Deportes

Deportes / deportes en celuloide (I)

«El secreto de sus ojos»: el asesino al que delató el fútbol

Juan José Campanella filmó un memorable plano secuencia en un partido del Racing de Avellaneda, una de las mejores escenas sobre fútbol de la historia

Día 04/07/2012 - 14.09h
«El secreto de sus ojos»: el asesino al que delató el fútbol

Compartir

[La serie "Deportes en celuloide", que repasará las mejores películas sobre temas deportivos, saldrá a diario durante el mes de julio en ABC.es]

“El tipo puede cambiar de todo. De cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios... Pero hay una cosa que no puede cambiar. No puede cambiar de pasión”. Esta frase. E inmediatamente después,un plano-secuencia de más de siete minutos en el estadio del Club Atlético Huracán que pone los pelos de punta aunque uno no sepa para qué sirve un balón. Forman la mejor escena sobre fútbol que ha dado la historia del cine:

La historia de “El secreto de sus ojos” gira en torno a la filosofía de la pasión contenida en la cita. La pasión es lo que delata al escurridizo asesino al que los dos policías protagonistas pretender dar caza. La pasión por el fútbol, un tema del que Argentina puede hablar largo y tendido. Tenía que ser un argentino como Juan José Campanella, fanático del Club Atlético Independiente, a quien se le ocurriera que lo que termina traicionando al criminal en fuga de su historia es la fidelidad a un equipo de fútbol. A un guionista de Hollywood jamás se le habría pasado por la cabeza.

El inspector Espósito (Ricardo Darín) y su ayudante Sandoval (Guillermo Francella), se pasan un año persiguiendo a un sospechoso del que solo tienen doce cartas que escribió a su víctima. Sin una sola pista que permita localizarle... Excepto seis referencias a nombres propios sin aparente trascendencia: Oleniak, Anido, Mesías, Manfredini, Bavastro, Sánchez.

Emborrachándose en un bar, Sandoval descubre con ayuda de un parroquiano que son jugadores del Racing de Avellaneda. Se le enciende la bombilla: acude con Espósito a un encuentro entre Huracán y Racing, sospechando que han encontrado la debilidad de su presa. En efecto, el sospechoso está allí, mezclado en el graderío del Estadio Tomás Adolfo Ducó. Ha podido cambiar su casa, su trabajo, los lugares que frecuenta... Todas sus rutinas. Pero no ha sido capaz de dejar plantado a su equipo.

Campanella, a lo Orson Welles

La película continúa en la laureada escena del estadio, que se inicia con una toma aérea, sigue con una persecución que recorre las gradas y los túneles interiores, y finaliza siete minutos después, sin un solo corte, con un primerísimo primer plano del rostro del detenido sobre el césped tras haber interrumpido el juego. Es lo mejor que Juan José Campanella ha rodado en toda su carrera. Un larguísimo plano-secuencia que puede competir de tú a tú con Orson Welles y su famosa escena inicial de “Sed de mal”. Cuentan que en la ceremonia de los Oscar donde “El secreto de sus ojos” ganó el premio a la Mejor Película Extranjera, la directora de casting de “Avatar” se acercó a Campanella para preguntarle cómo habían conseguido filmarla.

No se lo dijeron. El director prefiere mantener el secreto, aunque se sabe que usó grúas en las tomas aéreas, transiciones en 3D y la rodó en el estadio con solo 200 extras. Posteriormente agregó al resto del público con efectos de animación, utilizando el mismo “software” que Peter Jackson en “El señor de los anillos”. En las secuencias de persecución se utilizó cámara en mano.

Solo esa escena llevó tres días de rodaje.... Además de dos años de preparación y nueve meses de post-producción. Campanella es un obseso de los detalles. No solo midió al milímetro todos los aspectos técnicos, sino que cuidó los detalles históricos. El locutor que narra el partido es un “doble” del mítico periodista argentino José María Muñoz. El encuentro, por supuesto, se jugó realmente. El 18 de mayo de 1975. Lo ganó Huracán por 3-2. Tampoco el hecho de que el asesino sea hincha de Racing es casual: es el mayor rival de Independiente, el equipo de los amores de Campanella.

Contra el divorcio entre cine y fútbol

El resultado de todo esto: que con un presupuesto de dos millones de euros, mano maestra y amor por el detalle, Campanella aportó a la historia del cine argentino una escena digna de los mejores directores del mundo. Y de paso, firmó un monumental homenaje a la pasión por el fútbol, el deporte olvidado por el celuloide.

Porque Hollywood no entiende de fútbol. La mentalidad americana ve épica en las grandes gestas individuales: el boxeador, el “quaterback”, la estrella del equipo de baloncesto... Son héroes habituales de la gran industria del cine. Pero un estadounidense no puede comprender la grandeza colectiva del fútbol, que está tanto en el Maradona que anota el gol definitivo como en las miles de personas que lo jalean en la grada. Que entre esos miles haya incluso un asesino que se arriesga a ser descubierto porque, sencillamente, no es capaz de dejar de ir al campo a dejarse la garganta animando a un equipo que lleva nueve años sin ganar nada. Una pasión es una pasión, al fin y al cabo.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Resultados

Buscador deportes

Resultados, datos y estadísticas deportivas

Buscar »

ABC Real Madrid

REAL MADRID

Jesé, de enfadado a titular

T. G. M. El canario ha cambiado el chip. Antes se enojaba si no jugaba. Se bloqueaba. Ahora trabaja, se calla y juega

Más información en Real Madrid

ABC Atlético de Madrid

Atlético de Madrid

Carrasco es el nuevo ídolo

MIGUEL ÁNGEL BARROSO. Gran partido del extremo belga, con golazo incluido, en el convincente triunfo del Atlético ante el Valencia (2-1)

Más información en Atlético de Madrid

Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.