Detalle de la «Adoración de los Reyes Magos» del Maestro de Sijena subastada en Suiza
Detalle de la «Adoración de los Reyes Magos» del Maestro de Sijena subastada en Suiza

Subastada en Suiza una tabla de Sijena que llevaba un siglo desaparecida

«La Adoración de los Reyes Magos», que estaba catalogada como obra de escuela italiana del siglo XVI, se remató en 130.000 francos suizos

Actualizado:

Una tabla procedente del antiguo retablo mayor del Real Monasterio de Santa María de Sijena (Huesca), en paradero desconocido desde hacía más de un siglo, ha sido recientemente vendida en subasta en la Galería Stuker de Berna (Suiza). Esta «Adoración de los Reyes Magos», que procedía de una colección particular suiza, pasó desapercibida al estar catalogada como una obra de escuela italiana del siglo XVI.

En el catálogo solo se añadía que la obra, un óleo sobre tabla de pino de 155,5 x 130,5 cm, había sido restaurada. A pesar de esta catalogación, «no hay duda de que se trata de una obra del Maestro de Sijena», señala Carmen Morte García, catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza.

La especialista ha comparado la obra con otras del Maestro de Sijena y ha constatado que existen destacadas semejanzas. «Por ejemplo, la cabeza de San José la encontramos en el hombre con libro de Jesús entre los doctores (Museo Nacional de Arte de Cataluña), la de la Virgen con la peculiar toca y joya en la frente es un modelo que se reitera en figuras homónimas, por ejemplo en el Nacimiento de Jesús (Museo Nacional del Prado)» y similares son también las arquitecturas, instrumentos musicales, el gusto por poner letras en el suelo o en las telas de la indumentaria, destaca Morte en un artículo publicado en el número anual de la revista «Ars & Renovatio» del Centro de Estudios de Arte del Renacimiento.

La catedrática de Historia del Arte reconoce también al Maestro de Sijena en los brocados de los vestidos y en las joyas, como en los pendientes que llevan el rey negro y su acompañante, o en los recipientes que sujetan dos de los magos.

Hay un detalle que llama particularmente la atención de Morte. Dos personajes del cortejo llevan dos hachas de guerra con dos letras inscritas: «f» en la de la izquierda y «p» en la de la derecha. «¿acaso son las iniciales del nombre del pintor?», se pregunta.

Una de las figuras, la del rey mago más joven, podría ser a su juicio una representación idealizada de Carlos I, como ocurre en la tabla de la Epifanía pintada en 1519 por Marco Cardisco (Museo Cívico de Castelnuovo), donde se aclara con un estandarte rojo colocado detrás de su figura, con un águila bicéfala del Sacro Imperio Romano-Germánico y las coronas reales que, en su opinión, pueden significar la unión del imperio de los Habsburgos con la Monarquía hispánica.

«La cronología del retablo mayor de Sijena también permite plantear esta misma hipótesis, dado que se llevó a cabo durante el mandato de la abadesa María Ximénez de Urrea (1510-1521), según el manuscrito del prior Jaime Juan Moreno (Hierusalem Religiosa, c. 1623)», apunta Carmen Morte.

La tabla, que por sus dimensiones debió de estar colocada en el mismo piso del retablo mayor que la tabla de la Anunciación (actualmente en el Museo de Huesca), «salió muy pronto del Monasterio de Sijena» ya que «Bertaux ya no la vio en este lugar en 1908 y comenta que fue "vendida hace unos años"». Desde entonces se ignoraba el paradero de esta obra que fue rematada en subasta en 130.000 francos suizos (unos 119.000 euros).

La asociación Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés ha lamentado en Twitter la noticia. «Lo supimos ayer. Una buena noticia el hallazgo, muy mala la venta», señalaron.

Es la segunda pieza del expoliado monasterio oscense que ha aparecido en el mercado del arte en fechas recientes. La Sala Balclis sacó de subasta el pasado 31 de mayo otra tabla, «La presentación del Niño Jesús en el templo», tras la denuncia del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena (Huesca) por las dudas que plantea su propiedad.

Tabla retirada de subasta por Balclis
Tabla retirada de subasta por Balclis

Carmen Morte analiza también esta obra, cuya radiografía ha revelado «las invenciones del “restaurador-falsificador” para darle más valor y una apariencia flamenca a la pintura». La figura del lateral izquierdo «es completamente nueva», al igual que la cabeza femenina con tocado blanco, que según explica la experta citando al profesor Didider Martens, está «sacada de un modelo de Memling» y podría haber sido realizada por la misma mano que la profetisa Ana de la tabla castellana con la representación de la Circuncisión, del Museo Lázaro Galdiano de Madrid. En las dos primeras décadas del siglo XX era habitual este tipo de falsificaciones, que buscaban complacer así a posibles clientes.

Sobre esta tabla «todavía quedan incógnitas por desvelar, como todo lo relacionado con la salida de la obra del Real Monasterio de Santa María de Sijena, la chapa metálica de latón dorado con las letras E G C del reverso o la etiqueta de papel pegada (en parte tapada por el último travesaño)», destaca Morte. Por el texto impreso en esta etiqueta, se cree que la obra fue transportada en ferrocarril en una fecha posterior a diciembre de 1921.