es fantástico.