Ampliación del paisaje del Duelo a garrotazos, que a muchos expertos les recuerda al de El Coloso - ABC

El verdadero dilema de un Goya original

Las fotos del estado original de las Pinturas negras ponen una vez más el alma del pintor en el centro del debate

jesús garcía calero
Actualizado:

¿«Y ahora, ¿qué vamos a hacer con las Pinturas Negras? ¿Quitamos los repintes, o las dejamos como están?» Quien lo pregunta es también un gran artista: Antonio López, que confiesa a ABC «lo emocionante, lo extraordinario que resulta poder contemplar en las fotos de Laurent el estado original de estas obras de Goya, la maravilla de esos paisajes perdidos». El milagro o el misterio del arte que circundan a Goya parecen fáciles hablando con él.

—Goya decía que el tiempo también pinta.

—Eso no quiere decir casi nada, es una frase de salón. Lo que el tiempo hace es destruirlo todo.

No es mal punto de partida. La técnica permite hoy cualquier cosa, la réplica exacta de la tumba de un faraón o eliminar repintes de una gran obra. Así que el dilema sigue intacto: ¿Qué hacer? Antonio López prefiere el original. «Las Pinturas Negras están deterioradas porque él lo planteó de una manera que era casi inevitable, un pintor mayor con una técnica poco usual. No podemos echar la culpa al restaurador, no se trata de eso; siempre se restauraba, a veces mejor y otras peor. Está muy bien que se conozca que hablamos de pinturas dañadas, pero no para hacer escarnio, sino para saber».

Cierto. Le impresiona la visión de La Última Cena de Leonardo, a la que quitaron todo lo que no era original. «Podíamos hacer lo mismo con Goya y que pase lo que pase. El escándalo podría ser mayúsculo», especula el pintor. Antonio López recuerda los frescos de Buonamico Buffalmacco en el camposanto de Pisa. «El Triunfo de la muerte tiene pérdidas, figuras enteras, y duele verlo. Hoy se exponen junto a fotografías de cómo estaban originalmente. ¿Por qué no hacer lo mismo con las fotos de Laurent?»

El arte griego ha desaparecido, «no se conserva ni un original de Mirón. De Fidias quedan dos cabezas. La obra humana tiene esos avatares, así que más que el dolor de que están dañadas lo importante es que las Pinturas Negras se salvaron. Y Goya está en ellas”

—¿Por qué siempre hay problema de autorías alrededor de Goya?

—Los grandes —y Goya es grande, muy grande, desde la primera época—, tenían talleres. Y en el estudio de un pintor pasan muchas cosas que no saben ni los historiadores. Goya es muy moderno, y lo importante es detectar el espíritu del artista. A mí me gustan sobre todo sus retratos, pero las Pinturas Negras, obras como El Coloso y las series de grabados forman un monumento, un Goya soberbio. Trabajó con libertad y formuló un lenguaje que adelantó la pintura un siglo, por eso no se entiende bien. Habla al hombre contemporáneo de tormentas y demonios que tenemos hoy y que él sintió.

Las Ventanas de Laurent

El arte, la técnica y la ciencia. El debate continúa. Cabe decir que el Museo del Prado no ha querido realizar ningún comentario para ABC sobre el análisis de las fotos de Laurent de Carlos Foradada en la revista Goya. Pero el pintor de Fuendetodos se estudia también con todo rigor extramuros de nuestro primer museo.

Nigel Glendinning, catedrático emérito de la Universidad de Londres, fue el primero en valorar la importancia de las fotos de Jean Laurent en sus obras desde 1975. El historiador británico relata que «tan pronto como se estableció el Archivo Ruiz Vernacci, que conservaba las placas de cristal, fui a hablar con el equipo que catalogaba el fondo. Les rogué que buscaran las placas de las Pinturas Negras, insistiendo mucho en su extraordinario valor para los estudios de aquellas obras». Recuerda los tres primeros positivos que le enviaron y mostraban el interior de la Quinta del Sordo, que «pude reconstruir gracias al metro que Laurent siempre incluía en sus fotografías y la ayuda de un arquitecto amigo mío, Rolfe Kentish, en Apollo Magazine en 1986».

Valora el análisis de las fotos y las técnicas realizado por Carlos Foradada en la revista Goya. «Ha extraído detalles de las pinceladas que se aprecian en las digitalizaciones. Sus valiosísimos conocimientos de las técnicas artísticas le permiten explicar mejor que nadie los efectos conseguidos por Goya. Su análisis de la anatomía en Goya le ha llevado a emitir interesantes opiniones sobre El Coloso, y aportar nuevos argumentos a favor de su autenticidad. Fue descatalogado sin suficiente investigación, y con argumentos notoriamente insuficientes, por el Prado».

El que pintó El Coloso

Del estudio de Foradada habla para ABC Jesusa Vega, titular de la Cátedra King Juan Carlos I de la New York University —impartirá un curso sobre el pintor de Fuendetodos a solicitud del Institute of Fine Arts—. Las Pinturas Negras «han sido miradas por una persona competente en las técnicas pictóricas e informáticas, y su trabajo sirve de guía certera para ver y comprender mejor las fotografías de Laurent». Para ella, «lo más importante es que resulta aún más evidente que quien pintó las Pinturas Negras es el mismo artista que pintó El Coloso. En ambos casos se trata de obras creadas por Goya para sí mismo, audaces en su composición, hasta cierto punto prudentes en su figuración del contenido por estar hechas en un periodo de auténtica inestabilidad política, ágiles y libres en su ejecución a pesar de la precariedad de materiales que tuvo, y en absoluta coherencia con su obra grabada y dibujada de aquellos años. Esta coherencia explica claro está que a quienes les gusta el Goya clasicista y colorista, les disguste esta época final del artista donde se expresa con total libertad, no sólo en El coloso, las Pinturas Negras o La lechera, sino también, en Los desastres y Los disparates, o en los dibujos».

[—¿Es el Coloso un asunto aún abierto?

—Además de ser un cuadro excelente, nunca ha dejado de ser de Goya, no sólo hemos dado frente a las opiniones mal fundadas sobrados argumentos para que sea así, sino también está la documentación histórica y las aportaciones de los estudiosos de Goya como Lafuente Ferrari, Sánchez Cantón, Salas, Gállego, Bozal, Glendinning, etc. En este caso será algo tan sencillo como recuperar la cartela y volverla a pegar. Y eso ocurrirá cualquiera de estos días.

Interpretaciones

Valeriano Bozal, catedrático de la Complutense, muestra gran interés por el trabajo de Foradada, mas prefiere distinguir los análisis técnicos de las cuestiones de interpretación. En concreto, «para Saturno me parecen excelentes sus observaciones sobre la restauración, pero puede ser excesivo excesivo concluir que Saturno devora a la Verdad, la Libertad o cualquier otro tipo de personaje mítico, lo que no quiere decir que en las Pinturas no esté muy presente la situación política de la época».

En Duelo a garrotazos, Bozal no está seguro de que sea acertada la consideración sobre la disposición de las piernas de los contendientes, «así como el detalle iconografico de la flor, si es que tal flor existía, no altera específicamente la interpretación tradicional de la discordia y el enfrentaminto civil, lo que haría, en todo caso, es acentuarla».

«También me parecen muy oportunas sus apreciaciones sobre El coloso. Como ya dije en otra ocasión, el Prado se apresuró a descatalogarlo y lo hizo con argumentos que, para mi, son muy escasos y en modo alguno terminantes. Pero no es un debate que deba tener lugar en los medios».

Quizá por ello el Prado no comenta nada sobre los trabajos de quienes rebaten su decisión sobre El Coloso, aunque hablen de las Pinturas Negras. El interés demostrado por nuestros lectores obliga a ABC a reseñar el debate que se vive entre los estudiosos. Un diálogo que resuena en el silencio de los expertos del Prado como en un muro. No es el fragor de una batalla, sino el extraordinario sonido de la historia del arte, de la ciencia que avanza, del conocimiento; algo de lo que el museo no puede sentirse ajeno.