Imagen virtual de las nuevas Glòries, un gran pulmón verde
Imagen virtual de las nuevas Glòries, un gran pulmón verde - bcn.cat
urbanismo

Glòries: de anillo gris a pulmón verde de Barcelona

La plaza de les Glòries de la ciudad renacerá en 2018 como un gran parque verde peatonal

Actualizado:

De anillo gris a pulmón verde. El proyecto que ha ganado el concurso de diseño de la nueva plaza de las Glòries hará renacer entre los cruces de las avenidas Diagonal y Meridiana y la Gran Vía un gran parque. La propuesta de la UTE Agence Ter & Ana Coello de Llobet, bautizada como ‘Canòpia Urbana’, construirá «nudos intensificadores de la ecología».

Precisamente el proyecto habla de canopia, que es el dosel que forman las copas de los árboles y que, según sus diseñadores, resume la voluntad de que Les Glòries sea la pieza fundamental de un eje verde de Barcelona y ayude a reintroducir la naturaleza en la ciudad.

El nuevo espacio será una mezcla entre parque y plaza. Los coches y asfaltos estarán borrados del mapa: las obras contemplan la construcción de un túnel central soterrado por donde pasará el tráfico rodado. El transporte público quedará en la zona sur de la gran plaza y el proyecto deja abierta la más que hablada y estudiada conexión de Trambaix y Trambesòs por la Diagonal.

Además, la nueva explanada verde tendrá un mirador lúdico que permita observar el ‘skyline’ de Barcelona y tener una nueva visión de la Sagrada Familia, la Diagonal y el 22@ e incluso la próxima Torre Agbar. La zona pasará a ser totalmente peatonal y tendrá carriles bici y sistemas inteligentes para reducir la demanda energética y de agua.

El alcalde Xavier Trias desveló ayer el proyecto definitivo, en un acto en el que destacó que la ciudad ganará con este nuevo espacio y que con ella se culminará el «pequeño sueño» que ideó Ildefons Cerdà. Trias recordó que «tendremos que acompasar» el desarrollo de las nuevas Glòries con el de los equipamientos.

Aunque todavía quedan al menos cuatro años para ver el proyecto culminado, el avance que supone el paso de ayer y el hecho de que ya se están realizando los primeros trabajos en los entornos finalmente coge forma. Un proyecto que el alcalde reconoció que había sido «una patata caliente» durante años.

La portavoz de la unión de empresas, formada por arquitectos autóctonos y franceses, Ana Coello, detalló ayer que su intención es hacer de Glòries una pieza central del eje verde que unirá Trinitat, La Sagrera y Ciutadella, permitirá dar continuidad a las vías ya existentes.

La idea ganadora, que se ha impuesto a otras nueve, tiene un coste aproximado de 29,9 millones de euros y se podrá ejecutar durante en seis fases, entre 2015 y 2018. Los responsables del concurso público señalaron en que el proyecto fue muy bien acogido y valorado desde el primer momento porque permite realizar la transformación de las Glòries con un presupuesto viable y con varias fases.

Primero toca el derribo del anillo

El inicio de las obras de las nuevas Glòries no arrancará hasta que termine el desmontaje del tambor viario, una medida que requiere un trabajo lento y laborioso que ya está en marcha. Su derribo, que cuesta 26,1 millones de euros, tiene que terminar este año. La construcción del túnel subterráneo para el paso del tráfico rodado empezará en 2015.

El próximo gran paso en esta macrooperación es el inicio del derribo del tambor, que arrancará en breve y que se realizará en dos fases. Esta semana precisamente se iniciaron los trabajos para trasplantar los más de 200 árboles que ocupa el espacio central del tambor, que se reubicarán en la nueva plaza una vez terminen los trabajos.