Los restos, con una antigüedad de entre 900 y 600 años, han sido encontrados en Gran Bretaña
Los restos, con una antigüedad de entre 900 y 600 años, han sido encontrados en Gran Bretaña - ABC

Desentierran los restos de decenas de monjas medievales acusadas de brujas y de practicar sexo

La forma en la que fueron enterradas, así como su cercanía a un convento, hace suponer a los investigadores que eran religiosas que cayeron en desgracia

Actualizado:

Una excavación rutinaria realizada cerca del estadio de fútbol del «Oxford United» (en Gran Bretaña) ha terminado convirtiéndose en un macabro funeral medieval. Y es que, tal y como afirma la versión digital del diario « Daily Express», los operarios se encontraron con una curiosa sorpresa al levantar la tierra: un cementerio con unos 100 esqueletos del S.XII.

El origen de muchos de ellos no puede ser más llamativo pues, tras realizar unas pruebas previas, los expertos han determinado que podría tratarse de un grupo de monjas que fueron acusadas de estar obsesionadas con el sexo y ser brujas.

Este espeluznante cementerio fue encontrado cerca de la zona en la que se hallaba Littlemore Priory, un antiguo convento fundado en el año 1100 con la finalidad de albergar un grupo de monjas en su interior. Sin embargo, se sabe que el centro fue clausurado en el año 1500 por el cardenal Wolsey, que acusó a las residentes de tener un «comportamiento inmoral».

«Sabíamos que el convento estaba allí y que íbamos a encontrar algo, pero el número de enterramientos fue una verdadera sorpresa. El número y la variedad de los cuerpos nos da la oportunidad de saber cómo vivían las monjas en aquella época», ha señalado Paul Murray, jefe de los servicios de arqueología del «John Moore Heritage Service».

¿Por qué monjas?

Tras realizar una serie de pruebas, se ha determinado que los esqueletos son femeninos y tienen entre 600 y 900 años. Estos datos, unidos a la forma en la que fueron enterrados los cuerpos, hace suponer a los arqueólogos que los restos se corresponden con religiosas que cayeron en desgracia.

Concretamente, los expertos han hallado algunos cuerpos inhumados boca abajo, un castigo que solía aplicarse a las monjas que pecaban, ya fuera por haber sido encandiladas por el sexo contrario o por haber realizado magia negra. A su vez, los encargados de la excavación han determinado que, al ser enterradas tan cerca del convento, es muy probable que tuvieran una relación directa con él.

Con todo, entre los cuerpos también se han hallado los restos de hombres y niños. Entre ellos, destaca el esqueleto de un pequeño de edad desconocida que fue enterrado en un ataúd, algo que denota que provenía de una familia acomodada. Por su parte, los huesos de las monjas serán estudiados para conocer un poco más de las mujeres que habitaron la zona hace unos 900 años.