José Guirao, nuevo ministro de Cultura - ABC

José Guirao, nuevo ministro de Cultura y Deporte

Gestor cultural con una amplia y reconocida experiencia, fue director general de Bellas Artes y director del Museo Reina Sofía. Actualmente era director general de la Fundación Montemadrid

MadridActualizado:

Cuando Pedro Sánchez estaba ultimando su Gobierno, y faltaba aún por salir a la luz el nombre del ministro de Cultura, fueron muchos los nombres que se barajaron. Uno de los que sonaba con más insistencia era el de José Guirao Cabrera (Pulpí, Almería, 1959). Sus respuestas vía móvil a la pregunta del millón (quedan sin desvelar) dejaban claro, con su gracia habitual, que no era él el elegido. Pero, apenas una hora después de la marcha de Màxim Huerta, se ha sabido que era él su sustituto. A rey muerto, rey puesto. Ya nadie se acuerda de Màxim Huerta. El nuevo ministro de Cultura y Deporte es un viejo (no por edad) conocido del mundo de la cultura. Su perfil es totalmente opuesto al de su antecesor, ya que tiene una amplia y reconocida experiencia en el sector de la gestión cultural, donde ha ocupado diversos puestos de relevancia. Hombre cercano al PSOE (mantiene una buena relación con Carmen Calvo), destaca por su don de gentes, su espíritu conciliador y por no perder nunca la compostura ni la sonrisa. Es un hombre muy afable, con cara de no haber roto nunca un plato. Aunque más de uno ha debido romper.

Licenciado en Filología Hispánica (rama Literatura Española), José Guirao tuvo claro muy pronto que lo suyo no eran las aulas, sino la gestión cultural. Comenzó su ya extensa carrera en su Almería natal, siendo responsable del Área de Cultura de la Diputación Provincial desde 1983 hasta 1987 y director general de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía de 1988 a 1993, siendo presidentes José Rodríguez de la Borbolla, primero, y Manuel Chaves, después. En esta etapa desarrolló el Plan General de Bienes Culturales de Andalucía, la Ley 1/1991 del Patrimonio Histórico de Andalucía, el Proyecto del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y la creación del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

En 1993 José Guirao abandona Andalucía y se traslada a Madrid para desempeñar el cargo de director general de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura, con Carmen Alborch como ministra de Cultura (buena amiga suya), que a su vez había sustituido a Jordi Solé Tura. Solo un año después fue nombrado director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en sustitución de María Corral. Un cambio sobre el que corrieron ríos de tinta y del que fuimos testigos en Lanzarote. Varios periodistas cubríamos en la isla por entonces un encuentro de galeristas de arte. Y una noche, mientras cantaban una isa canaria en honor a Alborch, ésta confesaba en una improvisada rueda de prensa que iba a sustituir a María Corral por Pepe Guirao. Las notas para escribir la crónica fueron redactadas en servilletas de papel. María Corral, al enterarse de la noticia, montó en cólera.

José Guirao, nuevo ministro de Cultura y Deporte - EP

Guirao fue director del Reina Sofía durante seis años, durante los cuales realizó la remodelación de la Colección Permanente y proyectó la ampliación del museo, que llevó a cabo, con más sombras que luces, el arquitecto francés Jean Nouvel. Curiosamente, tuvo a Miguel Zugaza como subdirector de 1994 a 1996. Después éste alzó el vuelo como director de la otra gran pinacoteca estatal: el Museo del Prado. Guirao logró sortear el cambio de rumbo en el Gobierno y mantenerse en el cargo con Esperanza Aguirre como ministra de Cultura y Miguel Ángel Cortés como secretario de Estado de Cultura. Con éste último siempre mantuvo una buena sintonía. Curiosamente, también se mantuvo en el cargo con Mariano Rajoy como ministro de Cultura. Fue con la llegada de Pilar del Castillo cuando fue sustituido por Juan Manuel Bonet, actualmente director del Instituto Cervantes.

Desde el año 2001 estuvo al frente de La Casa Encendida, espacio social y cultural madrileño que supo calar en la capital por su frescura, perteneciente a la extinta Caja Madrid y, tras su transformación en 2013, a la Fundación Montemadrid. Es entonces nombrado director general de la misma. Como uno de los vicepresidentes de la Junta Rectora de Ifema, vivió en primer plano la polémica en la pasada edición de ARCO tras la retirada de una obra de Santiago Sierra. Se mostró siempre en contra de la decisión de retirar la obra.

José Guirao es patrono de distintas fundaciones: Federico García Lorca, Antonio Gala, José María Sicilia y la Fundación Museo del Grabado Español Contemporáneo de Marbella. Además, es profesor invitado del Master de Gestión Cultural de la Universidad Carlos III de Madrid.