Señales desde Gliese 581g, escépticos y convencidos
La señal detectada por el astrónomo Ragbir Bhathal

Señales desde Gliese 581g, escépticos y convencidos

Un misterioso pulso de luz captado hace dos años en los alrededores del planeta por un astrónomo australiano abre un debate entre los lectores de ABC

madrid Actualizado:

Tras el anuncio hace tan solo unos días del descubrimiento de un planeta, el Gliese 581g, que parece cumplir todos los requisitos necesarios para ser habitable, Ragbir Bhathal, un prestigioso astrónomo australiano, miembro del programa SETI de búsqueda extraterrestre, ha salido a la luz pública por un inquietante trabajo que él mismo dirigió hace dos años. Un artículo publicado bajo la firma de José Manuel Nieves describe el contenido de ese estudio, en el que Bhathal asegura haber captado un único y misterioso pulso de luz procedente de la misma región del espacio en la que se ha encontrado el nuevo planeta. La noticia ha provocado un encendido debate en la web de ABC, donde algunos lectores muestran sus conocimientos sobre astrofísica y calculan cuánto habrá tardado la señal en llegar hasta la Tierra. Otros, más escépticos, se preguntan si de verdad llegaremos alguna vez a recibir un «hola» desde más allá de las estrellas, mientras que hay quien anima a los científicos a insistir en el contacto como la mejor forma de asegurar «el futuro de la Humanidad».

«No es la primera señal misteriosa que la Humanidad recibe del Cosmos», apunta un lector que firma como Pygmalion82. «El telescopio Big Ear (...) detectó en 1977 un onda singular. Jerry Ehman, astrónomo y trabajador voluntario en el proyecto SETI, detectó en su computadora dicha señal con el código alfanumérico 6EQUJ5. Muchos astrónomos consideraron que una señal de estas características sólamente podía haber sido producida por una civilización avanzada», recuerda.

Entre el centenar de comentarios, un lector llamado Enri cree que un haz de luz enviado hace 20 años puede ser «cualquier evento catastrófico ocurrido allí o quizás una señal de vida». Otro, que firma como Darwin, estima que el pulso no parece una señal dirigida intencionalmente hacia la Tierra. «En el caso de que fuese artificial, probablemente lo que sucedió es que atravesamos accidentalmente su haz láser y por eso la duración es tan corta», indica. «No creo que se trate de algo artificial extraterrestre -continúa-, pero en todo caso creo que es una imprudencia y una irresponsabilidad ponerse a enviar señales de ningún tipo al espacio».

Curiosamente, esta idea se ha repetido en los comentarios, por temor a que si existe vida inteligente más allá de la Tierra y descubra dónde estamos, llegue hasta aquí con intenciones muy poco amables, como sugería Stephen Hawking. Hay quien se pregunta, «¿no pueden ser corruptos, imperialistas, saqueadores y que nos consideren una forma de vida inferior?». No todos están de acuerdo. Si lográramos hacer contacto ,«yo, como físico, me moriría muy feliz y satisfecho», se lee en otro comentario.

«Fenómeno fortuito»

Hormax razona que «en la larga existencia del Universo, la vida, tal y como la conocemos, ocupa un estrechísimo segmento, por lo que encontrar un tipo de vida con un desarrollo similar al nuestro es prácticamente imposible». Pero eso es ir mucho más allá. Centrándonos en la señal, Gonzalo apunta que «para que pudiéramos hablar de señales inteligentes debería haber una secuencia de pulsos (picos, en el gráfico) que, en conjunto, formaran un mensaje. Lo que aparece en el gráfico más bien parece un fenómeno natural fortuito», explica.

Los lectores, que también han seguido la noticia a través de Facebook y Twitter, han discutido sobre cuándo se produjo la señal, cuánto tardó en llegar a la Tierra desde esa zona del espacio y cuánto tardaría una respuesta desde nuestro planeta y una nueva contestación, una cuestión de tiempo que puede dejarnos con la incógnita de qué es lo que realmente se detectó en los alrededoers de Gliese 581g. Como dice un lector, «no quiero morirme sin saberlo». Y tú, ¿qué opinas?.