La «gauche divine» pierde la sabiduría de Ana María Moix
La escritora y editora Anna Maria Moix - ines baucells

La «gauche divine» pierde la sabiduría de Ana María Moix

La célebre escritora ha fallecido en Barcelona a la edad de 66 años

Actualizado:

La escritora y editora Ana Maria Moix falleció anoche en Barcelona a los 66 años, según confirmaron a Efe fuentes de los servicios funerarios. Moix, hermana menor del también escritor desaparecido Terenci Moix y que llevaba años luchando contra un cáncer, será incinerada en una ceremonia el próximo día 3.

Considera como una de las principales voces literarias de la llamada «gauche divine» de la Barcelona de los años 60 y 70 del siglo pasado, Moix era la única mujer incluida en la antología «Nueve novísimos españoles», junto a figuras de la talla de Josep María Castellet o Pere Gimferrer. Su obra abarca diversos géneros, como la novela, la poesía, la literatura infantil y el ensayo, además de haber cultivado la traducción y la edición.

Una obra en castellano

Ganadora en 1970 del Premio Vizcaya de Poesía con «No time for flowers» y en 1985 del premio Ciudad de Barcelona con «Las virtudes peligrosas», en el año 1995 obtuvo este galardón de nuevo con la obra «Vals negro». La editora y poeta desarrolló toda su carrera literaria en lengua castellana y estuvo vinculada a intelectuales de izquierdas de la Barcelona de finales del franquismo. En su papel como crítica literaria en diversos medios de comunicación destacaron sus colaboraciones para ABC, donde dio testimonio con su infinita sabiduría de la literatura de mediados y finales del siglo XX.

Comenzó a escribir a los trece años, y a los diecinueve comienza su actividad literaria propiamente dicha con obras comprendidas entre poesía, narrativa y ensayos.

En poesía destacan su obras «Baladas del dulce Jim» (1969), «Call me stone» (1969), «No time for flowers» con la que obtuvo el Premio Vizcaya (1971), «A imagen y semejanza» (1983), «Julia» (1970), «Veinticuatro por veinticuatro» (1973) y «Walter, ¿por qué te fuiste?» (1973).

En narrativa ha publicado entre otras «Walter, ¿por qué te fuiste?» (1973), «La maravillosa colina de las edades primitivas« (1981), «Los robots»/«Las penas» (1982), «Las virtudes peligrosas» (1985), y «Miguelón», versión infantil de "El cantar del Mio Cid" (1986).

En su obra literaria también destaca el ensayo «Mara Girona: una pintura en libertad» (1977). Su producción ha conjugado la prosa, la poesía y los artículos periodísticos. Ha ejercido la crítica literaria en distintos medios culturales.

La nostalgia, pieza clave

Desde 1973 hasta 1974 mantuvo un silencio literario, durante el que se dedicó a la traducción de libros y a escribir artículos periodísticos para diversos medios de comunicación.

En enero de 1986 presentó su obra, un libro de cinco narraciones largas, «Las virtudes peligrosas». Ese mismo año recibió el Premio Ciudad de Barcelona.

Ana María Moix había declarado que Rosa Chacel era la escritora que más la había influido en ella y con la que mantuvo una asidua correspondencia reflejada en su obra «De mar a mar: epistolario Rosa Chacel-Ana María Moix» (1998).

Para Ana Maria Moix la literatura era «un tejido que se va tejiendo a lo largo de los siglos y que para nosotros comienza en Homero». Vital, polifacética y comprometida. Así era Ana María Moix. Una mujer que tuvo en la creación literaria la fuente de toda su trayectoria. Logró un gran éxito editorial al dirigir la colección de poesía «De bolsillo».

En una reciente entrevista en las páginas de ABC, Ana María Moix aseguraba sufrir enormes ausencias de sus seres queridos, de los que siempre tendió a ser la «nena». «Aprendí mucho de ellos, ahora tengo que aprender a pasar sin ellos», decía en referencia a Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma, Carmen Martín Gaite o su propio hermano Terenci.