Cristián Zegers, director de «El Mercurio», el periódico más influyente de Chile desde el siglo pasado, recibe el Premio Luca de Tena
Cristián Zegers, director de «El Mercurio», el periódico más influyente de Chile desde el siglo pasado, recibe el Premio Luca de Tena - ABC

Cristián Zegers: «En Chile los que acceden al mercado laboral empiezan a leer periódicos»

El director de «El Mercurio», el periódico más influyente de Chile desde el siglo pasado, recibe el Premio Luca de Tena «sorprendido y agradecido»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cristián Zegers, director de «El Mercurio», el periódico más influyente de Chile desde el siglo pasado, recibe el Premio Luca de Tena, «sorprendido y agradecido». Al preguntarle a quién se lo dedica, no duda: «A todas las generaciones de periodistas que me han precedido». Lo afirma mientras, -al otro lado del teléfono-, recuerda, «fuimos muchos, de diferentes tendencias, los que libramos una gran batalla para hacer una transición pacífica a la democracia».

Aunque no lo menciona, aquella decisión –mantenida con voluntad de hierro por más de una década- no fue fácil para la prensa chilena. Entre otras razones, porque el difunto general, Augusto Pinochet, no se había retirado de la escena política. Eso explica que Zegers (Santiago, 1940) reconozca: «Fue un aporte del que me siento muy orgulloso».

La ruta por el mundo del periodismo de Cristian Zegers incluye escalas en «El diario ilustrado», revistas históricas como «Portada» (1968) o «Qué pasa» (1971) y transbordos en otros medios del grupo El Mercurio, como «Revista del Domingo» o el diario «La segunda». Desde el 2006 dirige el buque insignia, el periódico que da nombre al «multimedio» y con el que comparte los valores fundacionales. En especial cuando advierte, «el diario rechaza cualquier ideología, interés religioso, político o partidista porque "El Mercurio", -insiste-, es de todos». Eso no significa que, con 190 años de historia, no tenga una identidad clara. «La opinión –continúa- la encuentras únicamente en los espacios editoriales que son los que identifican el pensamiento del diario».

En un mundo globalizado donde surgen expresiones como «postverdad» o «postperiodismo» y las redes sociales compiten con la prensa, Zegers considera que «el periodismo de calidad, con contenidos, rigor y buenos profesionales tiene -y tendrá- mayor alcance». Para mantenerse en esa posición de privilegio está convencido de que «es muy importante invertir» en los profesionales y evitar situaciones de precariedad. Conocedor a fondo de las letras españolas, recuerda: «Grandes figuras como Emilia Pardo Bazán, José Ortega, Ramiro De Maeztu, Marañón, Azorín y, en los tiempos más cercanos Delibes, Gironella o Cela, fueron colaboradores de El Mercurio. El diario siempre ha estado preocupado para entregar lo mejor, independientemente de que eso fuera o no rentable. En el fondo, da prestigio a la marca».

Dicho esto, reconoce, «la crisis de la publicidad, aunque no tan profunda, la hemos sentido todos» pero «nosotros nos vamos a recuperar antes que España y Europa». La razón, en el caso de Chile, está clara: «Hay mucho gente que que se está incorporando a la lectura de los medios porque ahora tiene unas condiciones de vida muy distintas a las que tenía antes».

Al hacer repaso de la «evolución del periodista», advierte que ésta se ha producido, naturalmente, de la mano de la transformación de los medios de comunicación. «Internet es efectivo en la difusión inmediata de las noticias pero también –apunta- es una máquina de deformación de la verdad y la realidad».

Con claridad del escenario actual Zegers, ex subdirector de la escuela de Periodismo de la prestigiosa Pontificia Universidad Católica (PUC), está convencido de que en este momento, los grandes medios como «El Mercurio», tienen «un papel más importante que antes». A su juicio corren con ventaja porque, «representamos una prensa de calidad. El lector –desarrolla- nos tiene como referencia, sabe que puede confiar en nosotros».

En cuanto al desafió o la conquista de los lectores jóvenes se manifiesta optimista con causa. «En Chile descubrimos que las personas que se incorporan al mercado laboral lo hace en simultáneo al de la lectura de los diarios». El modelo de negocio para las ediciones digitales lo tiene claro de cara al futuro. «En algún momento el lector tendrá que volver a pagar», pronostica.

El periodismo militante, tan popular en países como Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador, parece no haber cuajado en Chile. La idea le produce a Zegers, abogado y Premio Nacional de Periodismo, un rechazo total. «El periodismo deja de serlo cuando se transforma en periodismo de barricada» afirma. «Además –añade- es poco útil porque el lector no cree en ellos».

Libertad de acción o independencia son el sueño de los periodistas de ayer, hoy y siempre. Para alcanzar ese objetivo, Cristián Zegers considera que hay que evitar servidumbres. Lo ideal sería que «ningún anunciante tenga más del 1 por ciento» de la publicidad del diario. Asimismo, añade, «hay que mantener una linea tajante entre la administración comercial y la periodística. Ese muro garantiza que no haya una interferencia indebida».

El fenómeno de Twitter y el uso que le dan a la red de los 140 caracteres, presidentes, ministros, empresarios y dirigentes merece una valoración aparte por parte de este periodista de raza y miembro de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Política y Morales: «Expresarse en las redes sociales no puede ni debe ser entendido como una vía para esquivar el periodismo. Los dirigentes tienen que someterse al cuestionamiento de los periodistas que objetan y preguntan para dar y conocer la verdad».