El embajador de España en Estados Unidos, Santiago Cabanas, y el CEO de Avangrid, Jim Torgenson
El embajador de España en Estados Unidos, Santiago Cabanas, y el CEO de Avangrid, Jim Torgenson - Embajada de España en Washington

La embajada de España en EE.UU. ya tiene una estatua de Bernardo de Gálvez

Desde este viernes 28 de junio, una escultura del militar y político del Reino de España en América se encuentra a las puertas de la delegación española en Washington

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Desde este viernes, una estatua homenajea a las puertas de la embajada española en Washington a Bernardo de Gálvez, militar y político del Reino de España en América cuyas incursiones contra los británicos facilitaron la independencia de los Estados Unidos en el siglo XVIII. Pagada por Iberdrola y ubicada ante la entrada principal de la misión diplomática, la estatua es obra del artista madrileño Salvador Amaya y ha sido desvelada por el embajador español en EE.UU., Santiago Cabanas.

El embajador ha destacado tras la inauguración de la estatua el papel crucial de España en la independencia de EE.UU. «Quiero reconocer a todos aquellos que han hecho un esfuerzo tan grande a lo largo de los años para que se sepa esta maravillosa historia de la contribución española a la guerra de independencia y a toda la historia, la creación y el desarrollo de esta gran nación», dijo Cabanas en un discurso tras desvelar la estatua, que está hecha de bronce, muestra a De Gálvez con la espada en la mano y mide 80 centímetros de alto.

De Gálvez, gobernador de la Luisiana en los años del virreinato de Nueva España, fue tan importante en la guerra de independencia de EE.UU. que en 1783 el congreso de la joven nación americana se comprometió a homenajearlo colocando un retrato suyo en su sede. Esa promesa quedó incumplida hasta que la española Teresa Valcarce logró que en 2014 el influyente senador demócrata Robert Menendez, cuyos abuelos son asturianos, se encargara de los trámites para colgar un cuadro del artista Carlos Monserrate en una de las salas de reuniones del Capitolio.

Junto al embajador ha desvelado la estatua Jim Torgenson, consejero delegado de Avangrid, filial estadounidense de Iberdrola. Esta empresa ha financiado diversas iniciativas culturales para la difusión del legado histórico de España en América, incluida la exposición «Memorias recobradas. España, Nueva Orleans y el apoyo a la Revolución Norteamericana», inaugurada en 2018 en Washington por el rey Felipe y la reina Letizia. Según Torgenson, «esta iniciativa en la que participa Iberdrola forma parte del objetivo de la compañía de dejar un legado permanente de la contribución española a la independencia de EE.UU., tras el interés suscitado por las exposiciones temporales del año pasado».

«Pensamos que era hora de dejar algo permanente, que esta historia no vuelva a olvidarse otros 250 años», explica a ABC Rafael Orbegozo, asesor de presidencia de Iberdrola, que ha coordinado estos esfuerzos. «Este es un pequeño grano de arena en ese esfuerzo en que Iberdrola está también trabajando, para que los museos de EE.UU. que consagran espacio a la revolución y la independencia hagan hueco a un espacio dedicado a las hazañas de Bernardo de Gálvez y sus contemporáneos», añade.

Amaya, el escultor, es uno de los artistas figurativos más reconocidos en la España contemporánea y es autor además de la estatua de Blas de Lezo en la madrileña plaza de Colón de Madrid y de las de Miguel de Cervantes e Isabel la Católica en Navalcarnero. Una de sus últimas obras es una escultura de Rafael Menacho, un mariscal de campo crucial en la guerra de la independencia española frente a Francia, situada en Badajoz.

No muy lejos de su nueva estatua en Washington, y cerca de la sede central de la diplomacia de EE.UU., se encuentra desde 1976 una estatua ecuestre de De Gálvez, de Juan de Ávalos, reconocido autor del siglo XX español y autor de la escultura de Juan Pablo II ante la catedral de la Almudena y de las de los evangelistas en el exterior del Valle de los Caídos.