londres

Diez locales donde disfrutar en Londres de la hora del té más «trendy»

Bebe una buena taza de té en los mejores y más llamativos lugares de la capital británica

londres Actualizado:

La renovación de la tradicional merienda inglesa busca escenarios alternativos a los convencionales salones de té –donde el del Claridge’s sigue siendo el paradigma– y se vincula a un amplio abanico de actividades de ocio.

1 De cabaret

Club Volupté, (9 Norwich Street). Rompiendo con la tradición horaria, cada sábado a las 15.00 horas, este sexy cabaret burlón de decoración retro propone una transgresora manera de disfrutar del ceremonial del té a golpe de vodevil. Rescata el género de la época victoriana en una emblemática merienda inglesa que se sirve acompañada de un espectáculo de burlesque. El menú incluye un amplio surtido de dulces como «scones» de albaricoque, pasteles de mantequilla glaseados con limón o tartaletas de crema de frambuesa y doble de chocolate. Una copa de champagne pone el broche final con el que brindar al término del espectáculo.

2 Reuniones de ganchillo

Ray's Jazz Cafe en la librería Foyle (113-119 Charing Cross Rd). La cafetería de una de las librerías con más solera de Londres ofrece una doméstica reinvención del té vinculado a las labores propias de otros tiempos. Cada martes, aficionados del punto, ataviados con su agujas y sus ovillos de lana se reúnen para degustar el té mientras tejen y comparten hazañas creando tupidas bufandas y calcetas de colorines. La nota musical la ponen conciertos de jazz de pequeño formato, celebrados en un acogedor escenario, alojado en un rincón de la sala, que marcan el ritmo al que la tropa de tejedores hilvanan sus ideas.

3 De la pasarela a la mesa

Salón Caramel, hotel Berkeley (Wilton Place, Knightsbridge). En la misma línea del diseño y la moda, pero en un formato más selecto, este salón propone disfrutar de un auténtico té prêt-à-porter, inspirado en las tendencias y los colores que imperan en las pasarelas. Los panecillos de mermelada y los relámpagos de crema recrean las últimas colecciones de Chanel, Valentino y Dolce Gabbana. Acorde al cambio de temporada y a la presentación de lo último de los diseñadores, el menú fashionista se renueva cada seis meses y los dulces se sirven en porciones en miniatura para comulgar con los que se preocupan por la línea. Esta redefinición de la hora del té que aúna tradición y glamour encuentra en Madonna, Gwynneth Paltrow o los Beckham a sus perfectos anfitriones, que frecuentan a menudo este sibarita salón.

4 De compras

Sherry's Rose Cottage
Sherry's Rose Cottage

The Vintage Emporium Café (14 Bacon Street, Brick Lane). Junto al emblemático Old Spitafields Market, el espíritu retro que invade las adoquinadas calles de uno de los barrios más cool del east London se cuela en el salón de té victoriano con más encanto de Brick Lane. Las paredes, decoradas con anuncios de antaño, y un sinfín de antiguos tesoros devuelven a sus habituales fashion victims al siglo pasado mientras se deleitan con una enorme taza de té endulzada con una tarta casera de plátano glaseado con crema de queso. En la parte de abajo del local, se encuentra una tienda «vintage» con una amplia colección de ropa y accesorios, donde uno puede encontrar hasta un vestido de novia de la década de los 50 por sólo 200 libras –menos de 250 euros–.

5 Taller de manualidades

Drink, shop, do (9 Caledonian Road). Su propio nombre lo dice todo. Bebe, compra y haz. En este acogedor local que recrea la típica sala de estar de cualquier hogar convencional se puede desde comprar un mueble hasta participar en un taller de arcilla o croché para principiantes, mientras se disfruta de un refinado té servido en taza de porcelana vintage. Además de una amplia gama de sandwiches, pastas, varios tipos de tartas e incluso helado, todo casero, ofrecen un amplio menú con cócteles y licores. Para todos aquellos que no sean demasiado manitas, podrán amenizar la tarde echando una partida al Monopoly o al Pictonary. Cada domingo se organizan campeonatos de Scrabble.

6 Sabor oriental

Japanese Gardens (Blakes Hotel, 33 Roland Garden). ¿Quién dijo que tomar el té es algo intrínsecamente «british»? Bajo una mezcla de sofisticados toques asiáticos, un oasis japonés con una tupida vegetación ornamental salpicado de decenas de mesas cubiertas con las típicas sombrillas orientales de papel y bambú se convierte en el escenario perfecto para meditar sobre los orígenes y la procedencia del té. En el caso de que el tiempo no acompañe, existe la alternativa de tomar la merienda en un salón cubierto, en este caso ambientado en la cultura china. El menú se abre con una amplia variedad de sándwiches de salmón, pepino o roast beef. Los habituales «scones» se sirven con fresas y crema chantillí.

7 Sólo para hombres

Sactum Soho Hotel (20 Warwick Street). El Gentlemen’s Tea se presenta como un paréntesis en la vida del hombre cosmopolita que nunca encuentra tiempo para sí mismo. El ceremonial del té queda diseñado como una copiosa merienda a base de carnes rojas, pancetas u ostras glaseadas con Bloody Mary. La tarde prosigue con una cata de whiskys y termina con la invitación a un puro, para ser apreciado en la terraza del hotel.

8 Bajo en calorías

Brown’s Hotel (Albemarle Street). La versión light de productos de por sí calóricos nunca gozaron de buena fama. No obstante, Tea-tox, la propuesta saludable para enfrentar la hora del té sin ser partícipe de un festival de azúcares y grasas ha sabido recortar calorías sin renunciar a un ápice de sabor. Pan de centeno, lechuga y hojas de endivias son la base de una amplia variedad de emparedados, entre los que destaca el de huevos de codorniz. Las brochetas de fruta bañadas en salsa de yogurt a la miel y scones donde el azúcar se sustituye por xilitol garantizan una merienda con la materia grasa reducida a la mínima expresión. Se ofrece la posibilidad de sustituir el té por una infusión de hierbas.

9 Quintaesencia de la innovación

Sketch (9 Conduit Street). Encuadrado en un edificio del siglo XVIII, con la innovación impresa en el diseño y la decoración del salón Glade, donde se recrea un frondoso bosque con mobiliario de mimbre, este conocido club londinense refleja también en su oferta gastronómica el tradicional té de las cinco. Aunque requiera buenas dosis de paciencia hasta encontrar una fecha disponible para reservar, merece la pena descubrir el arte de la creatividad en estado puro en sus alternativas y diferentes pulguitas gourmet a base de caviar y ricota. Un place no sólo para el paladar, sino también para la vista. Puede parecer extraño, pero conviene visitar los aseos, individuales, en forma de huevo o nave espacial. Welcome to Sketch!

10 Sábados literarios

Chesterfield Hotel Mayfair (35 Charles Street). El segundo sábado de cada mes el ceremonial del té se reinventa con un toque lírico en los suntuosos salones de uno de los hoteles más distinguidos de Mayfair. Elizabeth Darcy Jones es la poeta que se encarga de recitar una selección de versos propios dirigido a todos los públicos sin necesidad de ser un devoto de la poesía. Los cupcakes, los pastelillos de natas y los scones de chocolates fueron respaldados el año pasado por el Tea Guild Award, los Oscar del té.