El nuevo Ministro de Cultura, José Guirao - ABC | Vídeo: José Guirao promete su cargo como ministro de Cultura y Deportes

José Guirao priorizará la ley de mecenazgo y la fiscalidad de la cultura

El nuevo Ministro de Cultura ha explicado que todavía no ha tenido ocasión de hablar con su predecesor, Màxim Huerta, pero que lo hará a lo largo del día

Actualizado:

José Guirao, el nuevo ministro de Cultura y Deporte, que sustituye al dimitido Màxim Huerta, ha prometido esta mañana su cargo ante el Rey en una breve ceremonia sin símbolos religiosos celebrada en el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela, en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El titular de Cultura, que ha confesado más tarde al Rey que se encontraba «nerviosísimo», se ha atenido así a la literalidad del texto dispuesto para la promesa junto a la Carta Magna y no ha utilizado la expresión «Consejo de Ministras y Ministros» que inauguró hace una semana la vicepresidenta Carmen Calvo y a la que se sumaron los demás ministros salvo José Borrell, José Luis Ábalos y Nadia Calviño.

En su primer discurso tras prometer el cargo, Guirao ha pedido «paciencia, dejadme tiempo que me asiente» y ha dibujado la base sobre la que intentará construir todas sus propuestas: el consenso. Porque «si hay consenso, hay decretos y salen órdenes ministeriales», ha argumentado.

El nuevo ministro ha hablado de lo importante que es la Cultura para el Producto Interior Bruto. «Gran parte del PIB es por el patrimonio histórico», ha dicho. Porque, aunque ha recordado el activo que supone la playa para el turismo, muchas otras personas van a ciudad sin playa «que si no fuera por el patrimonio histórico, teatros, auditorios, el turismo gastronómico... La cultura genera dinero. Es algo más de lo que dicen que somos», ha rematado.

Guirao ha rematado su discurso haciendo un elogio de las Humanidades. «Soy personalmente un poco de la vieja guardia. Me habéis conocido por el arte contemporáneo y la innovación y creo profundamente en ello. Pero tamibén soy de los que creen que se crean por estratos. Y sobre las cenizas no se hace nada solido. Las Humanidades, la Historia, la Filosofía, el latín y el griego son importantes para generar gente con formación, concienca y peso. Las nuevas tecnolgoías son fundamentales pero sin alma y sin corazón nos pueden llevar a sitios que no queremos transitar. Me gustaría hacer un trabajo equilibrado. Entre los fundamentos y el volar de la creación contemporanea».

Anteriormente, Guirao había estado en la Cadena Cope donde ha asegurado que, pese a su experiencia pasada en el ministerio, nunca se había planteado ocupar la cartera aunque no fue dificil convencerle para ello: «Son esas cosas que no me lo había planteado, pero cuando pasa sientes una especie de aturdimiento y al llegar allí dices que sí».

El nuevo titular de Cultura no ha tenido ocasión de hablar con su antecesor, Màxim Huerta, que presentó su dimisión tras menos de una semana en el cargo, aunque ha expresado su disposición a hacerlo este misma mañana. «Me comunicaron el nombramiento por la tarde y fue una vorágine, estuvimos desbordados, pero lo voy a hacer (hablar personalmente con Huerta) esta mañana y lo haré encantado», ha indicado.

En cuanto al cambio de criterio en el nombramiento del nuevo ministro al optar el Gobierno de Pedro Sánchez en esta ocasión por un perfil de gestión frente al de una persona más mediática como Huerta, Guirao ha explicado que «no es algo incompatible». Lo importante, dijo, «es que la cultura sea de calidad». En este sentido, abogó por intentar que «la cultura de masas mejore de calidad y progrese, porque la cultura en sí tiene un espectro amplísimo, es multiforme».

Sobre los nuevos retos que deberá afrontar en el ministerio, José Guirao ha asegurado «tener mejor o peor criterio» en lo concerniente a cultura y en el ámbito del deporte ha admitido la necesidad de «madurar ese criterio».

Prioridades

En la entrevista que ha concedido a la Cadena Ser, el nuevo ministro ha expresado que tiene dos grandes objetivos para su mandato: la fiscalidad y las enseñanzas humanísticas y artísticas. A este respecto, Girao ha dicho que «los temas de fiscalidad son del ministerio de Hacienda pero todo el sector cultural está con el tema del IVA -han bajado algunos pero quedan otros casos- y la ley de mecenazgos o incentivos fiscales. Todos los temas de fiscalidad corresponden a Hacienda pero habrá que debatirlos. El sector viene reclamando durante mucho tiempo y hay que intentarlo».

En lo que refiere al segundo reto, el nuevo ministro deberá discutirlo con Isabel Celaá, en posesión de la cartera de Educación: «Siempre he sido muy reivindicativo, no sé si con éxito, pero creo que las humanidades en el currículo escolar, como la literatura, la filosofía, la historia del arte, deberían tener un mejor tratamiento. No son mis competencias, habrá que hablarlo con la ministra de Educación. La educación ha tenido una deriva lógica hacia la tecnología, pero proyectos sin alma nos dejan muy desprotegidos. En el periplo educativo, los estudiantes pueden tener un mejor acceso a las humanidades, como las lenguas clásicas, para una formación humanística integral».