La australiana Dami Im, durante uno de los ensayos de la segunda semifinal
La australiana Dami Im, durante uno de los ensayos de la segunda semifinal - REUTERS
Eurovisión segunda semifinal

Ucrania y Australia, favoritas en la segunda semifinal de Eurovisión

Letonia y Bélgica también parten con ventaja para estar presentes en la final del próximo sábado mientras que el bloque escandinavo busca salvar los muebles con Noruega y Dinamarca tras la debacle de la primera semifinal

ENVIADO ESPECIAL A ESTOCOLMO (SUECIA)Actualizado:

Se busca rival para Rusia en Eurovisión. Tras la celebración de la primera semifinal del festival el pasado martes, el ruso Sergey Lazarev ha reforzado su posición de favorito para llevarse este año el triunfo en la gran final del certamen. Sólo Armenia, con un tema ecléctico y una brillante escenografía y realización, parece haberse convertido en una posible alternativa a una Rusia que lleva más de dos meses liderando las casas de apuestas. Esta noche, otros 18 países competirán por hacerse con una de las diez últimas plazas para la final y, entre ellas, también pueden erigirse potentes rivales para el triunfo. [ Escucha las canciones de la segunda semifinal]

Ucrania llega a la semifinal de esta noche recién aupada a la segunda plaza en las casas de apuestas y con el apoyo de parte de la prensa especializada. Y su oposición a Rusia va más allá del concurso, puesto que la canción que presenta es una crítica velada a uno de los capítulos más oscuros del estalinismo. Jamala, una artista de 32 años y con una amplia carrera a sus espaldas, concurrirá con una balada dedicada a los tártaros de Crimea, que sufrieron deportaciones masivas durante el estalinismo. La propia cantante, como gran parte de los tártaros de Crimea, nació en la república centroasiática de Kirguizistán, donde sus familiares fueron reubicados. Tras la independencia de Ucrania de la URSS en 1991, regresó junto con su familia a la península de Crimea, que hace dos años fue anexionada por Rusia tras un polémico referéndum no reconocido por la comunidad internacional.

La canción que interpretará Jamala a Eurovisión no deja lugar a dudas sobre su intencionalidad política. Su título es «1944», el año en que Stalin ordenó la deportación de un cuarto de millón de tártaros, casi toda la población de esa etnia en Crimea, con destino a varias repúblicas de Asia Central. Pese a que Rusia protestó oficialmente al entender que la canción violaba la norma que no permite temas con contenido político en el concurso, Ucrania logró el visto bueno de los organizadores y podrá pelear desde esta noche por el triunfo.

Australia también es una de las grandes favoritas para la victoria. El país oceánico, que debutó el año pasado gracias a una invitación por el 60 aniversario del festival, repite este año enviando a Dami Im, ganadora del programa "X-Factor", e interpretando una potente balada bajo una escenografía con proyecciones y tecnología 3D. El imponente vestido que lucirá, uno de los más aplaudidos en Estocolmo hasta la fecha, está confeccionado por el diseñador Steven Khalil.

Numerosos retornos

Letonia y Bélgica también suenan como probables clasificadas. El país báltico vuelve a confiar en Aminata Savadogo, la cantante que el año pasado les dio un sexto lugar, para volver a triunfar en Eurovisión. Su papel es, esta vez, como autora de la canción "Heartbeat". Su tema abrirá la gala de esta noche en la voz del jovencísimo Justs. El colofón final, mientras, lo pondrá la belga Laura Tesoro y su rítima canción "What's the pressure", que intentará igualar o superar el éxito de Loïc Nottet el año pasado. También suben como la espuma en las apuestas el israelí Hovi Star o el bielorruso Ivan, que finalmente podrá actuar desnudo y junto a lobos gracias a unas innovadoras proyecciones.

El bloque nórdico buscará resarcirse de los malos resultados que obtuvo en la primera semifinal con las eliminaciones de Finlandia e Islandia. Noruega, abonada desde hace tres años al top10 del festival, apuesta en esta ocasión por la guapa Agnete y Dinamarca por la boyband Lighthouse X.

Macedonia será el único país de esta noche que deseche el inglés para pelear por la clasificación. Lo hará refrendada por la potente voz de Kaliopi, que ya estuvo presente en el festival de 2012 cosechando uno de los mejores resultados para su país en la historia del concurso. Ese mismo año también compitió el lituano Donny Montell, que en esta ocasión presenta una canción pop titulada "I've Been Waiting for This Night". El tercer y último regreso de esta noche será el de la búlgara Poli Genova que, tras caer eliminada en la semifinal de 2011, ahora tiene una gran oportunidad para estar entre los mejores de esta edición.

Las casas de apuestas, mientras, no reservan un buen pronóstico para Polonia, Suiza, Irlanda, Eslovenia, Georgia y Albania, pero sí dejan entrever que Serbia acaparará este año un gran resultado gracias a Sanja Vučić ZAA, cuyo físico y voz guardan un gran parecido con el de la fallecida Amy Winehouse.

Los diez países que logren la clasificación esta noche se unirán al Big5 (Francia, Italia, Reino Unido, España y Alemania) y a los diez países triunfadores de la primera semifinal para completar la parrilla de la gran final de Eurovisión. Petra Mede y el ganador del año pasado Måns Zelmerlöw serán de nuevo los presentadores.