Blanca Pons-Sorolla
Blanca Pons-Sorolla - ROBER SOLSONA

Blanca Pons-Sorolla: «Tengo documentados entre 1.500 y 2.000 falsos Sorollas»

Bisnieta del artista y comisaria de la exposición «Sorolla y América», no quiere pronunciarse sobre el proyecto de crear un Museo Sorolla en Valencia

Actualizado:

La exposición «Sorolla y América» coincide con una etapa de esplendor del pintor, marcada por la creciente cotización de su obra en las subastas y el renovado interés del público. La antológica que le dedicó el Prado en 2009 y la itinerancia en España de los catorce paneles costumbristas de la Hispanic Society contribuyen a explicar esta «fiebre sorollista», cuyo último capítulo es el proyecto -todavía incierto- de crear un museo monográfico en la sede de la Fundación Bancaja en Valencia.

El principal obstáculo de este plan es ni más ni menos que el contenido. Entre instituciones públicas y colecciones privadas, Valencia reúne cerca de 125 Sorollas de calidad diversa. Material insuficiente para tejer un discurso expositivo coherente, según opinan historiadores como Tomás Llorens. Por otra parte, la colaboración de la familia Sorolla con este museo no está clara, habida cuenta de lo que Blanca Pons-Sorolla deja entrever en esta entrevista.

-¿Cuáles son las principales aportaciones de «Sorolla y América»?

-Esta exposición nos ha permitido refrendar que Sorolla fue un artista que planteó su carrera con miras a su triunfo internacional. Siempre pintó midiéndose fuera y después de concienzudos análisis de lo que veía en los salones y exposiciones de todo el mundo.

-¿Ha sido fácil reunir las piezas?

-Si no llevase trabajando años en el catálogo razonado, esta exposición no se habría podido llevar a cabo. En la mayoría de los casos sabía dónde se encontraban las obras, las que están en la muestra y muchas otras que no se han pedido o que no las han querido prestar.

-¿Cuesta desprenderse de una obra de arte, aun temporalmente?

-A los cuadros se les quiere y prescindir de ellos es realmente doloroso. Yo que soy prestadora habitual sé bien lo que supone. Solo nos compensa saber que el artista así será más valorado y no solo artísticamente. Los últimos precios alcanzados por Sorolla en las subastas de EE.UU. no son algo casual.

-¿Le ha hecho especial ilusión encontrar alguna pintura en concreto?

-El del pintor Ralph Clark, que aparece con sus atributos de pintor y en el fondo del retrato aparece un fragmento de «Las Meninas» de Velázquez.

-¿En qué punto se encuentra la elaboración del catálogo razonado?

-Son más de 4.000 obras (sin contar los dibujos); es interminable. El problema en el momento actual es la publicación. Se tendrá que presentar en al menos cuatro tomos. Es un proyecto económico importante.

-¿Ha encontrado muchas falsificaciones?

-Tengo documentadas entre 1.500 y 2.000. Es un artista muy falsificado; aunque la mayoría son obras a las que se les ha colocado la firma «J. Sorolla», buscando una retribución económica que no les corresponde.

-¿Cuál es su opinión sobre la creación de un museo Sorolla en Valencia?

-Me va a disculpar que no conteste a esta pregunta.