Los actores de «Titanic» se indignan con dos mujeres por ver el Colombia-Inglaterra en su obra, y las redes les atacan

Ellas celebraron cada gol en la tanda de penaltis, justo en los momentos más desgarradores de la obra en el bote salvavidas. El protagonista descargó su furia en Twitter contra ambas y, sin embargo, sus mensajes se volvieron en su contra: «Quizá el teatro debiera ser más interesante»

Actualizado:

Las dos mujeres estaban en primera fila de una obra reconocida con premios Tony, pero eso no iba a ser óbice para que quisieran seguir durante el desarrollo de «Titanic» la tanda de penaltis del Colombia-Inglaterra, según la BBC. Y Niall Sheehy no pudo más.

El protagonista del musical, que se presentaba en Nottingham, escribió en Twitter: «Ustedes son los miembros más ignorantes de la audiencia ante los cuales yo haya tenido la mala fortuna de actuar». El actor cuenta que ambas no se limitaron a encender los móviles y seguir la tanda de penaltis sino que celebraban cada gol.

«Estoy perplejo. Dos señoras, una mayor y otra de mediana edad, sentadas directamente en la primera fila, estaban claramente mirando el fútbol en sus teléfonos durante los momentos más desgarradores de la escena de los botes salvavidas, vitoreando y riendo como estúpidas colegialas», dijo Kieran Brown, otro de los miembros del elenco. «Decir que estoy furioso es poco. Debieron haber sido desalojadas para que fueran avergonzadas», añadió.

Sheehy cuenta que uno de los actores de la obra intentó hacerles ver con señas que lo que hacían era inadecuado y que apagaran sus móviles, cuenta la BBC. Sin embargo, ellas hicieron el gesto de pulgares arribe y le dijeron: «¡Ganamos!». «Creo que usted nos ha dejado claro a todos que es la mujer más estúpida sobre el planeta. Por favor, eviten asistir a cualquier producción teatral en el futuro», dijo el actor.

Como estrambote final a esta historia tenemos un nuevo giro de guion, puesto que las respuestas que recibieron los intérpretes no fue de comprensión total sino que algunos en las redes les atacaron porque «quizá el teatro debería ser más interesante» o, directamente, cuestionaron que fueran «ingleses» por haberse molestado por lo ocurrido.