Internacional

Internacional

Oyala, una nueva capital para la megalomanía de Obiang

Día 26/12/2012 - 04.08h
Temas relacionados

El dictador de Guinea Ecuatorial se embarca en un faraónico proyecto en mitad de la selva para cambiar la sede de su gobierno

Autopista de seis carriles, un hotel de lujo con cerca de 450 habitaciones o un campo de golf envidia de cualquier sede de la Ryder Cup. En Oyala, la nueva utopía africana, nada parece pequeño. Tampoco el pantagruélico ego de su inspirador. En los últimos meses, el Gobierno de Guinea Ecuatorial se ha embarcado en un faraónico proyecto encaminado a trasladar la capital del país desde Malabo a una localización en pleno terreno selvático.

«Nos enteramos de la noticia por los medios de comunicación», reconoce a ABC Plácido Micó, líder del partido Convergencia para la Democracia Social y único diputado de la oposición en la Cámara de Representantes (el mandatario de la excolonia española, Teodoro Obiang, obtuvo cerca del 95% de los votos en los pasados comicios presidenciales de 2009).

Para el parlamentario, la construcción de la ciudad de Oyala, encaminada a acoger a cerca de 200.000 almas para 2020 (más del 25% de la población total del país), es un acto «injustificable» y que carece de «cualquier lógica democrática». «La Constitución marca que la capital debe ser Malabo y esto solo es una nueva violación de los derechos humanos por parte de la familia Obiang», destaca Micó.

Con cerca de 300.000 barriles de crudo extraídos cada día, la economía de Guinea Ecuatorial se sustenta casi exclusivamente en el negocio petrolífero. Sin embargo, en los últimos meses, las principales compañías del sector (las estadounidenses Exxon, Mobil y Amerada Hess) se han desplazado hacia países con menores dificultades «operativas». En el recuerdo, el escándalo que en 2004 sumió al reconocido banco estadounidense National Riggs —que desde hace casi dos siglos maneja las cuentas de los presidentes del país— en operaciones de blanqueo de dinero procedente de la familia Obiang.

«En un país como el nuestro, donde la educación está por los suelos (un 70% de los cerca de 700.000 ecuatoguineanos viven por debajo de la línea de la pobreza; la mayoría de la población carece de servicios como electricidad o agua corriente) es inconcebible que el Gobierno se embarque en esta ciudad fantasma. El interés es solo económico», asegura Micó.

Zimbabue

Sin embargo, el caso de Guinea Ecuatorial no es único. Este mes, el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha sido pasto de las críticas después de que se conocieran públicamente sus planes para reubicar la capital, Harare, a una localidad situada en el distrito natal del dictador (con casi tres décadas en el poder, el apelativo de «mandatario» se queda corto).

La medida pretende descongestionar la capital actual —que tiene una población de más de 1,6 millones de personas—, y fue revelada por sorpresa por el ministro de Desarrollo Urbano, Ignatius Chombo. Ya está en marcha la construcción de un nuevo Parlamento en el distrito de Zvimba, a unos 40 kilómetros al oeste de Harare.

Sudán del Sur

Estos proyectos faraónicos parecen estar calando en la región. Recientemente, Sudán del Sur, independiente desde 2011, iniciaba una nueva cruzada: la búsqueda de capital para el nuevo Estado. En principio, la sede del país debía situarse en Juba, donde se encuentran la mayoría de instituciones de Gobierno. Sin embargo, varias voces se alzan ya para su relocalización.

«En los próximos días (desde 2010 vienen postergando la decisión) crearemos un comité para estudiar el lugar más adecuado para una capital, acorde con una nación independiente. Sobre todo, ante la ausencia de servicios con lo que cuenta Juba», señalaba a este diario Anne Itto, vicesecretaria del Movimiento Popular de Liberación de Sudán. Dinero, en principio, no debería faltar: el pasado junio, el presidente Salva Kiir exigía a 75 funcionarios gubernamentales la devolución de hasta 4.000 millones de dólares «robados» de las arcas estatales. Mientras, la población languidece.

A día de hoy, como asegura el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cerca del 70% de los menores de edad sursudaneses están sin escolarizar y apenas el 10% termina la escuela primaria (uno de los índices más bajos del mundo). Aunque ya se sabe: ante cualquier problema, cambio de capital y listo.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

ABC Viajar

Viajes

Seis mercados gastronómicos donde se nos hace la boca agua

GUÍA REPSOL. Han dejado de ser «solo» un punto de venta de alimentos para convertirse en espacios de ocio llenos de turistas

Más información en VIAJAR

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.