La librería vandalizada en Lavapiés
La librería vandalizada en Lavapiés - S. B.

«Moríos, modernos»: los crueles ataques a una librería por «hipster»

El local de Librería Grant, en Lavapiés, ha vuelto a amanecer con pintadas amenazantes

Actualizado:

«Hoy han vuelto a atacar nuestra librería», escribía esta mañana en Facebook Sergio Bang, encargado de la Grant Librería de Madrid. «Estar en Lavapiés no es fácil. Parece que la cultura es el enemigo de demasiadas personas que ni siquiera saben lo qué hacemos, ni quiénes somos, pero que han decidido que debemos MORIRNOS con frases que recuerdan demasiado a las que los nazis escribían en pleno apogeo fascista en las librerías», denunciaba.

Según denuncia Bang, en uno de los carteles que han pegado los vándalos en los escaparates, aparece un Starbucks ardiendo, como si quisieran denunciar la famosa gentrificación del barrio. Pero nada de eso tiene que ver con esta librería.

«Lo que atacan estas personas es justo lo contrario. Un negocio familiar que se sustenta con el esfuerzo de dos personas en el que no hay ningún tipo de financiación de multinacional alguna. ¿Será que este grupo no quiere que la gente lea sobre arte, diversidad, feminismo, género, derechos sociales o cultura LGTBI, entre otras muchas cosas?», se preguntaba el librero en el mismo post de Facebook.

Detalle de una de las pintadas
Detalle de una de las pintadas - S. B.

En los comentarios, los clientes animaban al librero. «¡Ánimo Chicos! Con vuestro espacio habéis dado oportunidades que antes no existían en Lavapiés», escribía uno. «Os tendrían que agradecer que existierais», añadía otro.

«Aquí no nos rendimos, el deber de una librería, de un espacio cultural, es abrir nuevos horizontes intelectuales, de pensamiento y concordia, que es todo lo que les falta a estas personas que han señalado a nuestros libros como los enemigos a batir. En Grant Librería y Swinton Gallery seguiremos trabajando por y para la cultura y mostrar los valores fundamentales que se encuentran en el arte y los libros, que a nadie le quepa la menor duda», remataba Bang.