A Arthur Brand se le apoda el «Indiana Jones del mundo del arte» por sus hazañas de investigación
A Arthur Brand se le apoda el «Indiana Jones del mundo del arte» por sus hazañas de investigación - AFP

El «Indiana Jones del arte» le devuelve a España dos relieves visigodos robados de «valor incalculable»

Esta es la culminación de una larga búsqueda del tesoro digna de una novela policiaca. Las dos obras de arte, una de las cuales representa a Juan el Evangelista, fueron robadas en 2004 por ladrones profesionales en la iglesia de Santa María de Lara

AFP
Actualizado:

Este pasado lunes, un experto en arte holandés le devolvió a España dos piedras grabadas de «valor incalculable» robadas hace quince años en una antigua iglesia española después de ubicarlas en el jardín de un aristócrata inglés.

Arthur Brand, apodado el «Indiana Jones del mundo del arte» por sus hazañas de investigación, dijo que entregó a la Embajada de España en Londres, en una ceremonia privada, esos viejos relives.

Esta es la culminación de una larga búsqueda del tesoro digna de una novela policíaca. Las dos obras de arte, una de las cuales representa a Juan el evangelista, fueron robadas en 2004 por ladrones de arte profesionales en la iglesia de Santa María de Lara, cerca de Burgos, en el norte de España.

Y, al final, han salido a la luz a finales del año pasado, cubiertos de barro y hojas en el jardín del norte de Londres de una familia aristocrática, que no sabía nada de su origen. «Se pueden imaginar cuán sorprendidos estaban al saber que sus adornos de jardín eran, de hecho, robados, piezas que no se pueden valorar de arte religioso español», dijo Brand. «Encontrarlos en un jardín después de ocho años de investigación es simplemente increíble», continúa el entusiasta del arte.

Los grabados, que pesan 50 kg cada uno y que AFP pudo ver unas horas antes de ser entregados a la policía española, «podrían haberse perdido para siempre», dice Brand, porque los propietarios estaban tan sorprendidos de saber la verdad que querían arrojar el arte a un río y hacerlo desaparecer para siempre.

En 2010, un informante británico, que deseaba permanecer en el anonimato, le comentó que «algo extraño» había aparecido en Londres. El hombre morirá poco después. Varios años después, Brand descubre que las piedras grabadas fueron transportadas a Londres por un comerciante de arte francés y puestas a la venta como adornos de jardín, para evitar sospechas, por más de 55,000 euros cada una.

Arthur Brand ganó fama mundial en 2015 después de encontrar en Alemania los dos caballos de bronce hechos por Josef Thorak, uno de los escultores oficiales del Tercer Reich, que adornó la entrada de la Cancillería de Hitler en Berlín, y que había desaparecido después de la caida del muro. Brand consolidaría su fama de nuevo un año después ayudando tras recuperar cinco obras de pintores flamencos de los siglos XVII y XVIII, robadas por un grupo organizado en Ucrania.

¿Cómo fue el robo de las tallas españolas?

En julio de 2004, se produjo en Burgos este expolio de patrimonio artístico, el robo de dos sillares visigóticos de gran valor de la ermita de Quintanilla de las Viñas. Los ladrones, que actuaron por encargo, según la Unidad de Patrimonio de la Guardia Civil, sólo tuvieron que esperar a que el guarda de la ermita se fuese a descansar para llevarse las dos piezas y cuya comercialización ya se avisaba que no iba a ser sencilla.

La ermita, situada a dos kilómetros del pueblo, no contaba con electricidad y, por lo tanto, no disponía de alarma. Sólo un guardia contratado por la Junta se ocupaba de la vigilancia de un templo que fue declarado monumento nacional en 1929.