José Guirao, en su toma de posesión como ministro de Cultura - EFE

José Guirao: «La cultura se crea por estratos, sobre las cenizas no se construye nada sólido»

El nuevo ministro de Cultura ha recibido hoy la cartera ministerial de manos de Màxim Huerta, que ayer dimitió tras el escándalo de su fraude fiscal

MadridActualizado:

José Guirao (Pulpí, Almería, 1959), que ayer fue nombrado ministro de Cultura por Pedro Sánchez tras la dimisión de Màxim Huerta (Utiel, Valencia, 1971) por el escándalo de su fraude a Hacienda, ha recibido de manos de éste la cartera ministerial en la sede madrileña del recuperado Ministerio, en la Plaza del Rey.

Dato importante para un sector deprimido económicamente tras la crisis ha sido que el nuevo ministro pidió expresamente que le acompañasen las ministras de Hacienda y Educación. La primera por motivos obvios, puesto que la Cultura necesita de su complicidad para mejorar las condiciones de su financiación e inventar nuevas vías. La segunda, por el concepto defendido por Guirao de una cultura de consenso que tenga en cuenta la base de humanidades, sin la cual nada es posible. Para ello ha prometido «trabajo y trabajo, además de prudencia y valentía, en un sano equilibrio».

Guirao ha tomado posesión apenas hora y media después de haber prometido su cargo ante Don Felipe, que hoy mismo tiene previsto viajar, junto con la Reina, hacia Estados Unidos.

El Salón de Columnas, ubicado en la quinta planta del Ministerio de Cultura, estaba de bote en bote cultural para recibir al nuevo ministro: el escritor Antonio Muñoz Molina, los exministros César Antonio Molina y Carmen Alborch (fue ella quien nombró a Guirao director del Reina Sofía), el director del Instituto Cervantes Juan Manuel Bonet, el hasta ahora secretario de Estado de Cultura Fernando Benzo, el secretario general del Cervantes Rafael Rodríguez Ponga...

«Como si de un libro se tratara, paso página y si esto fuera un concierto, no me pidáis bises. Muchísima suerte al ministro», ha dicho Huerta al entregarle la cartera a Guirao, al que además ha regalado el libro de Ana María Matute «Paraíso inhabitado». «Es un día complicado para mí y en primer lugar quiero darle las gracias al ministro Màxim Huerta, por su generosidad por la manera impecable en que ha renunciado al Ministerio. Será un ejemplo para mí tu ejemplo», ha comenzado diciendo Guirao, que después ha dado las gracias a las ministars de Eduación y Hacienda por acompañarle.

José Guirao recibe de manos de Màxim Huerta la cartera de ministro de Cultura
José Guirao recibe de manos de Màxim Huerta la cartera de ministro de Cultura - EFE

Guirao ha querido empezar su «discurso» dando las gracias, en primer lugar, a la exministra Alborch: «Ella fue la primera que me trajo a madrid, trabajar con ella fue maravilloso, aprendí casi todo con ella y estoy muy feliz de que estés aquí». «Es un momento bastante complicado, por los tiempos, por los Presupuestos, pero hay dos cosas que siempre me han resultado: el trabajo, la prudencia y la valentía, y voy a intentar hacerlo», ha continuado diciendo.

El nuevo titular de Cultura ha reconocido que conoce «bastante bien el Ministerio, aunque tendré que ponerme al día». En cuanto al Deporte, tras advertir, entre risas, que los allí presentes ya le conocen, ha asegurado que es «una oportunidad fantástica para muchas cosas». «No recuerdo que nada nos uniera tanto como cuando La Roja ganó el Mundial, pero también hay otro deporte, que es el que yo practico, que es el deporte para la salud, la gente que sale a correr, a andar, y luego hay un deporte que he descubierto en los últimos años, que es el deporte para las personas con discapacidad, porque supone un esfuerzo de integración», ha argumentado, para después pedir a la prensa deportiva que tengan «paciencia» con él y sean benévolos, «por lo menos unos días».

Consenso

Después, Guirao ha hecho referencia al Estatuto del Artista, que esta mañana se ha presentado en el Congreso de los Diputados y para el que, según ha dicho, «la gran noticia es que parece que hay consenso». Una palabra, consenso, que ha querido enarbolar como bandera de su Ministerio: «Voy a intentar buscar el consenso, sé que es un tema complicado, pero lo voy a intentar. La cultura tiene dos vertientes fundamentales: la identidad y su importancia para el PIB. La cultura es algo más que eso que dicen que somos».

Para terminar, el ministro de Cultura ha hecho una advertencia, que encerraba, en realidad, una declaración de principios: «Personalmente, soy un poco de la vieja guardia. Me habéis conocido siempre en el arte cotemporáneo, en la innovación, y creo profundamente en ello. Pero también creo que la cultura se crea por estratos, vamos sumando cosas, sobre las cenizas no se construye nada sólido». En ese sentido, Guirao considera que «las humanidades son importantes para generar gente con formación, con conciencia, con peso, porque las nuevas tecnologías son importantes, pero la tecnología sin alma nos puede llevar a sitios que a lo mejor no queremos transitar». Y ha rematado: «Me gustaría hacer un trabajo equilibrado entre el patrimonio, los fundamentos y el volar de la creación contemporánea».