Autorretrato del Curiosity en Marte - NASA

Siete años del Curiosity en Marte: siete cosas increíbles que ha descubierto en el planeta rojo

El 6 de agosto de 2012 aterrizó sobre la superficie marciana y desde entonces ha sido una inestimable ayuda para conocer mejor a nuestro vecino cósmico

MadridActualizado:

Se cumplen siete años de la llegada del Curiosity a Marte. Este astromóvil de exploración forma parte de una misión espacial que se lanzó el 26 de noviembre de 2011 y aterrizó en territorio marciano el 6 de agosto de 2012. Aunque en principio la misión estaba programada para durar dos años, los grandes avances que ha proporcionado el Curiosity han hecho que se prolongue de manera indefinida. En coincidencia con este séptimo cumpleaños, la web Science Alert ha querido hacerse eco de los siete descubrimientos más importantes de estos años.

1. Hallazgo de agua. El Curiosity fue el responsable de encontrar en el año 2013 lo que parecía ser una corriente seca de agua. Este fue el primer indicio que confirmaba que en algún momento el planeta rojo albergó este preciado líquido indispensable para la vida. Este descubrimiento fue seguido por la confirmación de que el Cráter Gale había sido en el pasado un gran lago y, posteriormente, los vestigios que nos muestran que aún hoy en día podría haber agua, cambiando así nuestra percepción de Marte como un planeta árido y desértico.

2. Los «pedos» de Marte. El Curiosity ha detectado niveles de metano fluctuantes, un gas que en nuestro planeta es mayormente producido por procesos biológicos. Esto puede llegar a indicar que hay pequeños microbios viviendo bajo la superficie de Marte, aunque en otros lugares del Sistema Solar el metano es producido por procesos geológicos, por lo que los investigadores continúan indagando el origen de este gas.

3. Compuestos orgánicos. El año pasado se encontraron evidencias de diferentes compuestos orgánicos, concretamente se identificó tiofeno, metilitofenos, metanetiol y sulfuro dimetilo. Esto demuestra que la química orgánica en la lutita marciana (roca sedimentaria clástica de grano muy fino) es muy similar a de la de la Tierra.

4. Cielo opuesto. El Curiosity ha permitido que los terrícolas podamos ponernos románticos y observar cómo son los atardeceres marcianos. Al contrario que en la Tierra, donde el cielo está azul durante el día y se vuelve rojizo en el crepúsculo, en Marte el cielo es rojo durante el día y se tiñe de azul en el ocaso. Esto ocurre porque en la Tierra las moléculas de gas de la atmósfera dispersan las longitudes de onda de luz en el extremo azul del espectro, mientras que en Marte el polvo existente dispersa las longitudes de onda rojas, dejando un cielo azulado.

5. Descubrimiento de boro. Este mineral fue hallado por primera vez por este astromóvil de exploración. Una de las teorías que explican la presencia de este mineral en el planeta rojo es que está ahí debido a un proceso de evaporación, teniendo en cuenta los depósitos de boro encontrados en la Tierra. Según esto, el boro habría sido disuelto en agua líquida que estaba a temperaturas entre 0 y 60 grados centígrados y que se secó posteriormente.

6. Una lista completa de ingredientes de vida. Uno de los hallazgos más recientes fue que Marte pudo acoger en algún momento vida microbiana. Sulfurol, nitrógeno, hidrógeno, oxígeno, fósforo y carbono fueron algunos de los ingredientes químicos encontrados en Marte, los cuales son claves para construir el ADN. Esto, combinado con el ambiente húmedo del planeta, hacen de él un entorno habitable, si nos basamos en lo que sabemos de la vida terrestre.

7. Más lunas, más eclipses. Marte tiene dos lunas, Fobos y Deimos, que dan vueltas al planeta a una velocidad muy rápida: Fobos orbita Marte en 30,3 horas, mientras que Deimos lo hace en 7,65 horas. Esto favorece que haya numerosos eclipses, algo que el Curiosity ha podido captar en multitud de ocasiones. Sin embargo, los eclipses son diferentes a los terrestres, ya que tan solo se puede observar un pequeño punto pasando por delante del astro rey, sin llegar a cubrirlo totalemente como ocurre en la Tierra.