Carlos Bousoño, cuando recibió el premio Príncipe de Asturias en 1995
Carlos Bousoño, cuando recibió el premio Príncipe de Asturias en 1995 - efe

Muere Carlos Bousoño, la poesía pierde a su mayor teórico

Fue premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1995 y Premio Nacional de Poesía en 1990

Actualizado:

El poeta asturiano y miembro de la Real Academia Española Carlos Bousoño falleció este sábado a los 92 años. Bousoño, que fue premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1995 y premio Nacional de Poesía en 1990, además de finalista al premio Cervantes en el año 2000, nació en Boal el 9 de mayo de 1923. Poeta y académico, era además filólogo, escritor, ensayista, crítico literario, profesor universitario... El suyo es uno de los grandes nombres de la primera generación poética española de la posguerra, «un ejemplo de evolución creadora marcada por una honda preocupación existencial», explicaba el jurado que le dió el Príncipe de Asturias.

Siempre destacó por su impagable labor crítica en la teoría de la expresión poética y en el estudio del simbolismo y de la significación de las épocas literarias, y ejerció de firme puente entre distintas promociones de escritores. Desde una fina sensibilidad, alentó a los poetas españoles más jóvenes y sus libros han tenido una considerable repercusión en los ámbitos universitarios en el último medio siglo.

El nacimiento poético de Bousoño se remonta a 1945, con la publicación del libro «Subida al amor», al que siguieron otros títulos cada vez más valorados, hasta que en 1968 «Oda en la ceniza» le llevó a ganar el premio de la Crítica, que volvería a conseguir con «Las monedas contra la losa», en 1974. El poeta asturiano publicó la recopilación de gran parte de su obra en «Poesías completas» (1960), «Antología poética. 1945-73» (1976) y «Selección de mis versos» (1982). Cultivó la poesía existencialista frente a la mayor parte de sus coetáneos, que se inclinaron por la de corte social.

Su estudio «Teoría de la expresión poética» le hizo ganador en 1952 del premio Fastenrath, otorgado por la Real Academia Española. Con «El símbolo» (1976) obtuvo el premio Nacional de Literatura de Ensayo en 1978. El 28 de mayo de 1990, cuando se encontraba trabajando en su libro «Elegía de los tres tiempos», Bousoño obtuvo el Nacional de Poesía, que concede el Ministerio de Cultura, por su obra «Metáfora del Desafuero», galardón que le fue entregado en enero de 1991. Tres años después fue reconocido con el premio Nacional de las Letras Españolas, instituido por el Ministerio de Cultura; y el 28 de abril de 1995 logró el Príncipe de Asturias de las Letras, al que fue candidato y finalista los cuatro años anteriores.

Bousoño ha sido además finalista en dos ocasiones del premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (mayo de 1993 y junio de 1994). En diciembre de 2000 fue candidato al premio Cervantes, en el que quedó entre los cuatro finalistas, galardón para el que compitió también en 1998, 2001 y 2002. En agosto de 2001 el Principado de Asturias le concedió la Medalla de Oro, la más importante condecoración que concede el Gobierno asturiano. Bousoño era depositario del archivo de Vicente Aleixandre, Nobel de Literatura en 1977, desde su muerte en 1984.