José Manuel Lucía
José Manuel Lucía - matías nieto

José Manuel Lucía: «Los cervantistas sabemos esto desde hace siglos»

El catedrático y presidente de la Asociación de Cervantistas pide un proyecto de futuro para los huesos de Cervantes

Actualizado:

«El 23 de abril de 1616 años murió Miguel de Cervantes Saavedra, casado con doña Catalina de Salazar, calle del León. Recibió los santos sacramentos de mano del licenciado Francisco López. Mandose enterrar en las monjas trinitarias. Mandó dos misas del alma y lo demás a voluntad de su mujer». Así puede leerse en el fol. 270 del Libro de difuntos del Convento de San Ildefonso, de las Trinitarias Descalzas, y así lo hemos conocido los cervantistas desde hacía siglos.

Entonces, alguien podría preguntarse: si desde el siglo XVIII sabíamos con certeza que Cervantes fue enterrado en el Convento de las Trinitarias en el centro de Madrid, ¿qué es lo que ahora se ha descubierto y anunciado urbi et orbi desde el Ayuntamiento de Madrid?

Hasta ahora sabíamos con certeza que Miguel de Cervantes y su mujer, Catalina de Salazar, fueron enterrados en el Convento de las Trinitarias; teníamos indicios más que concluyentes para afirmar que allí seguían depositados sus restos. A partir de ahora, gracias al estudio científico de historiadores, arqueólogos y forenses, ya sabemos que los restos de Cervantes y de su mujer, y de trece personas más (cinco niños y otros tres adultos) están enterrados en un osario reductorio en la cripta del convento. Y además ahora sabemos que nunca podremos contar con un esqueleto completo del autor del Quijote.

A la Asociación de Cervantistas, la que agrupa desde hace 25 años a los estudiosos de la obra y la vida cervantina, repartidos por más de 42 países, nos hubiera gustado contar con un proyecto que contestara a la siguiente pregunta: ¿Qué hacer con los restos de Cervantes ahora que sabemos dónde están enterrados, lo que ya sabíamos –sin los detalles de hoy- desde el siglo XVIII?

Ahora tenemos que pensar en el futuro, en hacer del barrio de las letras de Madrid un centro turístico patrimonial de calidad, reconocido mundialmente; en recordar en el 2016 los 400 años de la muerte de Cervantes con un programa a la altura del escritor y de su obra; en fomentar la lectura y el conocimiento de la obra de Cervantes, de sus valores que siguen siendo universales, la Asociación de Cervantistas con sus más de 400 estudiosos reaprtidos por todo el mundo estará apoyando todas las iniciativas que se pongan en marcha para conseguir este fin.