El selfie que Aroa Moreno dedica a ABC Cultural
El selfie que Aroa Moreno dedica a ABC Cultural - A. M.
DARÁN QUE HABLAR

Aroa Moreno: «He escrito cosas bastante escabrosas por encargo que nunca confesaré si no es tequila mediante»

Con su primera novela, «La hija del comunista», ganó el premio El Ojo Crítico de Narrativa 2017

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

¿Cuáles son sus intereses como escritora?

Encontrar una historia que yo pueda contar. Y encontrar a alguien que quiera que se la cuenten.

¿Y como lectora?

Ahora mismo me interesa leer, sin más. Encontrar el tiempo, el espacio y el silencio. Para que se dé esa sensación genial que es cerrar un libro y tenerlo entre las manos ya terminado pensando: qué librazo, me habría encantado escribirlo.

¿Sobre qué temas suele escribir?

Me gusta buscar la raíz, pero también el desarraigo, tengo debilidad por los personajes desubicados.

¿Dónde ha publicado hasta el momento?

Editorial Alumbre, de la Diputación de Cultura de Cádiz, Baile del Sol, Difusión y Caballo de Troya.

¿Con cuáles de sus «criaturas» se queda?

Me quedo con esta última, estoy muy feliz con «La hija del comunista». No sabía que iba a disfrutar tanto escribiendo una novela. Aunque también es cierto que nada es comparable a la primera vez que tienes un libro con tu nombre entre las manos. Y eso sucedió con un poemario, en 2009, «Veinte años sin lápices nuevos». Lo puse en el asiento del copiloto del coche y me paseé con él por la sierra de Cádiz. Los dos solos. Lo miraba de reojo todo el rato. En plan: ¿sigues ahí?

Supo que se dedicaría a esto desde el momento en que…

No lo sé, ¿me dedico? Pero supongo que cuando escribí sobre el nacimiento de mi hermana un cuaderno entero con rotuladores Carioca de colores, algo debí disfrutar. Tenía ocho años.

¿Cómo se mueve en redes sociales?

Más o menos. Se me olvida su fugacidad, la frivolidad con que todo queda diluido entre el ruido. Pero es evidente que tienen mucha potencia.

¿Qué perfiles tiene?

Tengo Facebook, Twitter e Instagram.

¿Cuenta con un blog personal?

Tuve uno. Que me trajo muchas cosas buenas. Hoy crece la hierba en su portada.

¿Qué otras actividades relacionadas con la literatura practica?

He participado en recitales de poesía y en talleres.

¿Forma parte de algún colectivo/asociación/club?

Creo que no. Soy un poco escurridiza para asociarme.

¿En qué está trabajando justamente ahora?

Literariamente, aún estoy en el mundo de las ideas. Pero quiero ponerme ya a escribir. Ya me apetece. Ya llama.

¿Cuáles son sus referentes?

Esta pregunta la temo, porque soy una lectora muy caótica y dispersa. Y mis referentes han ido cambiando mucho con los años. Lo que sí puedo responder es que hay dos libros que leí no mucho tiempo antes de empezar a escribir «La hija del comunista», dos libros que me encantaron y a los que volví varias veces: «Purga», de la finlandesa Sofi Oksanen y «El papel de mi familia en la revolución mundial», del croata Bora Cosic.

¿Y a qué otros colegas de generación (o no) destacaría?

No sé cómo de bien quedará nombrar a la comadre de esta hija, Lara Moreno, pero creo que el trabajo literario de la que ha sido mi editora es muy grande. De hecho, es esa admiración hacia sus letras lo que cruzó nuestros caminos. Esta lista puede ser larga, hay mucha gente que está haciendo cosas geniales: JoseGonzález, ese comienzo: «La abuela se ha acabado», de «La visita»; Kirmen Uribe, «Bilbao-New York-Bilbao». Voy a saltar el charco e irme a mi otra patria: el mexicano Emiliano Monge, «El cielo árido», por su para mí arriesgadísima propuesta de estilo para narrar una historia tan cruda. Y la también mexicana Valeria Luiselli, sobre todo, «Los ingrávidos». Y aún me faltarían los poetas, se están escribiendo cosas muy interesantes.

¿Qué es lo que aporta de nuevo a un ámbito tan saturado como el literario?

¡Ojalá pueda aportar algo! Si es así, me gustaría que fuese mi forma de encontrar algunas historias y poner la mirada sobre ellas.

¿Qué es lo más raro que ha tenido que hacer como escritor para sobrevivir?

He escrito cosas bastante escabrosas por encargo que nunca confesaré si no es tequila mediante.