Cada año nacen en nuestro país m ás de 31.000 bebés de forma prematura
Cada año nacen en nuestro país m ás de 31.000 bebés de forma prematura - ARCHIVO
BEBÉS PREMATUROS

Identifican las regiones genéticas asociadas a partos prematuros

La identificación de seis regiones genéticas asociadas a la duración del embarazo y el momento del parto abre la puerta al diseño de terapias para prevenir los partos prematuros

MADRIDActualizado:

Cada año nacen en nuestro país en torno a 31.000 bebés prematuros, esto es, antes de alcanzar la semana 37 de gestación. En consecuencia, y dado que su desarrollo fetal no se ha llevado a término, estos neonatos presentan un mayor riesgo de mortalidad, hasta el punto de que los nacimientos prematuros constituyen la primera causa global de deceso en niños menores de 5 años. Y a ello se aúna el mayor riesgo para los supervivientes de padecer graves problemas de salud a lo largo de toda su vida. De ahí la importancia, vital, de establecer las causas que provocan estos nacimientos antes de término. Y en este contexto, un estudio dirigido por investigadores del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati (EE.UU.) ha logrado identificar seis regiones genéticas que influyen sobre la duración del embarazo y el momento del alumbramiento, abriendo así la puerta al desarrollo de intervenciones para prevenir los partos prematuros y sus consecuencias.

Como explica Louis Muglia, director de esta investigación publicada en la revista «The New England Journal of Medicine», «sabemos desde hace mucho tiempo que los nacimientos prematuros son la combinación de factores genéticos y ambientales. Los hallazgos de estudios previos han sugerido que entre un 30% y un 40% de los nacimientos prematuros se asocian a factores genéticos. Y ahora, nuestro trabajo es el primero en ofrecer una información robusta sobre cuáles son en realidad estos factores genéticos».

Nuevas dianas terapéuticas

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron el ADN en las muestras de saliva ‘cedidas’ por más de 50.000 mujeres que habían respondido a distintos cuestionarios sobre sus embarazos previos. Y una vez evaluada la relación entre los genomas ‘maternales’ y los historiales de sus embarazos, los autores pudieron identificar seis regiones genéticas directamente asociadas a un mayor o menor riesgo de parto prematuro.

Como indica Louis Muglia, «en este estudio hemos recopilado los datos genómicos de un número de gestantes al menos cinco veces mayor que cualquier otro trabajo previo sobre embarazo y partos prematuros».

Sabemos desde hace mucho tiempo que los nacimientos prematuros son la combinación de factores genéticos y ambientalesLouis Muglia

Y, exactamente, ¿cuál es la relación entre las regiones genéticas y los alumbramientos pretérmino? Pues de acuerdo con los resultados, una de las regiones descritas sugiere que la capa que reviste el útero juega un papel mucho más importante del que se suponía en la duración del embarazo. Así, refieren los autores, «este hallazgo ofrece una nueva diana para los tratamientos dirigidos a ayudar a las gestantes a prevenir los partos prematuros».

Por su parte, otra de las áreas identificadas indica que la falta de selenio –un mineral que se encuentra en algunas verduras, frutos secos y carnes– influye de forma muy notable sobre el riesgo de alumbramiento prematuro.

Como apunta Trevor Mundel, presidente de la División de Salud Global de la Fundación Bill & Melinda Gates, organización participante en la financiación del estudio, «hay algunos hallazgos muy interesantes que pueden resultar muy útiles a la hora de reducir la mortalidad perinatal y ofrecer a todos los niños la oportunidad de crecer de forma sana y robusta. Además, el estudio no solo identifica distintos genes asociados a los partos prematuros, sino que también revela una solución sencilla y barata: el tratamiento de las gestantes con suplementos de selenio. Una intervención que, de confirmarse, podría salvar millares de vidas».

Aún habrá que esperar

Lógicamente, la identificación de estas regiones genéticas supone tan solo un ‘primer paso’ para el diseño de estrategias terapéuticas dirigidas a minimizar el riesgo de alumbramiento prematuro. Como informan los propios autores, «se trata de un punto de partida, las seis regiones identificadas en nuestro proyecto actuarán como una plataforma de lanzamiento para investigaciones más específicas, algunas de las cuales ya se han puesto en marcha. Los potenciales test diagnósticos, las nuevas medicaciones, los suplementos dietéticos mejorados y otros muchos cambios que puedan ayudar a más mujeres a llevar sus embarazos a término requerirán varios años más de investigación».

Sea como fuere, concluye Stacey D. Stewart, presidenta de la Fundación March of Dimes, organización implicada en la financiación del estudio, y co-autora de la investigación, «se trata de unos hallazgos muy interesantes que esperamos den lugar al desarrollo de nuevos tratamientos para prevenir que las mujeres embarazadas den a luz demasiado pronto y, así, procurar que un mayor número de bebés inicien sus vidas de forma saludable».