Los arqueólogos descubren las termas públicas de Caraca
Los arqueólogos descubren las termas públicas de Caraca - Emilio Gamo

Caraca tuvo unas termas como las de Segóbriga

El hallazgo de este edificio monumental confirma la importancia de la ciudad romana de Guadalajara entre los siglos I y II d.C.

Actualizado:

Sobre el Cerro de la Virgen de la Muela en Driebes (Guadalajara), ahora desierto, bullía hace 2.000 años el trasiego de una ciudad romana de unos 1.800 habitantes, citada por Plutarco o Ptolomeo como Caraca, que contaba con su foro y, según se ha descubierto en las últimas excavaciones, con unas termas públicas como las de Segóbriga, en Saelices (Cuenca).

En el área noroeste de la ciudad, los arqueólogos han desenterrado parte de este edificio monumental que abarcaba una superficie superior a los mil metros cuadrados y han localizado la gran palestra porticada donde los ciudadanos de Caraca se ejercitaban físicamente y la piscina de agua fría llamada «frigidarium», pavimentada con un suelo muy bien conservado de « opus reticulatum», con piezas romboidales. También han encontrado la piscina de agua templada o «tepidarium», realizada con un revoco impermeabilizante y rematada por un ábside, a la que se accedía por una escalera de grandes sillares de piedra.

Detalle del suelo en las termas de Caraca
Detalle del suelo en las termas de Caraca - Emilio Gamo

Por las similitudes de estas termas con las monumentales de Segóbriga, el equipo de investigadores que lideran los arqueólogos Javier Fernández y Emilio Gamo creen que pudieron ser edificadas «por los mismos especialistas, o al menos con el mismo modelo». Las termas públicas de Segóbriga «tienen también una gran palestra de disposición muy similar, también refuerzos en los muros para salvar el desnivel del terreno y otros elementos constructivos similares», destaca Gamo.

Ya en la disposición del acueducto de unos tres kilómetros que llevaba agua a Caraca se observaron semejanzas con el de Segóbriga, por lo que cada vez cobra más fuerza la hipótesis de que hubo ingenieros romanos que trabajaron en ambas ciudades o al menos unos se inspiraron en los otros.

Recreación de las termas monumentales de Segóbriga
Recreación de las termas monumentales de Segóbriga - Cultura Castilla-La Mancha

Las termas, un centro de encuentro social de gran relevancia para la vida ciudadana, fueron construidas «en la segunda mitad del siglo I d.C.», coincidiendo con el momento en el que se modificó el urbanismo de la ciudad en torno a dos ejes principales, el cardo y el decumano y se levantó el foro.

«La existencia de estas termas públicas confirma la importancia de la ciudad de Caraca entre los siglos I y II d.C.», señalan los investigadores.

Un violento incendio a mediados del siglo II

A mediados del siglo II, un violento incendio destruyó las termas, a juzgar por los hallazgos de los arqueólogos. «Localizamos un importante nivel de cenizas durante la excavación, así como los restos de cerámica, suelos y muros quemados», explica Gamo. Se desconoce qué pudo originar el fuego que devoró las termas, que se reocuparon después en precario, como espacio de habitación.

Tanto en el valle del Tajo como en la zona elevada del valle del Tajuña se han encontrado evidencias paleosísmicas, por lo que no sería descartable que el desarrollo de la ciudad de Caraca se hubiera visto afectada en algún momento por actividad sísmica. «Realmente hay indicios que podrían indicar esta posibilidad, como la orientación del derrumbe de los muros, pero aún es pronto para asegurarlo con certeza. Hace falta más superficie excavada para confirmarlo», subraya Gamo.

El codirector del equipo arqueológico de Caraca señala además que durante la segunda campaña de excavaciones que se llevó a cabo en el verano de 2018, se descubrieron «grafitos sobre cerámica» que en la mayor parte de los casos aluden a «nombres de personas, como marca de propiedad».

«Estamos muy satisfechos con esta campaña de excavaciones y creemos que demuestra la importancia que tuvo esta ciudad en época del Alto Imperio en el valle medio del Tajo», valora Gamo antes de apuntar cuáles serán sus próximos objetivos una vez que la Diputación de Guadalajara ha aprobado un convenio con el Ayuntamiento de Driebes para apoyar la investigación. «Esperamos que este año podamos tener recursos para continuar con los trabajos arqueológicos, que centraremos en el sistema de captación de aguas para la ciudad, específicamente en el acueducto».