Gloria, Laura e Isabel, sobrinas de Federico García García Lorca, ayer en la presentación de la muestra
Gloria, Laura e Isabel, sobrinas de Federico García García Lorca, ayer en la presentación de la muestra - EFE

Lorca regresa a Granada para quedarse

Inaugurada una exposición con parte del legado del poeta, que procede de la Residencia de Estudiantes. Se prevé que el resto (en total más de 5.000 documentos, archivos y manuscritos) llegue en junio

GranadaActualizado:

El Centro Lorca de Granada, concebido para custodiar ellegado del poeta, alberga, casi tres años después de su apertura, los primeros fondos herencia del poeta para exhibirlos al público a través de la exposición «Una habitación propia», procedente de la Residencia de Estudiantes de Madrid. Se trata de unos 200 objetos, entre manuscritos, impresos, cartas, fotografías y dibujos, que resumen el paso de Federico García Lorca por la Residencia de Estudiantes de Madrid y el impacto vital y creativo que supuso para él esta estancia, crucial para su formación porque fue allí donde contactó con la vanguardia y conoció a personajes como Dalí o Buñuel.

La mitad de las piezas que conforman la exposición, comisariada por Andrés Soria, forman parte del legado lorquiano, por lo que una vez clausurada la muestra se mantendrán ya de forma definitiva en el Centro Lorca de Granada. La otra mitad ha sido cedida para la ocasión por otras instituciones como el Museo Reina Sofía o la propia Residencia de Estudiantes. La llegada del resto del legado, conformado en su totalidad por más de 5.000 documentos, archivos y manuscritos custodiados desde 1986 en la Residencia de Estudiantes de Madrid, se completará en torno al mes de junio. Así lo establece el acuerdo alcanzado el pasado mes de diciembre entre la Fundación García Lorca, propietaria del legado, y el consorcio del Centro Lorca, integrado por el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Diputación de Granada.

Para Laura García Lorca, presidenta de la fundación y sobrina del poeta, la llegada de esta avanzadilla del legado lorquiano a Granada «no es una vuelta, sino un principio. Lo tenemos que cuidar porque es un tesoro enorme y es muy frágil». Sin sus hermanas, presentes en el acto, y el resto de la familia, advierte, «todo lo que vendrá a Granada y dará sentido a este Centro no existiría».