Interior de una cápsula de entrenamiento con los tripulantes del Apolo 8
Interior de una cápsula de entrenamiento con los tripulantes del Apolo 8 - NASA

Apolo 8 cumple 50 añosLos primeros hombres que sobrevolaron la Luna

La primera misión en enviar tripulantes a la órbita del satélite cumple 50 años este viernes

MADRIDActualizado:

La misión Apolo 8, lanzada el 21 de diciembre de 1968, marcó un punto de inflexión, normalmente poco reconocido, en la carrera espacial. Fue la primera misión en enviar humanos a la vecindad de la Luna y el primer viaje tripulado más allá de la órbita baja de la Tierra.

Con el Apolo 8, los astronautas Frank Borman, James Lovell y William Anders se convirtieron en las primeras personas en ver la cara oculta del satélite. Y, sobre todo, este viaje demostró que Estados Unidos estaba casi listo para enviar su misión tripulada a la superficie, que culminó con el histórico paseo de Neil Armstrong, el 20 de julio de 1969.

Además, la misión Apolo 8 fue la que permitió que, por primera vez, un humano fotografiara la Tierra en toda su extensión, con una histórica instantánea conocida como el «Earthrise». «¡Oh, Dios mío, mira esa foto por ahí! ¡La Tierra está saliendo!», dijo William Anders un 24 de diciembre de 1968. En aquel momento, el planeta despuntaba por el horizonte desolado del satélite, tal como ocurre en nuestro mundo cuando sale la Luna.

«Earthrise», una de las fotos más relevantes del siglo
«Earthrise», una de las fotos más relevantes del siglo - NASA/William Anders

Anders tomó 14 fotos de la Tierra y siguió trabajando. En total, los astronautas del Apolo 8 hicieron 800 valiosas fotografías, que luego resultaron ser cruciales para escoger el lugar de aterrizaje del Apolo 11.

Esta misión fue también la prueba de fuego para el cohete Saturn V, puesto que se convirtió en su tercer vuelo y en el primero de ellos que era tripulado. Además, el lanzamiento del Apolo 8, fue el primer despegue tripulado desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, que luego se convirtió en el epicentro de las misiones con astronautas.

Lo cierto es que el lanzamiento de una nave tripulada por tortugas por parte de la Unión Soviética, en la misión cislunar (entre la Tierra y la Luna) Zond 5, en noviembre de ese año, precipitó los planes de la NASA, ante el temor de que los soviéticos volvieran a adelantarse y enviaran una tripulación de cosmonautas a la superficie del satélite. Por este motivo Apolo 8 adquirió objetivos más ambiciosos, en los que se incorporó la órbita lunar y el uso de un módulo de comando en el viaje.

El campo de influencia de la Luna

Finalmente, el viaje hasta la Luna duró 68 horas (casi tres días) y alejó la nave hasta una distancia máxima de 377.349 kilómetros, no sin antes convertirse en la primera misión en atravesar el cinturón de radiación de Van Allen, una banda en la que se acumulan partículas de alta energía procedentes del Sol y que son frenadas por el campo magnético de la Tierra. También fue la primera ocasión en la que un ser humano fue más «abrazado» por la gravedad de un cuerpo extraño que por la gravedad terrestre.

De izquierda a derecha: James Lovell, William Anders y Frank Borman, tripulantes del Apolo 8
De izquierda a derecha: James Lovell, William Anders y Frank Borman, tripulantes del Apolo 8 - NASA

Poco después de llegar a la Luna fue cuando estos tripulantes vivieron los cuatro minutos más largos de su vida. El encendido de los motores de la nave debía ponerles en la órbita del satélite. Si los propulsores hubieran empujado demasiado, habrían acabado estrellándose contra la superficie. Si hubieran empujado menos, podrían haber acabado perdidos en el espacio.

Lovell describió lo que pudieron ver a través de los ventanucos: «La Luna es esencialmente gris, sin color: parece yeso o la arena de una playa grisácea».

Retransmisión en Nochebuena

Los tripulantes contactaron con nuestro planeta en plena Nochebuena, permitiendo que mil millones de personas lo vieran en sus televisores en aquel momento o después. Fue entonces cuando la tripulación leyó los últimos diez versos del Génesis, y le desearon a los televidentes lo siguiente: «Buenas noches, buenas suerte y feliz navidad, que dios os bendiga a todos vosotros, a todos vosotros sobre la buena Tierra».

Módulo de comando del Apolo 8 izado a bordo del «Yorktown», el 27 de diciembre de 1968
Módulo de comando del Apolo 8 izado a bordo del «Yorktown», el 27 de diciembre de 1968 - NASA

Gracias a este viaje, la NASA descubrió que en el espacio era recomendable que los astronautas durmieran a la vez para poder descansar sin que les molestase el ruido de los compañeros. Frank Borman enfermó, y se descubrió algo parecido a un «mal de astronauta» asociado con moverse por la nave en ingravidez, y que le causó diarrea y vómitos.

Los astronautas volvieron a la Tierra el 27 de diciembre de 1968, cuando su cápsula amerizó en el Pacífico Norte y fueron recogidos por el legendario portaaviones «USS Yorktown». La revista Time les nombró «Los hombres del año» y la revista Life seleccionó la foto de «Earthrise» como una de «Las 100 fotografías que cambiaron el mundo». Más de 1.200 periodistas cubrieron la misión, y la BBC lo retransmitió para 54 países en 15 idiomas. Se estima que al menos un cuarto de todas las personas vivas en aquel momento vio la retransmisión navideña durante la novena órbita a la Luna.

En el año 68, sacudido por la agitación en la calles de Europa y Estados Unidos y la Primavera de Praga, el efecto Apolo 8 pudo ser resumido con el telegrama que Borman recibió de un desconocido, tras la misión: «Gracias Apolo 8. Salvasteis 1968». Además de eso, lograron que la aventura del hombre en la Luna fuera imparable.