Gabriel y Puigdemont, el pasado martes en un acto público en Suiza - AFP | Vídeo: La CUP vuelve a condicionar la formación de Gobierno

La misteriosa vida suiza de Anna Gabriel

Sin medios de subsistencia conocidos, su abogado Olivier Peter ejerce también como asesor de comunicación

BERLÍN / MADRIDActualizado:

Cuando a mediados de febrero se conoció que la exdiputada de la CUP Anna Gabriel se había «exiliado», su destino, Suiza, causó cierta perplejidad. Del mismo modo, un mes después de haber abandonado España, su vida suiza sigue siendo un misterio, tanto por su lugar exacto de residencia como por sus medios de subsistencia —que se conozca, aún no ejerce de profesora universitaria, como dijo pretender—.

Su vida allí, en todo caso, está tutelada por Olivier Peter, el abogado que no solo lleva su defensa sino que también ejerce de asesor de comunicación.

Peter —especializado en llevar casos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo y abogado de los etarras Portu y Sarasola, autores del atentado de la T4 de Barajas— le filtra las entrevistas y ejerce de intermediario con los medios locales que han entrevistado a Gabriel. Hasta ahora las entrevistas se han realizado principalmente en Ginebra, pero también en otras zonas.

Muda en Twitter desde hace cuatro días, la última aparición pública de Gabriel fue el pasado martes, cuando se reunió con el expresidente Carles Puigdemont, en un encuentro que, según JpC, se compartieron análisis y estrategias para avanzar en la internacionalización del caso catalán.

Nada más se sabe desde entonces de Gabriel, imputada por rebelión en la causa del Supremo que instruye el juez Llarena. El que fue el rostro del indepedentismo antisistema ve como los focos mediáticos van apagándose a su alrededor.