Ana Moura, la fadista que enamora a Prince y a los Rolling Stones
La fadista Ana Moura viaja más allá de la música popular portuguesa en su disco «Desfado» - angel de antonio
música

Ana Moura, la fadista que enamora a Prince y a los Rolling Stones

La cantante portuguesa actuará en Barcelona, Madrid y Santiago de Compostela los días 20, 21 y 22 de febrero, respectivamente

Actualizado:

Recuerda un poco al personaje aquel del chiste que se codeaba con tanta gente famosa que al final era más conocido popularmente que presidentes o pontífices. La prueba: Mick Jagger la invitó a subir al escenario para cantar «No Expectations» cuando los Rolling Stones pasaron por Lisboa en 2007; Prince viajó hasta París en 2009 para verla en directo, también ha compartido escenario con ella y además la convoca a sus jam sessions privadas; Caetano Veloso la llamó para que colaborara en el álbum de celebración de sus 70 años...

Todos ellos reclaman a Ana Moura no solo por su indudable atractivo, sino, sobre todo, porque posee una voz que ha sido capaz de enamorar a todo Portugal y, por lo que se ve, a una buena parte del planeta. Pero en España todavía no somos muy conscientes de la existencia de esta exquisita fadista. Ha llegado el momento de subsanar este error: actuará el 20 de febrero en Barcelona (sala Apolo), el 21 en Madrid (Teatro Lara), y el 22 en Santiago de Compostela (Auditorio de Galicia).

Viene a presentarnos su nuevo disco: «Desfado». «Contiene música tradicional, pero también se deconstruye el fado -nos comenta-. En este momento de mi carrera tenía todo el sentido hacer esto, porque en los últimos años he sido invitada a participar en varios proyectos con otros géneros de música, y esto me despertó la curiosidad de hacer algo diferente, y de compartirlo con el público».

Un proyecto que ella creyó arriesgado, por aquello de que la heterodoxia fadista podía provocar reticencias en el público luso: «Tenía miedo, pero la reacción ha sido muy buena. Ahora estamos con una situación muy complicada, por la crisis, y resulta muy difícil llenar los conciertos. Pero hemos llenado los Coliseos de Oporto y Lisboa, e incluso tuvimos que repetir fechas, y con menos de tres semanas de vida del disco. Estoy muy feliz».

Para dar vida a este proyecto se marchó hasta Los Ángeles, al lado del legendario productor Larry Klein, y añadiendo a la guitarra portuguesa de Ângelo Freire y la viola de fado de Pedro Soares una ristra de músicos que han tocado con Bob Dylan (David Piltch), Stevie Wonder (Dean Parks) o Bruce Springsteen (Patrick Warren); además de tener a su ya amigo el saxofonista de los Rolling Stones, Tim Ries, el hombre que introdujo a la cantante en el clan de la banda británica.

¿Cómo reaccionaron estos virtuosos ante una música tan alejada de la americana?: «Fue un proceso muy emocional. Yo estaba descubriendo esas sonoridades de raíces americanas, y ellos las particularidades del fado, y todo este proceso fue muy auténtico, natural y espontáneo. Larry Klein tenía todas las ideas en su cabeza. Fue él quien me propuso hacer una versión de Joni Mitchell, "A case of you". Él construye musicalmente cada canción con la historia del poema, casi como si fuese una película. También descubrí que la guitarra portuguesa sirve para acompañar cualquier estilo».

Klein fue también responsable de la aportación al disco de uno de los pianistas más grandes del jazz: «Mientras estábamos grabando, habló por teléfono con Herbie Hancock. Cuando le contó que estaba con una cantante portuguesa que se llamaba Ana Moura, él dijo: "¡Anda!, ¡si yo estoy escuchando un disco de ella en mi casa en este momento!" Entonces Larry le propuso que viniera a grabar con nosotros».

De esta manera, Ana Moura añadió un nombre más a su lista de artistas históricos que la han acompañado. La colaboración de Herbie Hancock se puede escuchar en la canción «Dream of Fire», aunque no llegó a estar en estudio junto a Ana Moura. Curioso: cuando canta en inglés -lo hace en tres de los temas de «Desfado»-, su voz adquiere ciertos tintes de soul. «Claro, porque mis mayores referencias proceden de ahí: Etta James, Aretha Franklin, Nina Simone..», nos confirma.

Por último, le pedimos que nos cuente cómo es su relación con Prince: «Descubrió mi música a través de un amigo que le regaló uno de mis discos. Fue alguien del entorno de los Rolling Stones, probablemente, pero no se acuerda. Después él compró mis discos a través de internet, y contactó con mis agentes para venir a asistir a un concierto. Eligió París, y después, cuando él estuvo en Portugal, me invitó a cantar con él».

Y lo mejor es que han seguido en contacto: «Siempre está haciendo jam sesisons con amigos, y me invita. Es muy importante para mi crecimiento como artista, porque en estas sesiones mezclamos todos los géneros».