Colón llega a América, cuadro de Dióscoro Puebla de 1862
Colón llega a América, cuadro de Dióscoro Puebla de 1862 - ABC

El origen del odio por lo español

La historiadora María Elvira Roca Barea responde a la esencial pregunta sobre cómo penetro la hispanofobia dentro de la propia España

MadridActualizado:

Que las naciones rivales desprestigiaran a España entra dentro de la lógica polítca de su tiempo, no así que los españoles interiorizaran esa propaganda. En un acto celebrado el pasado lunes en la Casa América, la historiadora María Elvira Roca Barea trató de explicar una pregunta esencial: cómo penetró la hispanofobia dentro de la propia España.

«La percepción del final del imperio se vivió como un fracaso gigante y se asoció, a partir del 98, a los problemas políticos y al empobrecimiento del país. Es un error preguntarnos aún por qué cayó ese imperio o culparle de los males futuros, cuando lo asombroso es que una entidad así durara 300 años, a pesar de estar separado por un océano y donde había gente tan diversa».

Hasta la publicación de «Imperiofobia y Leyenda Negra», María Elvira Roca Barea era casi una desconocida en la vida cultural española. Esta antigua investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y profesora en la Universidad de Harvard había escrito únicamente artículos académicos entre bambalinas, hasta que la publicación de este ensayo sobre la deformación que ha sufrido la historia de España rompió en un éxito editorial desconocido en este género, con más de 100.000 libros vendidos. En estos tres años, la malagueña ha publicado otro libro, firmado el prólogo de varios, impartido conferencias por toda España y recibido la medalla de honor de San Telmo y la de Andalucía en 2018.

En una entrevista realizada en este periódico el año pasado, la historiadora malagueña ahondó en esta explicación: «España sufrió y sufre hoy las consecuencias de un éxito enorme, no de un fracaso. No ha habido otro así en la historia de Europa. La digestión de aquel imperio es tremenda. Las versiones de la historia de Europa que dieron los distintos pueblos que lucharon férreamente contra el Imperio español durante siglos está en su ADN. Se han construido una forma de estar en el mundo basada en su lucha contra España y no pueden renunciar a ella. No pueden sacarse la sangre de las venas».