«Ya es hora de que nos creamos que la cultura es un sector estratégico»
Charo Otegui, en la soede de la sociedad estatal que preside - ERNESTO AGUDO

«Ya es hora de que nos creamos que la cultura es un sector estratégico»

Acción Cultural Española (una sociedad estatal resultado de la fusión de las tres anteriores: Seacex, SECC y SEEI) es la punta de lanza de nuestra proyección cultural en el exterior. Su presidenta adelanta los nuevos retos

Actualizado:

En breve, Ángeles González-Sinde y Trinidad Jiménez presentarán el Plan de Acción Cultural en el Exterior, del que esta nueva sociedad estatal (Acción Cultural Española), resultado de la fusión de las tres anteriores, es solo una parte. Su presidenta es Charo Otegui (Madrid, 1956). Socióloga, fue directora de la Academia de España en Roma y presidió dos años Seacex.

Cuando llegó al poder el Gobierno socialista, dijo que las sociedades estatales eran chiringuitos y que se eliminarían, pero no lo hizo. Charo Otegui defiende las virtudes de una sociedad estatal: «Tiene mucha más agilidad que un Ministerio y por eso se ha mantenido. Ahora se ha hecho la fusión de las tres que había para ahorrar costes, pero también objetivos, que estaban muy desperdigados». Tres sociedades estatales (Seacex, SECC, SEEI) en una. ¿Era demasiado caótico el modelo? «El propio sector lo estaba demandando. Había una razón importantísima: la reducción del gasto público. Además había que unificar los criterios y mensajes, tanto interna como externamente. A veces cada uno ha ido por su lado contando una narración de nuestro país». Aunque ha trabajado contrarreloj, ya tiene perfilado el proyecto. Ha revisado el concepto de conmemoraciones que tenía la SECC. «Si tienes que montar algo, que sea porque merece ser montado, más allá de que se cumpla un aniversario», advierte. Pero mantendrá algunas conmemoraciones ya en marcha, como el bicentenario de la Constitución de Cádiz. Eso sí, con modificaciones. Ha incluido una exposición no prevista, «Los diputados de ultramar», que se verá en Cádiz y después irá a Filipinas, Puerto Rico, México... Y se han caído dos muestras: una que se iba a inaugurar en Buenos Aires en abril, con 300 obras, y otra que iba a ser comisariada por Calvo Serraller y Ana Martínez de Aguilar. Otro de los nuevos proyectos a celebrar será en 2013: el V centenario del descubrimiento de la Florida. «Es un momento fantástico para presentarnos en EE.UU., un área estratégica cultural para nosotros, con el español en auge», dice.

Objetivos: China, Rusia...

En cuanto a los aniversarios monográficos, Otegui cada vez se inclina menos por el formato exposición: «Tiene un coste económico muy elevado y una incidencia muy pequeña. Es más efectivo contar historias a través de documentales, que llegan a más gente. Voy a firmar un convenio con RTVE para La 2». Dentro de la programación del tricentenario de la Biblioteca Nacional, la muestra «La Biblioteca Nacional visita los museos» se llevará también fuera de España. En el caso de Servet, nos dice, «había un proyecto para conmemorarlo. Era prácticamente un seminario. Y yo dije: “Vamos con Servet, pero a lo grande”. Lo presentaremos en su ámbito natural, Europa».

Uno de los puntos fuertes de su programa es el arte contemporáneo. Habrá tres ámbitos fundamentales: Europa, Estados Unidos y Asia. «Quiero consolidar a nuestros artistas en el mercado asiático, muy emergente». Ya han llevado a Alberto García-Alix a China. Le ha gustado tanto que se se ha quedado trabajando en el distrito de las artes, el 798. «Ahora lo llevamos a Rusia, otro lugar muy interesante, con mucho mercado. Estamos aprovechando el Año Dual España-Rusia en dos direcciones: que conozcan la arquitectura española e introducir a nuestros fotógrafos». ¿En qué se diferenciará su plan de arte contemporáneo del que puso en marcha hace unos años Miguel Ángel Cortés? «Los artistas contemporáneos se mueven mejor en colectivas, incorporados a un discurso. Tenemos un programa fantástico, el de visitantes, para dar a conocer el arte contemporáneo español. Los artistas no van fuera, sino que vienen a España los que mueven el arte contemporáneo. Les hacemos visitar a nuestros artistas y museos. Traemos a comisarios de bienales, directores de museos internacionales... Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. Es de bajo coste económico. Pero también ayudaremos a salir fuera a un artista cuando haya una institución que lo pide. Ahí está el cambio con el programa de Cortés».

Cultura está perfilando un Plan de Artes Plásticas. ¿Le parecen justas las reivindicaciones del sector? «Son importantes. El arte contemporáneo ha sido muy cenicienta, y no solo por parte de los poderes públicos. No han tenido una voz unificada y así no se consiguen las cosas. Es importante sentarse distintos sectores y poner blanco sobre negro. En principio no me parecen mal las reivindicaciones. Hay un precedente, que es el sector del libro, que ya lo hizo mucho antes, lo hizo muy bien, y es una de las industrias culturales más potentes de este país». ¿Cómo se promociona el arte español en el extranjero? ¿Con proyectos como la cúpula de Barceló en Ginebra? «Me parece que fuimos muy provincianos. Si fuera un artista francés, Francia estaría sacando pecho. En España asesinamos a nuestros talentos. Estoy esperando a ver cuándo le cae a Ferran Adrià. Tenemos tendencia en este país a machacar a los triunfadores».

Cultura versus Exteriores

Acción Cultural Española tiene un Consejo de Administración tripartito en el que están Cultura, Exteriores y Economía y Hacienda, además de una representación de Presidencia de Gobierno. ¿Hay ahora mejor sintonía entre Cultura y Exteriores que en épocas anteriores? «Yo siempre he defendido que tienes que contar con los dos Ministerios: el contenido lo pone Cultura y los ojos, Exteriores». No apuesta por asumir las bienales internacionales ni el Cervantes (dependen de Exteriores): «Con lo que tenemos, ya tenemos mucho. Hay que probar este modelo. Pero todo es revisable en esta vida».

Uno de los empeños de Charo Otegui en esta nueva etapa es «que se entienda que la cultura es un caudal de riqueza. La cultura no es un gasto, sino un potencial brutal . Ya es hora de que nos creamos que es un sector estratégico de nuestro país. Estados Unidos se ha construido en anglo, pero antes estábamos nosotros. Probablemente, si no hubiera la inmigración hispana en Estados Unidos, no tendríamos la posibilidad de entrar. Pero la hay. Nosotros, como país, le podemos dar legitimidad histórica a los hispanos que están allí. Que no sean identificados como inmigrantes, espaldas mojadas... En estos momentos en Estados Unidos ser bilingüe te hace ganar más dinero. Lo tenemos que potenciar muchísimo más».

También se han replanteado las Exposiciones Internacionales para 2012. Por un lado, Yosu, en Corea del Sur. «Decidí presentar un proyecto de ciencia puntera de nuestro país: la expedición Malaspina. No debemos renunciar a nuestro pasado. La ciencia es cultura». Por otro, Floriade, en Holanda. «Se verá que España tiene una cocina fantástica, pero también que investiga tecnológicamente con sus productos»