Ejemplo de laísmo
Ejemplo de laísmo - ABC

¿Está bien dicho «Ese pastel no le he probado» o «La di un beso»? Cómo usar «la» y «le»

El laísmo y el leísmo, entre las dudas más frecuentes del español

Actualizado:

Lo primero a tener en cuenta al usar los pronombres «la», «le» y «lo» es que no depende de que sea una persona, un animal o una cosa, sino de que funcione como complemento directo («la» y «lo») o indirecto («le»). El leísmo y el laísmo, junto al loísmo, suponen uno de los problemas más habituales a la hora de construir frases.

Para explicar los dos primeros casos, vamos a ayudarnos del libro « Las 100 dudas más frecuentes del español», presentado por el Instituto Cervantes y sobre el que diseñamos un test para poner a prueba tus conocimientos sobre ortografía.

Pero volviendo a la frase del titular, «Ese pastel no le he probado», la lengua culta no acepta el uso del pronombre «le» en la frase (se considera un ejemplo de leísmo de cosa), por lo que lo correcto sería «Este pastel no lo he probado».

Según el manual, el empleo de los pronombres personales átonos origina diferencias importantes dentro de los territorios en los que se habla español. «Grosso modo, podemos establecer dos grupos: las áreas de sistema pronominal de caso o sistema etimológico, donde el pronombre se elige según la función sintáctica que desempeña (prácticamente toda América y la mayor parte de las regiones españolas); y las áreas innovadoras, donde el pronombre se selecciona de acuerdo con rasgos semánticos del referente (zonas de la cornisa cantábrica (asturias, Cantabria, el País Vasco), casi toda la zona de las dos Castillas (Castilla-La Mancha y Castilla y León) y Madrid)».

Leísmo

El leísmo consiste en usar «le» o su plural «les» para sustituir a un complemento directo. Se pueden diferenciar dos tipos:

— Leísmo de persona: cuando el pronombre se refiere a una persona, hay que tener en cuenta el género y el número para determinar su aceptabilidad. El uso del leísmo masculino singular de persona está admitido, pero no lo está el referido a un femenino, ni para cosas, ni en plural.

Ejemplo de uso 1: «A la abogada no le conocí hasta el mismo día del juicio» (incorrecto) / «A la abogada no la conocí hasta el mismo día del juicio» (correcto).

Ejemplo de uso 2: «Les mandaron al extranjero» (incorrecto) / «Los mandaron al extranjero» (correcto).

— Leísmo de cosa: se produce cuando el referente del pronombre no es una persona. Este leísmo se considera incorrecto siempre, tanto en singular como en plural.

Ejemplo de uso 1: «Ese pastel no le he probado» (incorrecto) / «Ese pastel no lo he probado (correcto)».

Ejemplo de uso 2: «Ya están los certificados. Les mandamos por correo» (incorrecto) / «Ya están los certificados. Los mandamos por correo» (correcto).

Laísmo

Respecto a la oración «La di un beso», el libro argumenta que ese «la» es el complemento indirecto del verbo «dar» y, por tanto, «no se ajusta a los usos pronominales etimológicos. El laísmo de persona es más frecuente que el de cosa, pero son inaceptables ambos, tanto en singular como en plural».

Ejemplo de uso 1: «Las prometí que lo solucionaría (a ellas)» (incorrecto) / «Les prometí que lo solucionaría (a ellas)» (correcto)

Ejemplo de uso 2: «La han hecho una rozadura a la furgoneta» (incorrecto) / «Le han hecho una rozadura a la furgoneta» (correcto).

Además, el laísmo también puede aparecer con verbos intransitivos o con verbos transitivos de afección psíquica con sujeto no personal.

Ejemplo de uso: «A mi hermana la duele una muela» (incorrecto) / «A mi hermana le duele una muela» (correcto).

Emojis para aprender a usar «la», «le» y «lo»

Como complemento, en junio de 2018 la asesoría lingüística « Sin faltas» lanzaba en su cuenta de Twitter una iniciativa muy gráfica y visual para entender cómo usar correctamente los pronombres «la», «le» y «lo».