Las grandes aves tienen erecciones sin sangre
El pene de un avestruz (a-c) y de un emú (d–f). - Journal of Zoology

Las grandes aves tienen erecciones sin sangre

El pene de las avestruces se agranda con líquido linfático, al contrario de lo que se creía

madrid Actualizado:

Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale ha solucionado uno de los grandes misterios sobre la vida sexual de las grandes aves. Hasta ahora, se creía que gigantes como las avestruces tenían erecciones con mecanismoas similares a los de los varones humanos, pero resulta que, en realidad, sus penes no se llenan de sangre para entrar en acción, sino que, como los de otros pájaros, aumentan su tamaño gracias a la linfa, el líquido transparente que recorre los vasos linfáticos. El hallazgo aparece en la revista Journal of Zoology.

La mayoría de las aves se reproducen con un "beso cloacal", juntado sus cloacas el tiempo suficiente para que los espermatozoides pasen de los machos a las hembras. La cloaca es una única abertura a través de la cual se eliminan la orina y las heces, pero algunas especies, como patos, gansos, cisnes y flamencos también poseen un pene.

En las aves, este órgano reproductor es inusual, ya que es agrandado por la linfa, el líquido que se encuentra en los tejidos corporales. Desde el siglo XIX se pensaba que la familia de rátidas, desde los grandes avestruces a los pequeños kiwis pequeños, era la excepción a la regla y tenían erecciones sanguíneas.

Para resolver el enigma, los científicos, dirigidos pora la doctora Patricia Brennan, examinaron detenidamente el pene de un macho de avestruz y de tres emús. Eran diferentes. Aunque el pene del avestruz tiene vasos sanguíneos cerca de su superficie, lo que le hace tener un color rosa, se llena de linfa, no de sangre. Esto confirma que el mecanismo de la erección linfática evolucionó en el ancestro de las aves, pero los motivos del cambio siguen siendo misterio.