Vista del Museo Universidad de Navarra en el Campus universitario de Pamplona
Vista del Museo Universidad de Navarra en el Campus universitario de Pamplona - EFE

Presentado el Museo Universidad de Navarra, la última joya de Moneo

Con una inversión de 22,5 millones, fusiona el campus y la ciudad y se inaugurará en 2015

Actualizado:

El arquitecto navarro Rafael Moneo (Tudela, 1937) presentó este jueves el Museo Universidad de Navarra, su última obra, con cuya construcción, ya finalizada a la espera de su inauguración en enero del 2015, ha pretendido lograr una conexión directa entre el campus y la ciudad.

En un recorrido por las instalaciones, el único español que ha logrado el Premio Pritzker (1996) se ha mostrado satisfecho de un museo que, ha dicho a los periodistas, «se ha ido convirtiendo más y más en un pequeño centro cultural, del que disfrutarán tanto la universidad como la ciudad de Pamplona».

Con más de 11.000 metros cuadrados útiles y una inversión total de 22,5 millones de euros, el edificio consta de tres plantas que albergarán espacios tan diferenciados como doce salas de exposiciones, dos cajas negras y los corredores expositivos, así como aulas y un teatro con 750 butacas.

«No es solo un museo de cultura sino un centro con actividades diversas, con una voluntad de establecer un puente entre la universidad y la ciudad», precisó.

Aunque la integración de sus edificios en su lugar y en su ciudad es una de las características de Moneo, el arquitecto reconoció que en esta obra «su implantación en el paisaje o en el campus es quizás lo más llamativo», junto con «esa conjunción de elementos de programas muy diversos».

Otros museos

Este proyecto se une a otros museos diseñados por Moneo como la ampliación del Prado, el Museo de Arte y Arquitectura de Estocolmo, el Museo de Arte Romano de Mérida, el Thyssen-Bornemisza en Madrid, el Museo Davis en Massachusetts o el de Bellas Artes de Huston. «No hay una obra igual que otra», comentó para indicar, no obstante, que, si con alguna de ellas se puede encontrar algún elemento común con el Museo Universidad de Navarra, sería la Fundación Pilar y Joan Miró de Palma de Mallorca.

Al respecto precisó que «la riqueza» del programa del Museo lo convierte en un edificio «menos estático» y con una clara voluntad de interacción entre actividades académicas y artísticas.

Un edificio «espléndido», según Ángel Gómez Montoro, presidente del Patronato Museo Universidad de Navarra, en el que las zonas expositivas y las de artes escénicas se suman a aulas y talleres para estudiantes o espacios para investigadores, por ejemplo.

La iniciativa de construir un museo en el campus universitario surgió de la donación, en 2008, de una de las colecciones de vanguardia y de arte contemporáneo más importantes de España, la de María Josefa Huarte Beaumont, hija del empresario y político navarro Félix Huarte.

Este legado artístico se compone de medio centenar de obras pictóricas y escultóricas de artistas como Picasso, Kandinsky, Chillida, Tápies, Rothko, Palazuelo y Oteiza, entre otros.

A su colección se sumó posteriormente un fondo fotográfico, en el que destaca la colección donada de José Ortiz-Echagüe, que consta de más de 10.000 fotografías y 100.000 negativos del siglo XIX hasta la actualidad, de artistas como Fontcuberta, Cohen, Fisher o Vallhonrat.