La carta en la que el poeta anunciaba su suicidio
La carta en la que el poeta anunciaba su suicidio - ABC

Subastada la carta de suicidio de Charles Baudelaire

La misiva, enviada al notario Narcisse Ancelle, ha sido adquirida por un desconocido por 234.000 euros

ParísActualizado:

Una carta manuscrita del escritor francés Charles Baudelaire escrita antes de un intento de suicidio al que sobrevivió en 1845, fue subastada ayer en Francia por 234.000 euros, casi tres veces más que su precio máximo de salida, informó la casa de subastas Osenat.

Un coleccionista privado se hizo con ese documento en el que el autor de «Las flores del mal» explicaba los motivos que le llevaron a intentar quitarse la vida. «Cuando Jeanne Lemer os entregue esta carta estaré muerto», escribía el literato en una misiva enviada al notario Narcisse Ancelle, y en la que aseguraba vivir en una «horripilante inquietud» y consideraba «insoportables» tanto «la fatiga de dormir como la de despertar».

Los problemas familiares, las críticas literarias, la falta de dinero y el alcohol llevaron a Baudelaire da asestarse una puñalada a los 24 años, que sin embargo no acabó con su vida.

El poeta estaba atormentado por las críticas en la prensa a sus obras, en particular a «Las flores del mal», un estado del que dan muestra algunos recortes de periódico sobre los que escribió comentarios y que también fueron subastados hoy por la casa Orsenat. En la subasta salieron también a la venta cartas que le enviaron Delacroix, Victor Hugo o Manet, otros manuscritos de Baudelaire y un poema que envió a su editor Auguste Poulet-Malassis.

«Sin duda, la misiva más extraordinaria de Baudelaire en manos privadas», catalogaba Osenat el documento subastado. «Huérfano de padre -explicaban-, no querido por su padrastro (oficial veterano de las guerras del Imperio), humillado por su tutela financiera (desde septiembre de 1844) y, sin embargo, paralizado por las deudas, u presa de la duda sobre su genio literario, Charles Baudelaire anuncia aquí su deseo de acabar con la vida y declara enérgicamente su amor por su amante Jeanne Duval (así se conoce también a Jeanne Lemer), inspiradora de varios poemas de "Las flores del mal"».

«Cuando le haya entregado a la señorita Jeanne Lemer esta carta -reza el texto-, estaré muerto. Ella no lo sabe. Usted sabe mi voluntad, excepto la parte guardada para mi madre: Mademoiselle Lemer debe heredar lo que dejo después de que usted pague ciertas deudas, cuya lista acompaña a esta carta. Me estoy muriendo de un miedo horrible -recuerde nuestra conversación de ayer-. Deseo, quiero que se ejecuten mis últimos intereses. Dos personas pueden atacar mi testamento, mi madre y mi hermano, y solo pueden atacarlo bajo el pretexto de alienación mental».

El texto sigue: «Mi suicidio, sumado a los diversos desórdenes de mi vida, solo puede servir para frustrar a la señorita Lemer de lo que quiero dejarla. Por lo tanto, es necesario que le explique mi suicidio». «Me mato sin dolor -sigue el poeta, justificándose-. No siento ninguno de los disturbios que los hombres llaman pena. Mis deudas nunca han sido una pena. Me estoy matando porque ya no puedo vivir, porque la fatiga de conciliar el sueño y la fatiga de despertarme son insoportables para mí. Me mato porque me creo inmortal y lo espero».

Y concluye: «Solo tuve a Jeanne Lemer. He encontrado descanso solo en ella, y no quiero, no puedo sufrir la idea de que queremos desposeerla de lo que le doy, con el pretexto de que mi razón no es saludable. (...) Jeanne Lemer es la única mujer que he amado. Y es usted, monsieur Ancelle, uno de los pocos hombres que he encontrado dotado de una mente dulce y noble, a quien le encomiendo mis últimas instrucciones. Léale esto a él, para que sepa las razones de este legado y su defensa, en caso de que mi última disposición se vea frustrada».