Recreación de cómo se vería el TMT en La Palma
Recreación de cómo se vería el TMT en La Palma - TMT

Dos meses críticos para saber si el telescopio más avanzado del mundo vendrá a Canarias

El rechazo de los nativos de Hawái abre la oportunidad de que España albergue el Telescopio de Treinta Metros

MadridActualizado:

La radicalización de las protestas de los nativos hawaianos para que el Telescopio de Treinta Metros (TMT por sus siglas en inglés) no se ubique en la montaña sagrada Mauna Kea ha dado sus frutos. El consorcio internacional encargado de construir el que será observatorio más avanzado y grande del mundo ha empezado a activar el «Plan B». Y ese proyecto alternativo pasa por Canarias.

Concretamente por la isla de La Palma y el Observatorio del Roque de los Muchachos, donde en 2016 el consorcio aprobó trasladar el TMT en el caso de que finalmente las negociaciones con los detractores hawainos no llegasen a buen término. Según confirma el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Consejo de Dirección del TMT decidió el pasado 24 de julio solicitar formalmente los permisos de construcción en Canarias.

«Lo que no quiere decir que se vaya a construir seguro», apunta a ABC Rafael Rebolo, director del IAC. «A mí me comunican la decisión el 26 de julio y el 30 lo remito al IAC. A partir de aquí se inician los procedimientos para la concesión del terreno del Cabildo a nuestra institución, lo que podría estar a principios de septiembre», continúa. Una vez concluidos estos trámites administrativos -que no tienen visos de ser denegados, pues desde los ayuntamientos implicados hasta el Gobierno central por boca del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, han apoyado la llegada del TMT a Canarias-, el consorcio del telescopio pedirá los permisos de obra de forma oficial. «Y en el tiempo que transcurran estos procedimientos, el consorcio intentará solucionar lo de Hawái», explica Rebolo.

El conflicto con los nativos

Lo cierto es que la situación pinta peliaguda en el Pacífico. Cientos de manifestantes bloquearon las obras previstas para su incio el pasado mes de julio, ya que consideran que Mauna Kea ya ha sido profanada con otros trece observatorios que también han tenido que ser evacuados.

La montaña, llamada Mauna O Wakea por los nativos hawaianos, es la más alta de las islas, y su cima se considera sagrada en la cultura tradicional hawaiana. Se trata del lugar donde el dios del cielo, Wakea, se reunió con Papa Hanau Moku, la diosa de la tierra, creadora de las islas. Históricamente solo los jefes de más alto rango podían pisar aquellas tierras. Además, existen otros sitios culturales en la montaña como un lago sagrado, cementerios históricos y una cantera donde se hicieron herramientas de piedra.

«Nuestro objetivo es detener el TMT», afirmó Kaho’okahi Kanuha, líder de los manifestantes, durante una conferencia de prensa del 16 de julio. «Estamos en contra de la destrucción de nuestra montaña». Incluso el actor hawainano Jason Momoa, conocido por su papel en «Juego de Tronos», ha pedido públicamente que se traslade el proyecto a Canarias.

La esperanza de La Palma

El TMT (ideado por un consorcio internacional con China, India y Japón como principales contribuyentes junto con Canadá, el Caltech -el original impulsor del telescopio- y la Universidad de California y la fundación AURA, que engloba a más de 40 instituciones de investigación) está diseñado para ofrecer una visión de los lugares más profundos de nuestro universo y permitiría examinar el tiempo inmediatamente posterior al Big Bang. Una vez construido, se espera que los científicos usen el telescopio para explorar preguntas fundamentales sobre el universo, incluyendo si hay vida fuera de nuestro Sistema Solar y cómo se formaron las estrellas y galaxias.

El TMT poseerá una sensibilidad diez veces superior a la de los observatorios ópticos e infrarrojos de más capacidad ya existentes y con el sistema de óptica adaptativa que corrige la distorsión de la imagen causada por la atmósfera, podrá proporcionar imágenes doce veces más nítidas que el Telescopio Espacial Hubble.

A pesar de que la alternativa ha empezado a tomar curso, el director ejecutivo del TMT, Ed Stone, afirmó en un comunicado que el consorcio todavía quiere comenzar a trabajar en Mauna Kea, pero que necesita tener un plan de respaldo. «Estamos en el proceso para permitir que el TMT se construya en el sitio del ‘plan B’ en España si no fuera posible construir en Hawai (...) Pero Mauna Kea sigue siendo el sitio preferido».

Probabilidades 50/50

«Yo creo que las probabilidades entre Hawái y Canarias están a un 50 a 50, pero hay que ser cautos», aventura Rebolo. «Nuestra principal preocupación es que el proyecto salga adelante, sea donde, sea porque es muy importante para toda la ciencia», concluye recalcando que Canarias ya ha probado sobradamente sus aptitudes para albergar el TMT, ya que el Gran Telescopio de Canarias -el más grande construido hasta la fecha- «ha demostrado estar a la altura de los observatorios hawaianos».

Si finalmente este proyecto, que tendrá un coste de unos 1.400 millones de dólares (unos 1.250 millones de euros) sale adelante, significará para España no solo albergar el telescopio terrestre más potente creado por el hombre, sino la posibilidad de que los científicos españoles tengan acceso a estas instalaciones punteras de forma privilegiada. «Se ha acordado que de toda la actividad realizada en el TMT, el 10% sea llevada a cabo por científicos adscritos a instituciones españolas sin invertir en matenimiento ni construcción», afirma el responsable del IAC. Si al final España es la elegida, habrá que esperar al menos otros siete años hasta que se construya. «Pero, de momento, hay que tener paciencia. Los próximos dos meses serán cruciales».