La obra que Jeff Koons ha regalado a la ciudad de París
La obra que Jeff Koons ha regalado a la ciudad de París - ABC

Jeff Koons regalará a París una estatua floral como homenaje a las víctimas de los atentados del 13-N

La obra, que se instalará en 2017 en la plaza de Tokio, tiene «una conexión muy directa con la Estatua de la Libertad» y dialoga con dos obras de Picasso, según ha explicado el artista

ParísActualizado:

Jeff Koons, considerado el artista vivo más cotizado del mundo, regalará a la ciudad de París una gigantesca estatua de una mano empuñando un ramo de tulipanes para homenajear a las víctimas de los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015.

En un comunicado divulgado por la Embajada estadounidense en Francia, Koons, de 61 años, comentó por qué eligió los tulipanes, que se instalarán durante 2017. «En mi opinión, encarna un acuerdo sincero. Además, hay una conexión muy directa con la Estatua de la Libertad» por la posición en la que está la mano que sujeta el ramo, expuso el artista estadounidense. El artista agregó que la obra es un «símbolo de alegría» y «optimismo» que envía un mensaje para «superar juntos» los horrores de los atentados.

Con 11,6 metros de altura, 8,30 de anchura y 10,1 de profundidad, el ramo de tulipanes, en bronce policromado, pesará 33 toneladas y está actualmente en proceso de producción en Alemania. Si logra los permisos requeridos, se instalará en 2017 en la plaza de Tokio de París, entre el Museo de Arte Moderno de París y el museo Palais de Tokyo. Según el artista, «el trabajo entabla un diálogo» con dos obras de Pablo Picasso: «El ramo de la amistad» y «Una mujer con un florero».

La embajadora de Estados Unidos en Francia, Jane D. Hartley, ha tenido un activo papel en esta iniciativa y señaló que la obra de Jeff Koons simboliza el valor en el que Francia y Estados Unidos creen firmemente: la libertad.

En 2015, el Centro Pompidou de París dedicó una retrospectiva a Jeff Koons en París que se convirtió en la muestra de un artista vivo más visitada en la historia de esa institución, al contabilizar 650.045 entradas. En 2008, el artista realizó otra exitosa y polémica exposición en Francia, en los suntuosos salones del palacio de Versalles