Toledo

Toledo

«Toledo es una ciudad de Oriente inserta en Occidente»

Compartir

Se presentó en Toledo su último libro, «La España Mágica»José Ignacio Carmona, investigador y escritor

Día 30/04/2012
«Toledo es una ciudad de Oriente inserta en Occidente»

La obra ahonda en otros trabajos realizados antes por otros especialistas en la materia, como Fernando Sánchez Dragó, Julio Caro Baroja o Juani Atienza, entre otros. José Ignacio Carmona, presidente de Tarbut Sefarad en Polán y miembro de la Gran Logia de España, analiza los mitos, leyendas y curiosidades pintorescas presentes en el imaginario colectivo de nuestra sociedad y hace un apartado a su ciudad, Toledo, dedicando un capítulo especial a la Cueva de Hércules y a otros secretos relacionadas con su pasado legendario.

—¿Qué tipo de libro es «La España Mágica»?

—Es una especie de retablo de curiosidades sobre lo que es una España desconocida, ya que la magia es una faceta de nuestro país no tan conocida, pues es un ámbito que, aunque no es tributario de la filosofía, la historia, la etnografía o la antropología, mantiene un ascendente con este tipo de campos. Por eso, el libro tiene un poco de todas estas disciplinas y luego contiene un anecdotario de tradiciones mágicas y supersticiosas, las cuales tienen una explicación en la raíz de nuestra idiosincrasia debido al crisol de culturas que han pasado por la Península Ibérica.

—Siguiendo los pasos de otros autores y especialistas en la materia, como Fernando Sánchez Dragó, Julio Caro Baroja o Juan Atienza, entre otros, ¿qué es lo que pretende dar a conocer o qué es lo que va a encontrar el lector en su libro?

—Me sitúo en la misma órbita que estos autores y lo que pretendo es poner en relación el hecho mágico con respecto a la historia porque muchas veces cuando hablamos de magia a la gente le chirría. Como ha dicho Mario Vargas Llosa, la cultura se ha ido banalizando y ahora asistimos a una cultura espectáculo. Y lo mismo ha ocurrido con el esoterismo, que se ha convertido en un subproducto de lo que realmente es en raíz, que es el conocimiento antiguo, pues desde el principio de los tiempos estaba unida la parte espiritual con la parte científica sin distinciones y luego fueron los árabes quienes, influidos por la lógica aristotélica, se paran y agrupan este saber en materia científica o no científica.

—¿Cree que en España ha habido un déficit de este tipo de conocimiento durante mucho tiempo?

—Sí, la verdad es que la magia siempre se ha mirado con soslayo, incluso a nivel académico, por el peso que ha tenido la Iglesia, que ha tenido mucho poder y hasta épocas recientes no han salido autores como los que citábamos antes. Sin embargo, de alguna manera, este conocimiento está remaneciendo y nuestra propia ciudad tenemos algunas referencias como Luis Rodríguez Bausá Fernando Ruiz de la Puerta, que son la dirección a seguir, ya que el «pseudoesoterismo» intenta banalizar las cosas, pero hay un público que demanda realmente este estudio. De hecho, Toledo y la ciencia toledana era la ciencia mágica y aquí venían a aprender. Por eso, últimamente hay muchos antropólogos y algunos científicos que sí que se están ocupando de lo que es la magia.

—¿Y cree que España, como reza el título de su libro, es «mágica»?

—España es una mezcla de creencias y cuatro tipo de influencias se observan en nuestro patrimonio mágico supersticioso, que son la magia grecorromana, la magia árabe, la magia hebrea y la magia egipcia. En primer lugar, la magia grecorromana no tan solo por aquello de los «lares» y los «demones» o los ritos dionisiacos, sino que además importan del Asia Menor, a través de la dinastía Aqueménida, una serie de prácticas astrológicas. Ese tipo de formas endémicas nuestras, de alguna manera, sobreviven porque nuestro proverbial atraso con respecto a Europa mantiene durante siglos todo este tipo de ritos vigentes a nivel popular.

—Por lo que se refiere a la ciudad de Toledo, ¿cree que es un lugar paradigmático en este sentido?

—Por la condición mía dentro de la Masonería, que es la única escuela filosófica que se mantiene vigente en Occidente, hay un tipo de tradición que no se estudia a nivel académico, pero que sí tiene una parte académica y ese tipo de conocimientos a los que la gente no puede acceder es en el que trabajan los masones. Uno de esos conocimientos es el de un Toledo muy desconocido, ciudad en la que se da una circunstancia muy peculiar, pues aquí se funden la tradición indoeuropea y la semítica, es decir, la tradición solar y la tradición lunar. Una de ellas busca la Jerusalén Celeste, que la identifica con Toledo, y la otra busca el Reino de Shambala, que se identifica en todas las Teogonías también con Toledo. Además, los dos buscan un objeto mágico en Toledo, como son el Grial y la Mesa de Salomón. Y una busca su forma de mesianismo apocalíptica, que es la restauración del Rey Sacerdote y la otra busca la restauración del Rey Mundo también en Toledo. Por eso, de alguna manera, Toledo es una ciudad de Oriente inserta en Occidente.

—¿Qué opina del mito de una escuela de nigromancia en la ciudad de Toledo?

—El mito del Toledo nigromante coincide con la época de mayor actividad de la Escuela de Traductores y lo que le llega a nivel popular a la gente es que en la ciudad se está cociendo algo desconocido que, ni más ni menos, era la traducción de todo este conocimiento antiguo. Así pues, todo ello tiene una explicación en el contexto de la Escuela de Traductores, pero luego con el Romanticismo se idealiza y en la literatura no se sabe donde empieza la leyenda y acaba la realidad.

—¿Cuál es su conclusión de lo que en realidad pudo ser la Cueva de Hércules después de tantas expediciones e investigaciones?

—Se trata de otro mito más porque los cultos a Hércules estuvieron muy extendidos en la Península Ibérica y sí que están datados en Talavera de la Reina y otros pueblos de la provincia, pero lo que es en Toledo no se ha demostrado fehacientemente, aunque lo que sí hubo un culto a Júpiter en lo que ahora es la Cueva de Hércules. Aquella famosa expedición del cardenal Silicio de estatuas que se caen, con lo que se ha fabulado mucho y la literatura fantástica ha contribuido a ello, se explica por la ola iconoclasta con el principio del cristianismo y seguramente se escondieron algunos de las esculturas en esa gruta. Todo ello ha ido creando una amalgama de cosas inconexas y la reutilización de restos antiguos en las casas cercanas, que se creen mágicos, son parte de la iglesia visigoda que existió en San Ginés y la gruta es parte de la cisterna romana. Y con la otra versión que se ha dado de la Cueva de Higares pasa tres cuartas de lo mismo.

—Como miembro de la Gran Logia de España y presidente de Tarbut Sefarad en Polán, ¿cuál es su papel y el de estas organizaciones en la sociedad actual?

—Tarbut Sefarad lo dirige Mario Sabán, doctor en Filosofía y experto en el cristianismo primitivo y en el judaísmo, que intenta recuperar una serie de sensibilidades sobre lo que fue el legado sefardí que está muy presente en nuestra historia. Él contactó conmigo y le gustó mucho mi obra y me propuso que encabezara aquí este proyecto. Así pues, lo que pretendemos es desmitificar ese desconocimiento, por lo que yo siempre apelo más por la ponderación y la divulgación por los canales correctos, es decir, por la ortodoxia más que por la heterodoxia. En cuanto a la Masonería, hace ocho años comenzó un taller en Toledo porque la Gran Logia, consciente de la significación esotérica de la ciudad, creyó conveniente recuperar la logia creada aquí a principios de siglo y que se perdió con la Guerra Civil. Todo esto lo veo muy interesante porque es la única escuela filosófica occidental que sigue vigente y en Toledo pretendemos enraizar con ese saber antiguo que quedó varado con el Romanticismo.

—¿Cree que las cosas que estudia y cuenta en su libro tienen aún vigencia en el siglo XXI?

—Sí, es la curiosidad y forma endémica que sobreviven en el tiempo. Yo me sorprendí porque, con motivo de escribir el libro, he podido recorrer España de cabo a rabo y todo lo cuento sigue presente y convive con la era de los ordenadores y con niveles de alfabetización altos.

—¿En qué proyectos está trabajando actualmente?

—Ahora mismo tengo un encargo editorial para hacer una «Guía de la Castilla-La Mancha encantada», donde recorreré todo la región y recuperaré todo este patrimonio de creencias y folclore, la cual saldrá el próximo año. Y también tengo otro proyecto para una gran editorial en el cual han participado 26 personas de una gran trascendencia, entre científicos, teólogos, filósofos y hermeneutas, como el padre Carreira, Fernando Sánchez Dragó o Alejandro Jodorowsky entre otros, con un diálogo figurado acerca de si podemos hablar de una idea trascendente de la vida.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.