El barco, anclado en el Arsenale de Venecia
El barco, anclado en el Arsenale de Venecia - EFE

Los restos del mayor naufragio en el Mediterráneo se exhiben en la Bienal de Venecia

El artista suizo Cristoph Büchel presenta «Barca nostra», pesquero que se hundió en 2015 y dejó más de 700 muertos

VeneciaActualizado:

La 58 edición de la Bienal de Arte de Venecia pregunta a los visitantes qué trato dan los Estados desarrollados a los inmigrantes que huyen de sus países de origen, con la exhibición de los restos del mayor naufragio en el Mediterráneo, un gran pesquero que se hundió en 2015 y dejó más de 700 muertos. Cubierto de óxido, lleno de golpes y con trazos azules de la que fue su pintura original. Así se puede ver este enorme pesquero que ha sido anclado en el Arsenale -los antiguos astilleros venecianos-, una obra con la que el artista suizo Cristoph Büchel quiere provocar a los visitantes y cuestionar si es correcto el trato dado a los inmigrantes que intentan llegar a Europa o a Estados Unidos y encuentran las puertas cerradas.

«La obra cuestiona la relación que tenemos con los inmigrantes, hace que la gente se pregunte por eso», explica el comisario de la Bienal de Arte 2019, el estadounidense Ralph Rugoff, actual director de la Hayward Gallery en Londres. Este gran pesquero se hundió en abril de 2015, entre Libia y la isla de Lampedusa, y en la tragedia fallecieron más de 700 personas. El dramático suceso fue criticado por numerosos organismos internacionales y el Gobierno italiano del entonces primer ministro Matteo Renzi cargó contra insolidaridad europea y pidió a los países que desplegaran barcos para patrullar el Mediterráneo.

[ Vea aquí las obras más impactantes de la Bienal de Venecia]

Las autoridades italianas rescataron el pesquero y lo llevaron a la isla de Sicilia, recuperaron algunos cuerpos atrapados en su interior e iniciaron una investigación que concluyó con una condena de 18 años de prisión al tunecino Mohamed Alì Malek, de 27 años, por considerar que fue el traficante que pilotaba el barco. Además, fue también castigado a cinco años Mahmud Bikhit, sirio y de 25 años, considerado el ayudante y copiloto del barco.

Para exhibir este enorme barco en la ciudad de los canales, que ha llamado «Barca nostra», Büchel ha tenido que pedir permiso a las autoridades del país y «ha realizado un esfuerzo extraordinario», apunta Rugoff. Conocido por sus instalaciones contemporáneas provocativas, tiene el mérito de exponer esta monumental embarcación en Italia, un país gobernado actualmente por los antisistema del Movimiento Cinco Estrellas y por la ultraderechista Liga, de Matteo Salvini, que mantiene un pulso férreo contra la inmigración. Una vez termine la Bienal, el barco regresará a Sicilia y formará parte del «Jardín de la Memoria», un monumento colectivo sobre la inmigración.

La 58 edición de la Exposición Internacional de Arte de Venecia se celebrará desde este sábado hasta el 24 de noviembre y lleva por tema «May you live in interesting times» (Ojalá vivas en tiempos interesantes).